Expertos HC

¿Que las máquinas piensen es beneficioso o un problema para la ciberseguridad?

Sacar partido a la inteligencia artificial en el campo de la ciberseguridad no es tan sencillo como aparece. A pesar de que se están dando pasos hacia adelante, la eficacia plena queda aún muy lejos.

Imagen de un robot con rostro humano

Con más del 15% del total de organizaciones mundiales utilizando Inteligencia Artificial -IA- en la actualidad, en los últimos tiempos se ha abierto un debate acerca de si esta es beneficiosa o problemática. Patentada inicialmente en 1950, la IA ha experimentado un desarrollo exponencial en los últimos años que ha generado en la población un interés creciente por cómo esta puede influir en nuestras vidas.

¿Un buen método para protegerse de ataques?

Las medidas de seguridad contra los ciberataques se han expandido especialmente en los últimos años, provocando un recelo enorme en los ciberdelincuentes. Lejos de darse por vencidos, se han dedicado a mejorar las técnicas de sus ataques, perfeccionando los malwares, que ahora se lanzan incluso sin archivos. De manera similar, el modelo de seguridad de las plataformas informáticas ‘sin servidor’, como el AWS Lambda, es totalmente único en relación con los sistemas informáticos habituales.

Estas ideas de programación nómada no están adecuadamente protegidas por el modelo convencional de verificación de hashes de archivos. Para una defensa sólida, lo mejor es una solución basada en un monitoreo versátil que utilice el aprendizaje automático -la IA- para identificar patrones extraños que demuestren que abordar un ataque en sus primeras etapas es importante para proteger a las empresas de los ataques cibernéticos.

Para ello, lo mejor es contar con servicios de detección de endpoints que analizan los frameworks. Según Josh Zelonis, analista de Forrester, debe haber dos personas cualificadas para poder sacar esto adelante: un científico de datos que comprenda la guía y pueda ensamblar estos modelos y un especialista en estrategias ofensivas para permitirles construir el modelo y comprender el resultado de lo que están haciendo, de modo que puedan reconocer estadísticamente cuándo un ente logra algo similar.

Todavía hay dudas

Incluso hoy día, la IA ya se encuentra en otros campos como la atención médica, el ensamblaje, la educación y la ciberseguridad. Esta última es la principal preocupación del mundo digital actual, ya que todavía existen incógnitas sobre el funcionamiento de la IA en este campo. Por eso, las empresas, así como los sectores gubernamentales, intentan concienzudamente estudiarla con la intención de abrir nuevas puertas en este campo.

Con los avances en materia IA, numerosas organizaciones han comenzado a utilizarla como un arma infalible contra los ciberataques y las amenazas. Y es que la inteligencia artificial permite automatizar la detención de riesgos y combatirlos incluso sin mediación humana, consiguiendo así impulsar simultáneamente sus datos para que estén más seguros que nunca. Dado que la IA se basa en su totalidad en el lenguaje computacional, es capaz de garantizar análisis de errores precisos y libres de fallos. Como resultado, las empresas ven en la IA un aliado que potenciar y en el que invertir.  

Para utilizar lo justo las limitaciones potenciales que lamentablemente tiene el IA, es vital trabajar junto con el personal de inteligencia de seguridad adecuado a fin de atajar todos los tipos de agresiones y conseguir alcanzar una estrategia eficaz. Por ejemplo, los ataques de malware y virus son los más normales en el mundo digital y, excepcionalmente, existen muchos crackers que son capaces de elaborarlos incluso sin dejar información de lo ocurrido. El protagonismo que tendría aquí la IA, con una ‘educación’ adecuada de la misma, sería el de acudir al rescate para eliminar y fortalecer ese tipo de futuras inconveniencias.

Otro área de ciberseguridad en la que podría influir la IA son los frameworks con contraseña y verificación de identidad. Dado que las contraseñas son mucho más débiles que otros sistemas de seguridad, y por lo tanto más sencillas de vulnerar, la IA se actualiza constantemente en este área. Así, por ejemplo, contribuye al desarrollo de nuevas herramientas, tales como inicios de sesión biométricos mediante lectura de huella, retina y otros.

Como una gran parte de los aspectos más destacados de la IA aún no se han revelado, existen vulnerabilidades adicionales con respecto a su utilización. Si no, que se lo comente a los hackers y su lucha contra los crackera, los cuales utilizan las protecciones que usan los primeros como si fuesen su propia arma. Encima, los ciberdelincuentes se valen de la inocencia de la población general con respecto a la IA para hacerse más fuertes y elaborar ataques más violentos contra la seguridad virtual.

*Artículo esrito por Priya Dialani para analyticsinsight.net

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.