Novedades

Kia Sportage 2022: tecnología al gusto europeo

Por primera vez en casi treinta años, Kia reniega de su filosofía de 'coches globales'. Pero lo hace por una buena razón: complacer mejor a sus potenciales clientes en Europa. ¿Será la decisión acertada?

Imagen frontal del Kia Sportage

En no pocas ocasiones, anticipar el éxito de un producto se vuelve complicado. Algunos, por sus excelsas cualidades, ya anticipan que conquistarán el mercado. Otros, con un simple vistazo, ya dejan claro que necesitarán ir acompañados de fuertes acciones de márketing para conseguir su hueco.

Entre uno y otro extremo, queda -como siempre- un punto medio. Productos que, en el momento de su lanzamiento, pudieran haber pasado desapercibidos… Y, sin embargo, sin que nadie se explique muy bien el cómo, con el tiempo se aúpan a los primeros puestos entre los más populares de sus segmentos.

En la batalla de los SUV medios tenemos un caso muy destacable: el ‘milagro español’ del Hyundai Tucson y el Kia Sportage. Y es que, dentro de nuestro contexto mercantil, las últimas generaciones de ambos ‘primos’ surcoreanos han gozado de un gran éxito de ventas. Mil y una pueden ser las causas -buenos descuentos, publicidad, etc.-, pero lo cierto es que este fenómeno ha cogido por sorpresa a todos sus competidores.

Ahora, sin ese elemento sorprendente, los sucesores de ambos tendrán que pelear ‘a cara descubierta’. El de Hyundai, por cierto, ya lo está haciendo desde principios de año. Y, próximamente, le seguirá el nuevo Sportage que Kia acaba de presentar.

Cómo reinterpretar el SUV europeo

Empezaremos a hablar del nuevo Sportage por el principio: se trata de un modelo pensado, diseñado y construido exclusivamente para Europa. El resto de mercados recibirán un modelo no demasiado distinto en estética, aunque sí en dimensiones -siendo el ‘nuestro’, por ejemplo, algo más corto de longitud-.

Imagen posterior del Kia Sportage

En cuanto a estética, estrena el nuevo lenguaje de la marca -que denominan ‘Opposites United’ -‘Opuestos Unidos’-. Sus rasgos quedan claros, especialmente, en el arriesgado frontal, el cual integra sin resalto alguno los grupos ópticos.

Como buen ‘familiar lejano’ del Tucson, el Kia Sportage compartirá bastantes elementos con aquél, empezando por su novedosa plataforma. Y lo mismo debería ocurrir con buena parte de sus sistemas. En el capítulo de las ayudas a la conducción encontraremos el control de crucero inteligente, asistente de mantenimiento de carril -con función de centrado-, unas cámaras de ángulo muerto o un método de aparcamiento remoto. Muchos de ellos se integran en ‘DriveWise’, una nueva ‘suite’ capaz de coordinar su funcionamiento en base a los datos de navegación que recibe en tiempo real.

Interior del Kia Sportage

En el interior del Kia Sportage, el minimalismo y los materiales de calidad se compenetran para ofrecer un salpicadero diáfano, el cual unifica las dos pantallas gemelas de 12,3 pulgadas. La primera, justo por detrás del volante, hace las veces de ‘Digital Cockpit’, dejando la segunda como centro multimedia. Éste ofrecerá lo último de la plataforma UVO Connect, entre lo cual destaca la asistencia vocal, la compatibilidad con Android Auto y Apple CarPlay, la navegación conectada o los servicios a distancia adicionales que proporciona la aplicación móvil Kia Connect.

Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.