Hackerstyle

Kodo: los diez años que cambiaron Mazda para siempre

En 2010, el diseñador Ikuo Maeda puso su lápiz al servicio de una causa: dotar de 'alma' el movimiento de los Mazda. Lo que sigue, es historia...

Imagen del concept Mazda Shinari

Hasta para ser un ‘outsider’ hay que mantener tradiciones. Especialmente cuando se trata de aquéllas que te han permitido distinguirte de tus competidores durante los últimos diez años. Desde que Mazda firmara su ‘divorcio’ con Ford -allá por mediados de los 2000-, la marca de Hiroshima ha buscado una filosofía de ‘vida’. Una lo suficientemente ‘etérea’ como para elevarse por encima del resto… pero, también, lo suficientemente sólida como para ser capaz de resistir al correr de los tiempos.

Desde el prisma del hoy, no puede negarse que el diseñador Ikuo Maeda cumplió sobradamente con el encargo. Fue él mismo quien, en 2010, enmudeció al respetable en el Salón de los Ángeles con su concept Shinari. Una berlina de apariencia musculosa, dinámica, con una carrocería llena de líneas curvas… Y una pose felina, dispuesta para ‘atacar’. Era el pistoletazo de salida para el estilo ‘Kodo’.

En la cultura japonesa, ‘kodo’ significa literalmente ‘latido’. Un latido que -así creen- cuenta con el poder de dar vida a otra entidad, dotándola de alma propia. Para Maeda, ésa ha sido siempre la actitud de los equipos de diseño de Mazda: “En Japón, nos gusta pensar que los artesanos infunden vida en aquello que crean. Pensamos que una forma nacida de un esfuerzo humano sincero y minucioso recibe un alma.”

Evolución hacia la pureza

Con su fuerza característica, el Kodo fue abriéndose paso por las gamas del fabricante nipón, comenzando a dejar patente su esencia en las -hoy- anteriores iteraciones del compacto 3, el urbano 2 y la berlina 6. A partir de ahí, su vitalidad encontró igualmente un buen acomodo en el deportivo MX-5, así como en sus todo caminos.

Imagen del Mazda MX-30 enchufado a un Wallbox

No obstante, un estilo tan ‘humano’ debía -precisamente por ello- estar abierto a evolucionar con el paso del tiempo. La marca considera sus concepts RX-Vision y Vision Coupe como un punto de inflexión, a partir del cual Mazda buscó describir la esencia más pura del concepto, sin dejar lugar a formas superfluas que pudieran ofuscarla.

Precisamente, un buen ejemplo de este cambio es el MX-30, el último en llegar al catálogo de Mazda. Y, de igual manera, atestigua que la firma prorrogará un tiempo más su filosofía de diseño más prolífica. No nos extraña: hasta ahora, Kodo ha demostrado que sabe ‘envejecer’ con gran dignidad…

Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.