Movilidad

¿Es racista la implantación del vehículo eléctrico en EE.UU.?

Miembros de comunidades latinas y afroamericanas de EE.UU. comienzan a alertar sobre la implantación desigual del vehículo eléctrico en el país. Sus barrios son los más contaminados, pero les faltan recursos y puntos de carga. ¿Se puede acometer la electrificación mientras se cuida la diversidad?

Mujer poste de carga

Las comunidades raciales de EE.UU. quieren que la electrificación del parque de vehículos también se lea en clave de diversidad. Consideran que la popularización del coche eléctrico también pasa por conseguir que su adopción sea posible en los barrios más desfavorecidos. Estas zonas de las ciudades suelen ser al mismo tiempo las que sufren una peor calidad del aire, por lo que resultaría de especial importancia que estas comunidades obtuvieran los mismos beneficios de los objetivos de descarbonización. “El cambio climático impacta a las comunidades afroamericanas las primeras, y de la peor forma”, sostiene Terry Travis, cofundador de EVNoire, en declaraciones al canal NBC News. Esta organización es una consultora medioambiental especializada en diversidad e inclusión en el transporte.

Por una electrificación inclusiva

Recientemente, el presidente Joe Biden firmó una orden ejecutiva para tratar de recortar las emisiones de dióxido de carbono. El objetivo gubernamental es que, para el año 2030, el 50% de los vehículos vendidos en EE.UU. sean eléctricos. Además, para el año 2026, los fabricantes deberán haber conseguido objetivos más ambiciosos sobre autonomía de sus modelos de combustión. Asimismo, el Senado ha aprobado una inversión de 1,2 billones en infraestructuras para vehículos eléctricos, que incluye 7.500 millones para estaciones de carga… sólo la mitad del presupuesto que Biden buscaba para poner 500.000 nuevos puntos.

Para incidir en esta faceta de los planes de implantación del vehículo eléctrico, algunas comunidades étnicas del país se están organizando. Es el caso del barrio de Bronzeville en Chicago; una zona de clara mayoría afroamericana entre sus vecinos. En ella, se ha creado la asociación JitneyEV. Su líder, Billy Davis, subraya a NBC News que no sería la primera vez que los afroamericanos salieran perjudicados: “puedes introducir en la ecuación la historia de este país; cómo las autopistas interestatales se construyeron justo a través de barrios negros y el dañino legado que dejó”. Ahora, Davis reivindica que “las medidas correctivas para aumentar la electrificación y sus beneficios deberían comenzar por aquellas áreas que se vean más impactadas”.

Las acciones recomendadas

¿Qué medidas se proponen para llevar este compromiso a la práctica? En primer lugar, las estaciones de carga se deberían distribuir equitativamente. De momento, en EE.UU. estas inversiones tienden a centrarse en los barrios más acomodados. Un estudio de la Universidad Estatal de Humboldt -en Carolina del Norte- apoya esta afirmación, después de encontrar grandes contrastes en la disponibilidad de cargadores en función del grupo étnico o socioeconómico al que se pertenezca. Lo mismo sucede en Chicago, con la mayoría de cargadores situados en la zona norte, cuando las comunidades latinas y afroamericanas se ubican en el sur y el oeste.

Por lo tanto, una primera práctica justa pasa por tener en cuenta qué zonas se beneficiarían más de usar eléctricos, y por proporcionar subvenciones y créditos específicos a sus habitantes. De esta manera, lo tendrían más fácil para acceder a las últimas tecnologías de la automoción. Otra solución estaría en los programas de vehículos eléctricos compartidos. De hecho, ya hay uno en marcha en las ciudades de Minneapolis y Saint Paul, con comunidades de diversas lenguas africanas.

Los retos para la implantación equitativa del vehículo eléctrico no acaban aquí. Por ejemplo, las legislaciones que incluyen la obligación de que las casas nuevas cuenten con instalaciones de carga, de nuevo favorecen a los habitantes más pudientes, que son los que suelen adquirir viviendas de reciente construcción. De modo que es de esperar que las reivindicaciones continúen…

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.