Concepts y prototipos

Hyundai Pony: cómo un coche antiguo puede ser un icono tecnológico

Hace 45 años, Hyundai echaba a andar con su primer modelo de producción: el Pony. Ahora, recuperan su diseño para mostrar cómo podría ser un modelo tecnológico y futurista inspirado en aquel coche que cambió para siempre a Corea del Sur.

Imagen Hyundai Pony tres cuartos delantero

«Cada día el futuro se ve un poco más oscuro. Pero el pasado, incluso las partes oscuras de él, siguen volviéndose más y más brillantes», asegura Espectro de Seda en la película Watchmen -basada en el cómic homónimo- mientras rememora su juventud, copa en mano. Resulta curioso cómo mucho de lo vivido en el pasado no parecía tener mayor interés e, incluso, se calificaba como algo digno de olvido… y cómo ahora puede ser una nueva vía de negocio… para las marcas de coches, por ejemplo.

Hablamos de todos esos fabricantes que están echando la vista atrás para recuperar modelos de hace algún tiempo y traerlos de vuelta al siglo XXI con toda la tecnología posible. Es cierto que algunos de esos coches son clásicos de reputada imagen y trayectoria, como ciertos modelos de Range Rover, Jaguar o Aston Martin. Otros fueron iconos ‘del pueblo’, como vimos recientemente con el Opel Manta GSE.

Pero es que hay automóviles que, exceptuando lo que significaron para la propia marca que lo construyó, pasaron sin pena ni gloria por muchos mercados hace ya algunas décadas. Sin embargo, de vuelta al presente, su diseño con una serie de retoques del año 2021 resulta de lo más cool y, de hacerse realidad, podrían circular sin problemas al haberse ‘pasado a lo eléctrico’.

Todo eso lo encarna a la perfección el Heritage Series Pony, que en palabras de la propia Hyundai es una manera de «reinterpretar el diseño retro con rasgos y tecnologías de hoy en día». Hay que recordar que el Pony fue el coche con el que la marca coreana comenzó su andadura en esto del automóvil.

Ahora nos muestra esta versión -que forma parte de una exposición situada en el Hyundai Motorstudio de Busan; estará expuesto hasta el 27 de junio-, que tiene la carrocería del modelo original -obra del genial Giugiario-, pero que añade detalles como los retrovisores laterales -colocados sobre el capó- reemplazados por cámaras, los faros delanteros a base de pequeños proyectores de luz…

Cuatro décadas y media después, aquel Pony que fue el primer vehículo fabricado en serie en Corea del Sur y el primero en exportarse, luce ahora con una pintura plata mate aunque conserva su carrocería compacta de tres puertas. También es nuevo lo que hay en el maletero: dentro de un cofre metálico hay un transporte pensado como medio de transporte para el ‘último kilómetro’ y que bien podría ser un patinete.

En cuanto al habitáculo, es incluso más sorprendente que el interior. Lo que es más espectacular es la -por llamarla de alguna forma- instrumentación, con un velocímetro realizado con un sistema de tubos de vacío -similar al que tenía George Clooney cuando interpretó su papel de Frank Walker en la película ‘Tomorrowland’-.

Se combina con unos materiales de alta calidad, un moderno sistema de iluminación, una ‘transmisión táctil’ -es decir, hay un dibujo ‘en forma de H’, para que pasando el dedo sobre él se cambie de ‘parking’ a ‘neutro’, ‘directa’ o ‘reversa-, un espacio para el teléfono móvil y un volante activado por voz.

Una serie de pistas que también se pueden ver en el interior delatarían a este coche como un modelo eléctrico. No se han facilitado datos, ni tampoco que se haya empleado la parte mecánica del Ioniq 5 -que sí ha servido de fuente de inspiración para el diseño exterior-.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.