A revisión

El curioso truco de las marcas con las llamadas a revisión

Los fabricantes de coches deben, y suelen, llamar a revisar sus modelos cuando detectan un fallo generalizado. Pero un estudio ha analizado más de tres mil de estos avisos... y ha descubierto que guardan un secreto.

Ingenieros y fabricantes

Un estudio ha descubierto que las marcas de coches suelen retrasar a propósito el aviso de llamada a revisión cuando detectan en uno de sus modelos un defecto de fabricación generalizado. Esto lo hacen con la esperanza de que otra marca se vea afectada por el mismo problema -las piezas de un coche suelen provenir de similares proveedores externos- y así lograr que el impacto negativo hacia la marca sea menor.

La investigación, llevada a cabo por varias universidades estadounidenses lideradas por la Universidad de Indiana, ha intentado conocer el número de “trucos” que los fabricantes han realizado en las últimas décadas. Y para ello analizaron 3.117 llamadas a revisión producidas entre 1966 y 2013.

Los resultados reflejan que en el 73% de esas llamadas a revisión estuvieron incluidas varias marcas. Ello parece potenciar la tesis de que los fabricantes esperan a la hora de reparar los fallos generalizados en sus modelos para unirse a otros afectados. Llamarían menos la atención y darían la falsa sensación de que sus llamadas a revisión tienen menor impacto del que en realidad suponen.

La investigación cifra en una media de 34 días el tiempo de retraso que se tomaron las marcas en avisar a los afectados.

Lo que esconden estas triquiñuelas

El verdadero impulso que causa esta práctica generalizada es un importante incentivo financiero. Se calcula que las acciones de la primera marca en publicar la llamada a revisión se ven afectadas en un 67% más que las competidoras que deciden retrasar la suya.

Ese impacto económico es menor cuando la llamada a revisión se hace en conjunto con otras marcas. Y es que el fabricante que decide dar el paso y ser el primero se llevará un mayor revés. Esto se exagera al alargarse el período que transcurre entre esta llamada y el último grupo.

Las consecuencias de jugar con las revisiones

Retrasar una llamada a revisión podría traer consecuencias de gravedad. Y es que estos avisos son precisamente para solucionar problemas de seguridad en vehículos, que incluso pueden llegar a afectar a la vida de sus pasajeros.

El caso más conocido es el fallo generalizado de los airbags de la marca Takata, que afectó más de 120 millones de vehículos por todo el mundo pertenecientes a nada más y a nada menos que a 19 marcas diferentes. BMW, Fiat, Toyota, Ford o Nissan son algunas de las compañías afectadas por los airbags defectuosos.

Los airbags de Takata defectuosos se instalaron entre 2002 y 2015, implicó una compleja y costosa operación de reparación -la más impactante hasta la fecha- y causó la muerte de 26 personas en varios países, además de varios heridos. Si las marcas hubieran retrasado la llamada a revisión de los modelos afectados por este caso, esa cifra de muertos podría haberse visto incrementada.

¿Qué sería entonces lo correcto?

Está probado que al mostrar transparencia, sinceridad y liderazgo -llevar a cabo acciones y actitudes correctas, en definitiva- la empresa puede aumentar las ventas de sus modelos. Tanto la propia marca como sus acciones en bolsa podrían llegar a fortalecerse ante al adoptar esas actitudes. Un caso claro es el comportamiento que tuvo Toyota tras el escándalo de los airbags Takata: su claridad hacia el público con respecto a lo sucedido, así como una acción temprana para solucionarlo, han causado un efecto positivo para sus acciones en Japón.

Por tanto, si una marca quiere mantener un crecimiento constante en sus ventas, lo más básico que debe conseguir es que los clientes crean en todo aquello que la empresa representa, algo que queda en entredicho con las “triquiñuelas” que ha puesto al descubierto este estudio.

Iago Eguileta
Periodista al que le gusta ampliar su rango de visión hacia diversos ámbitos. Me interesan mucho los temas que tengan que ver con las relaciones de poder y la economía, y considero que la ciberseguridad tiene un gran peso en ambos, por lo que intento aprender un poco cada día para perfeccionar mis métodos y poder ayudar todo lo posible a aquellos con sed de conocimientos en el mundo digital y del motor.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.