Empresas Featured

La nueva vida de Renault Sevilla como planta de ‘reciclaje’

Renault se adentra en el terreno de los productos 'reacondicionados', un terreno desconocido para los fabricantes de coches. ¿Cuál será su estrategia?

Inauguración de Renault ReFactory en Sevilla

Pasado un año de su aclamada ‘Renaulution’, toca ver cumplidas -al menos- las principales metas a corto plazo que fueron establecidas en aquella ‘hoja de ruta’. Y a fe que Luca de Meo se ha afanado en cumplirlas. No en vano, sus gamas de productos -a tenor de los últimos lanzamientos– ya han comenzado el irreversible giro hacia la electrificación.

Pero, aparte de catálogo, esta revolución también conlleva una transformación integral como empresa. Y es que, desde su puesta en marcha, Renault se ha entregado por completo a la búsqueda de nuevas fórmulas, especialmente en lo que toca a su rentabilidad y su sostenibilidad.

A este respecto, de Meo cree que el ‘juego’ de la fabricación de automóviles contiene una cierta ‘trampa’. Ello se debe a que, mientras la marca asume todos los costes que conlleva diseñar y homologar un modelo, la industria auxiliar, simplemente, recauda beneficios puros en torno a él una vez ‘en la calle’.

Por ello, y con objeto de tomar posiciones en ese terreno desconocido, la firma del rombo ha lanzado su propio proyecto de ‘economía circular. Su nombre es ‘ReFactory’… y tiene mucho que ver con España, pues su principal enclave se sitúa aquí; concretamente, en la factoría que la francesa posee en Sevilla.

El coche ‘reacondicionado’

Si estás acostumbrado a comprar dispositivos ‘reacondicionados’ -esto es, usados que son reconstruidos por un especialista y vendidos a ‘reestreno’ con garantía-, la estrategia de Renault te sonará. En su caso, la planta sevillana desplegará varias líneas diferentes de reacondicionamiento y reaprovechamiento para sus productos.

La principal tiene por nombre ‘Re-trofit’. Se trata de otorgar una ‘segunda vida’ a vehículos que, una vez cumplido su uso por parte de los particulares y empresas que los adquirieron nuevos, regresan a la marca -por ejemplo, al término de un contrato de rénting-.

Recorrido por la Renault ReFactory de Sevilla

El proceso comienza en la propia recepción del vehículo, con un peritaje minucioso de sus daños y un desglose de las piezas necesarias para acometer, a continuación, las reparaciones pertinentes. Hecho esto, el vehículo pasa por una revisión de 100 puntos de control, la cual finaliza con una limpieza exhaustiva. Una puesta al día burocrática -por ejemplo, pasar la ITV, si procede- y un reportaje audiovisual rematan un ‘círculo’ que concluye cuando el coche es enviado como ocasión… o almacenado para flota propia.

Asimismo, cada vehículo procedente de la ‘ReFactory’ lleva consigo un certificado que garantiza tanto el cumplimiento de las calidades exigidas por Renault como el uso de componentes de origen. Dicha certificación tendrá la forma de un distintivo, localizable bajo el capó.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.