Empresas

La fábrica de VW en Navarra va a estrenar presidente. ¿Por qué debe tener en cuenta la ciberseguridad?

Markus Haupt será el nuevo vicepresidente para Producción y Logística en Seat... y dejará su actual cargo de presidente de la fábrica de VW en Navarra. ¿Qué necesitará tener muy en cuenta la persona que ocupe su cargo?

iMAGEN planta de VW Navarra Hackercar

Con más de 221.000 vehículos fabricados el año pasado, entre Polo, T-Cross y Taigo, puede que la planta de VW en Landaben no sea la más llamativa en cuanto a volúmenes de producción. Sin embargo, qué duda cabe de que estamos ante una planta altamente cualificada, muy tecnológica y capaz de ensamblar un coche cada 55 segundos. No sólo eso: además terminará siendo una fábrica multimarca para la movilidad eléctrica.

Y es que ya hay equipos de esta planta que trabajan, desde hace meses, para desarrollar productos de una producción y logística de futuro para los que serán los modelos Small BEV, es decir, eléctricos de tamaño urbano que estarán en los mercados en torno a los años 2025-2026.

Las fábricas, ya sea esta o cualquier otra, son los auténticos pulmones de las marcas de coches. De su óptimo rendimiento depende que se pueda cubrir la demanda de unidades de unos mercados que no entienden que existan largos plazos de entrega para los clientes que se han interesado por un determinado modelo.

Precisamente, hemos visto como estas factorías lo pasan mal en momentos como los que atravesamos. Y no hablamos de temas como el imparable aumento de costes por la subida de la electricidad: también por crisis provocadas por el déficit de materiales o semiconductores, que pueden ralentizar, cuando no detener, las líneas de producción.

Pero, ¿qué pasaría si una fábrica se ve afectada por un parón causado por un fallo informático? Porque otra cosa no, pero si algo caracteriza a las marcas de vehículos actuales es que los ordenadores son lo que lo controlan todo. Incluido, por supuesto, los robots que colaboran con los ‘humanos’ para ensamblar y montar los cientos de piezas que conforman un vehículo moderno; por no hablar de los servidores que manejan gran cantidad de datos dentro de las instalaciones y que se comparten con terceros.

Visto lo visto, ¿qué deberá tener en cuenta el futuro presidente de la planta navarra… o la persona que, mientras llega ese momento, se va a encargar de manera interina de estar al frente, Miguel Ángel Grijalba -que es el director de Producción-.

Como ya se sabe, desde enero de 2021 está en vigor la normativa UNECE/R155 por la cual todos los vehículos homologados desde este mes de julio de 2022 y todos los vehículos nuevos a la venta desde julio de 2024 tendrán que contar con un certificado de ciberseguridad.

Entre otros aspectos, tal y como recogen en un exhaustivo informe los expertos de EUROCYBCAR, para cumplir con la normativa, los fabricantes tendrán que crear para sus vehículos un sistema de gestión de ciberseguridad, también conocido por sus siglas en inglés CSMS.

Como recoge el informe, el CSMS es un sistema de procesos que, en conjunto, deben garantizar la ciberseguridad del vehículo de forma adecuada frente a diferentes ciberataques. Prosigue EUROCYBCAR argumentando que un CSMS que cumpla con los requisitos marcados por Naciones Unidas, significará «que ese fabricante gestiona la ciberseguridad de sus modelos a lo largo de todo su ciclo de vida».

Y una de las fases es, precisamente, la producción que deberá disponer de protecciones contra sus amenazadas de ciberseguridad específicas. El mejor ejemplo es cuando se habla de contar con medidas destinadas a paliar amenazas que tengan que con los servidores back-end. ¿Eso qué quiere decir?

imagen del vigente presidente de VW Navarra Hackercar

Destacan desde el Área Técnica de EUROCYBCAR que «estos servidores son los que hacen que todo el sistema informático de los vehículos o las redes informáticas internas del fabricante funcionen. Se deberán evitar, entre otras amenazas, pérdidas de información en la nube, filtraciones de información por compartir datos de forma involuntaria y que un trabajador haga un uso ilícito de los datos a los que tiene acceso«.

Hay que decir que la responsabilidad de que cumpla con el CSMS será de los fabricantes, quienes deberán comprobar «que todos los proveedores de su cadena de suministro identifican y gestionan los riesgos de ciberseguridad del componente que proporcionan» -por lo tanto, algo que afecta al día a día de las fábricas, que trabajan con multitud de proveedores.

Es decir, aunque los proveedores no están directamente obligados a cumplir con los requisitos de la UNECE/R155, no hacerlo les perjudicará a la hora de ser competitivos y no serán rentables. Por cierto, si quieres conocer todo sobre la mencionada normativa, te puedes descargar el único informe que existe a través de este enlace.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.