Movilidad

Jaguar Land Rover quiere ‘cargar’ los taxis noruegos

El coche eléctrico está llamado a ser la 'columna vertebral' del transporte público. Pero aún no es del todo viable con las actuales infraestructuras de recarga. ¿Puede solventar este problema la tecnología actual?

Imagen de un Jaguar I-Pace

Si algo parece claro en el futuro de la movilidad es que está inseparablemente ligado al del vehículo eléctrico. No en vano, todo el I+D que el sector destina en él se ve aplicado también en muchos de los medios de movilidad tan en boga hoy, como -por ejemplo- el alquiler de bicicletas o patinetes eléctricos.

Sin embargo, los ‘frenos’ que lo afectan como máquina dificultan igualmente un modelo de movilidad eléctrica que pueda absorber toda la demanda de locomoción de una gran ciudad. Y, en este caso, el obstáculo más obvio es el de la recarga.

Aún a día de hoy, esta operación requiere de una infraestructura finita, fijada a una localización concreta y sometida a las condiciones de su entorno. Además, para permitir una operatividad similar a la del transporte tradicional, es necesario que el sistema sea el más potente y rápido posible… y contar con un número suficiente de puntos.

Este supuesto ya se aproxima en lugares del mundo como Noruega. El país nórdico ha sido el primero de Europa en cortar las ventas de vehículos de combustión, como primer paso para lograr una adopción masiva de la electricidad. Eso significa que tanto particulares como profesionales del transporte están destinados a pugnar por cada punto de la red de recarga.

Buscando el ’24/7′

En Oslo, la iniciativa ‘ElectriCity’ -impulsada por las autoridades locales- busca mejorar la experiencia de carga de los taxistas, uno de los colectivos con mayor presencia de vehículos eléctricos. En este proyecto, Jaguar Land Rover colabora con la compañía de taxis Cabonline, el operador de puntos de carga Fortum Recharge y la tecnológica estadounidense Momentum Dynamics para construir una infraestructura de alta potencia destinada a ellos.

Diagrama del sistema de carga de los taxis Jaguar

Consiste en varias placas de carga -de 50 a 75 kW- instaladas en el suelo de cada parada. De esta forma, los taxis pueden cargarse por inducción -mientras esperan la siguiente carrera-, sin necesidad de contacto físico entre vehículo y cargador. Éste se activa automáticamente y ofrece entre 6 y 8 minutos de energía por cada carga.

De parada en parada, los 25 Jaguar I-Pace cedidos por la marca reciben múltiples cargas durante el día. Gracias a ello, mantienen la batería suficientemente cargada para operar -prácticamente- las 24 horas de los 7 días de la semana.

Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.