Expertos HC

La multa que puede llegar si se elimina Madrid Central

La zona de bajas emisiones no es del agrado del nuevo alcalde de la capital de España, que prometió en campaña eliminarla. Pero no es una decisión tan sencilla: su supresión podría conllevar importantes sanciones.

Madrid Central parece condenada a desaparecer. El nuevo equipo de gobierno que encabeza el popular José Luis Martínez-Almeida ya está tomando medidas para revertir el que fuera uno de los proyectos más comentados de la anterior alcaldesa, Manuela Carmena.

Hace unos días, Almeida anunció que, desde el próximo 1 de julio, ya no se sancionará a los vehículos que entren al área restringida sin cumplir las condiciones para acceder. Y podría ser la primera de una serie de medidas que desembocasen en la desaparición total de esta zona de bajas emisiones, tal y como prometió el actual alcalde durante la campaña electoral.

Sin embargo, eliminar Madrid Central no es tan sencillo. Primero porque promete causar un conflicto social. Recientemente se ha creado la Plataforma en Defensa de Madrid Central, que agrupa a distintas organizaciones de la sociedad civil. Ya ha convocado una manifestación para este sábado y amenaza con llevar el caso a los tribunales. También se han recogido más de 200.000 firmas en la plataforma change.org que solicitan la continuidad del proyecto.

Todos ellos defienden que, de anularse la zona de restricción, se incrementarían los problemas de salud debido a la contaminación. Ni siquiera la Plataforma de Afectados por Madrid Central se muestra radicalmente en contra de la idea, sino que sugiere introducir cambios para mejorarla.

Valores medios de NO2 registrados cada año en las 24 estaciones de medición de Madrid. Fuente: Ecologistas en Acción

Pero más allá del debate de si Madrid Central contribuye a reducir las emisiones contaminantes a la atmósfera o no –un informe afirma que más de la mitad de los medidores de la ciudad registraron en mayo los niveles más bajos de óxidos de nitrógeno en una década-, hay una cuestión que también hay que considerar. Se trata de las sanciones que la Unión Europea -UE- podría poner a España por no rebajar sus niveles de contaminación. Y esas multas no las podría anular ni el propio Almeida.

¿Por qué nos multarían?

Bruselas quiere reducir la contaminación de sus Estados miembros. Y está dispuesta a enviar a juicio a aquellos países que no se pongan manos a la obra. En enero del 2018, la Comisión Europea nos dio un ultimátum: si España no dejaba de incumplir la normativa contra la contaminación del aire y no enviaba a la institución planes para mejorar la calidad del aire, la situación se resolvería en el Tribunal de Justicia de la UE.

En concreto, los problemas los señaló el comisario europeo de Medio Ambiente, Karmenu Vella, que denunció los niveles de dióxido de nitrógeno -NO2- medidos en Madrid y Barcelona. Y ¿qué causa el NO2? Los motores de combustión.

Fue entonces cuando el Gobierno de Mariano Rajoy, ante la amenaza, presentó las propuestas de varias ciudades para reducir la contaminación. Entre dichos proyectos se encontraba el Plan A de Madrid desarrollado por el Gobierno de Carmena. ¿Cuál era la medida estrella de dicho plan? La creación de un «Área Central Cero Emisiones en el distrito Centro». ¿Os suena?

Meses más tarde, en mayo, esas medidas surtieron efecto y España, junto con Eslovaquia y República Checa, fue exonerada por la Comisión Europea. Se reconoció que el trío de países estaba adoptando las medidas adecuadas. No fue el caso de Alemania, Francia, Hungría, Italia, Reino Unido y Rumanía, países a los que la institución decidió llevar ante el Tribunal de Justicia de la UE por no haber respetado los valores límite de calidad del aire acordados.

Las sanciones se estiman en 100 millones de euros cada semestre que de incumplimiento. La normativa se lleva incumpliendo desde el año 2010, así que la multa puede llegar a los 2.000 millones de euros.

Ya por aquellos tiempos -hace un año nada más, pero en política un año da para mucho-, el Gobierno Carmena cifraba en 500 millones de euros el dinero que se había ahorrado Madrid en multas gracias a sus medidas anticontaminación.

¿Cifra real o exagerada? Pues según Ecologistas en Acción, podría haber sido superior. Los ecologistas afirman que las sanciones se estiman en 100 millones de euros cada semestre de incumplimiento. Y la normativa de contaminación se lleva quebrantando en Madrid desde el año 2010. ¿El resultado? La multa puede llegar a los 2.000 millones de euros. Así que parece que Madrid Central sí ha supuesto un ahorro.

Ese extremo ha sido confirmado por Vella. El comisario de Medio Ambiente europeo reconoció el pasado diciembre que España se ha librado de sanciones gracias a las medidas adoptadas en los meses anteriores, entre las que se incluye Madrid Central -recién estrenada por entonces-. Aún así, en dicha carta matiza que la Comisión Europea vigilará de cerca la aplicación de las medidas que evitan la temida denuncia.

Es decir, si aumenta la contaminación…

…habrá que pasar por caja. El español Miguel Arias Cañete, comisario europeo de cambio climático, ha avisado recientemente de que, si las ciudades no respetan los planes para reducir la contaminación, la Comisión Europea tomará medidas. «Si las ciudades no respetan los límites de calidad del aire, la Comisión ya en su momento puso de manifiesto qué ciudades españolas no cumplían, qué medidas correctoras tenían que poner en marcha y, respecto de aquellas que no las cumplían, lanzaba los procedimientos de infracción pertinentes» declaró Cañete.

Photo by Sven van Bellen from Pexels

Como dentro de los planes presentados por España se incluía el polémico proyecto de Madrid Central, su supresión obligaría al Ayuntamiento a buscar medidas alternativas para poder cumplir con los compromisos europeos en materia de contaminación.

¿Cuáles son esas alternativas? Ayer mismo, Almeida declaró en una entrevista que sus medidas para sustituir a Madrid Central sin que aumente la contaminación pasan por sustituir las calderas de carbón y de gasóleo, renovar de la flota de vehículos que circulan por la ciudad, construir carriles bus-VAO e intensificar el transporte público.

También merece la pena señalar que el programa electoral del Partido Popular proponía recuperar las antiguas Áreas de Prioridad Residencial que puso en marcha el PP en los años de Alberto Ruiz-Gallardón y Ana Botella para poder circular así por las vías principales, como la Gran Vía, y limitar el acceso en algunas calles vía sanción.

¿Será suficiente para Europa?

 

¿Eliminarías Madrid Central?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
J.M. de la Torre
He estudiado Periodismo para aprender cada día algo nuevo y Humanidades para pensar por mí mismo. Después de ponerme tras los micrófonos de COPE, estoy dispuesto a pasar página en el periodismo del motor. Desde bien pequeñito, los coches han estado en el centro de mis intereses y (según cuentan mis padres) ya con 3 años dejaba alucinada a la gente porque sabía reconocer la marca y el modelo de los coches que veía. La curiosidad es algo fundamental para un periodista, y ¡cómo no iba a sentir curiosidad por los coches del futuro y las tecnologías que los harán posibles!

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.