Prueba a fondo

Hyundai Kona Style Sky

Este SUV urbano puede incluir muchas tecnologías; algunas son sorprendentes en un coche de este tamaño. Otras, te parecerán curiosas. Y puede que haya alguna que no te convenza del todo.

Imagen del Hyundai Kona tres cuartos delantero

Qué debes saber de este Kona

Que lleva un motor 1.6 turbo de cuatro cilindros, gasolina. Cuenta con una potencia de 177 CV -a 5.500 rpm- con el que consigue una velocidad máxima de 205 km/h, una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,9 segundos. Las prestaciones son sólo correctas para un coche de esta potencia… entre otros motivos porque no es un coche ligero: de hecho, con el conductor a bordo, en marcha, se aproxima a los 1.470 kg.

El consumo medio declarado por la marca es de 8,3 l/100 km -según el ciclo de homologación WTLP, más estricto que el anterior NEDC-. La versión analizada es la tope de gama porque se combina con la tracción total a las cuatro ruedas y la caja de cambios automática de siete velocidades.

IMagen del salpicadero del Hyundai Kona

Que es de los pocos SUV urbanos en los que puedes elegir, además de versiones de gasolina, otras diésel y dos eléctricas. De estas últimas, la más potente presume de una potencia de 204 CV y una excelente autonomía que supera los 462 km.

Que es un SUV urbano muy compacto, como demuestran sus 4,16 m de largo, sus 1,8 m de ancho y sus 1,565 m de alto -incluyendo las barras del techo-. Dispone de cinco puertas, cinco plazas y un maletero con un volumen mínimo de 361 litros y una capacidad máxima de 1.143 litros -cuando se abaten los asientos traseros y se carga hasta el techo-.

Que la variante probada dispone del acabado Style Sky, el más completo de la gama, no deja prácticamente lugar a las opciones -salvo la pintura metalizada-. De serie lleva los faros delanteros y traseros con leds, asientos con calefacción y ventilación, equipo de sonido de alta gama con radio digital, pantalla central táctil de 8” -equivale a 20,3 cm de tamaño-, sistema de navegación con servicios Tom Tom del estado del tráfico en tiempo real, cámara trasera de ayuda al aparcamiento -con sensores delante y detrás-, compatibilidad con teléfonos Apple y Android, cuadro de mandos con pantalla central digital de 4,2”, cargador inalámbrico para el móvil -siempre que sea compatible-, asistente de frenada de emergencia, sistema de aviso y mantenimiento activo dentro del carril, control de presión de neumáticos, sistema HUD, detección de ángulos muertos, acceso y arranque manos libres, luces largas de encendido automático…

Que su precio habitual es de 32.690 euros… pero con sus actuales promociones -financiando con la marca, entregando un coche a cambio…- hay un descuento de 3.900 euros, de tal manera que se quedaría en 28.790 euros.

Basta un detalle para demostrar toda la tecnología que puede incluir este Kona: su gigantesco manual del usuario, con más de 700 páginas

Hace unos meses probábamos en HACKERCAR el i30 Fastback y ya te contábamos de él la cantidad de tecnología que incluía y la rapidez con la que Hyundai se había puesto al día para dotar a sus modelos, incluso los de precio razonable, de todos los dispositivos de infoentretenimiento y asistencia a la conducción que son necesarios a día de hoy para competir contra una abundante competencia.

Imagen tres cuartos trasero del Hyundai Kona

La misma idea también se cumple en el que es -hasta la llegada del Venue– el SUV de acceso a la gama; se denomina Kona, queda emplazado por debajo del popular Tucson y, a pesar de tratarse de un modelo urbano por dimensiones -apenas pasa de 4,1 m de largo-, resulta todo un demostrador de las tecnologías que Hyundai ya domina en la actualidad. Más que hablar, a grandes rasgos, de lo que es es capaz el Kona, hemos querido mostrarte diez cosas sorprendentes que puede hacer este coche… y algunas a las que tendrás que acostumbrarte.

La unidad probada incluye el acabado más completo de la gama. Eso quiere decir que no hay lugar para las opciones y que todos los dispositivos que te vamos a contar vienen de serie -los quieras o no-.

Información proyectada… en colorines

El Kona viene con un sistema HUD de proyección de datos en la zona del parabrisas. El sistema de Hyundai consta de una pantalla de plástico abatible que surge de la parte superior del salpicadero.

En esa información se muestran datos sobre el sistema de navegación -si llevamos una ruta activa en el navegador-, la velocidad del vehículo, las señales de tráfico captadas por el lector de señales del coche, información del equipo de sonido… y gráficos para advertirnos de la entrada en funcionamiento del sistema de ayuda de permanencia en el carril o el de advertencia de colisión por presencia de obstáculos en el ángulo muerto de los retrovisores.

Este HUD no sólo es bastante completo y, como en otros sistemas similares, se puede ajustar la altura e intensidad de sus indicaciones, la inclinación -todo esto desde el menú del display que hay en la instrumentación- o desconectarlo por completo -desde un botón a la izquierda del volante-. También es posible cambiar el color de la cifra que indica la velocidad en tres colores… algo que es muy poco habitual. Puedes elegir entre blanco, naranja o verde. Todo esto se lleva a cabo desde un menú mostrado en la pantalla de la instrumentación, donde también puedes elegir la información que proyecta el HUD.

¿Algunas curiosidades? Según el manual del vehículo, las indicaciones proyectadas en el HUD podrían no verse bien en caso de que el vehículo circule por una carretera mojada, el conductor utilice gafas o lentillas, o si lleva gafas de sol polarizadas. Salvo el último caso, en el resto la pantalla se veía sin ningún problema.

Un botón para cambiarte el carácter

Junto a la palanca del cambio hay un botón redondeado con la inscripción ‘Drive Mode’, que hace funcionar el ‘modo de conducción integrado en el sistema de control’. Lo que quiere decir es que si oprimes ese botón varias veces, puedes elegir entre los tres modos de conducción con los que cuenta el Kona.

Dichos modos son: Eco, Comfort y Sport. Los cambios afectan a la respuesta del acelerador, la rapidez del cambio, la dureza de la dirección… Para saber cuál ha sido seleccionado, tan sólo hay que echar un vistazo a la parte superior del display situado en la instrumentación.

detalle de la instrumentación y los tres modos de conducción del Hyundai Kona

Con el modo Eco, el coche se adapta para resultar lo más eficiente posible y, con ello, ayudar a mejorar el consumo de carburante. Por ejemplo, la respuesta al acelerador es menos contundente -aunque si el coche percibe que el conductor aprieta a fondo el acelerador durante unos segundos, desactivará esta limitación-, al aire acondicionado disminuye su potencia y el cambio sube de marchas sin que el motor se revolucione mucho. En cuanto al modo Sport, la dirección se endurece, el motor tiende a mantenerse siempre a altas revoluciones y, según el manual del usuario, “puede empeorar el consumo de combustible”.

Al arrancar, por defecto, el vehículo activa el modo Comfort -salvo si al apagar el motor la vez anterior habíamos seleccionado el modo Eco-, que sería el punto intermedio entre los otros dos.

Volante caliente, asientos fríos…

Este Kona combina dos elementos que suelen ser más característicos de coches de lujo y gran tamaño. Por un lado, incorpora un volante que, gracias a una resistencia incluida en el interior de su aro, puede calentarse para que durante el invierno sea más agradable de empuñar.

Para activarlo o desactivarlo basta con pulsar un botón a la izquierda de la palanca del cambio; como medida de seguridad, este sistema se desactiva a los 30 minutos de entrar en funcionamiento.

detalle de los botones del Hyundai Kona que refrigeran los asientos

Por lo que se refiere a los asientos con ventilación, se trata de un dispositivo que enfría los asientos delanteros haciendo salir aire con unos pequeños orificios ubicados tanto en la superficie de los cojines como de los respaldo -algo muy útil para, después de un largo viaje en unos asientos de cuero, llegar con la espalda ‘mojada’. Los mandos que activan el sistema también están al lado de la palanca del cambio; la intensidad de la ventilación se puede regular en tres niveles: baja, media o alta.

El coche será la pantalla de tu móvil

El dispositivo multimedia en este modelo recurre a una pantalla central táctil de 8” -equivalente un tamaño de 20 cm-. El sistema es compatible tanto con Android Auto como con Apple Car Play, de tal manera que puedes ver parte del contenido y de las funciones de tu móvil en la pantalla del coche… además de poder manejarlo mediante sus correspondientes asistentes vocales -Siri y Google Assistant-.

detalle del sistema multimedia con Android Auto del Hyundai Kona

La conexión, que se realiza conectando el móvil por cable a una de las tomas USB del vehículo, permite ver en la pantalla los navegadores del teléfono, leer y enviar WhatsApp -siempre con la voz-, acceder a aplicaciones tipo Waze y, por supuesto, gestionar llamadas telefónicas, escuchar música de plataformas como Spotify o almacenada en el móvil, conocer el tiempo…

Conexión WiFi para -leves- actualizaciones

Como si se tratase de un móvil o un ordenador, el sistema multimedia del Kona es captar señales inalámbricas WiFi que haya en las proximidades donde se encuentre el coche, tanto abiertas como privadas. También puede conectarse a una red que crees desde tu móvil para compartir Internet -con el consiguiente gasto de datos en tu móvil-.

detalle del sistema multimedia del Hyundai Kona

¿Y para qué utiliza el Hyundai su conexión a Internet? Por un lado, para lograr que el navegador -suministrado por TomTom- disponga de funciones en tiempo real, como el estado del tráfico o las alertas por presencia de radares. También utiliza la conexión para saber el estado del tiempo, localizar puntos de interés -por ejemplo: cuáles son los cines más próximos y cómo llegar hasta ellos- y saber la previsión del tiempo en los próximos días.

De momento, no son muchas funciones y el coche no puede utilizar una conexión a Internet para, a su vez, crear un punto de acceso al que se conectasen los pasajeros que viajan a bordo… pero el hecho de que el Kona pueda entrar en la red, posibilita que un futuro cuente con más funcionalidades conectadas.

Asistente de ayuda de permanencia en el carril

Es, posiblemente, el dispositivo cuyo funcionamiento más nos ha sorprendido. En primer lugar, porque va un paso más allá de aquellos sistemas que, simplemente te advierten si te aproximas a los límites del carril… pero que también es más sofisticado que los que aparte de la advertencia realizan correcciones sobre la dirección para que el coche no se salga de su carril.

El del Kona es muy bueno -recuerda al que en su día probamos en el Seat Ateca FR– porque tiende, de manera bastante constante, a llevar al coche por el centro de su carril. Y es capaz de hacerlo con bastante ‘finura’, durante intervalos de tiempo considerables -15 ó 20 segundos-, tras los cuales lo único que tienes que hacer es poner durante un instante las manos en el volante -en la instrumentación aparece el mensaje: “keep hands on steering wheel»- para volver a disponer de esta funcionalidad.

Detalle de los botones que desactivan las ayudas a la conducción del Hyundai Kona

Cabe recordar, como siempre que hablamos de estos sistemas, que son ayudas a la conducción, pero que eso no significa que estemos ante coches ‘semi-autónomos’: la persona a los mandos debe estar siempre atenta y mantener las manos en el volante. Para que el dispositivo -cuyas siglas son LKA- entre en acción, debes circular a más de 60 km/h y comprobar que un testigo en la instrumentación se ilumina en color verde, lo que quiere decir que el Kona está leyendo sin problemas las líneas que delimitan el carril.

Es sorprendente el buen resultado del dispositivo que ayuda a mantener la trayectoria del coche dentro del carril. Da mucha confianza desde el primer momento en el que lo utilizas.

Si el coche se aproxima al límite del carril o lo supera, emitirá una señal acústica y tanto el display de la propia instrumentación como en el HUD se mostrará un testigo que te advierta del posible riesgo. Por supuesto, si pasas de un carril a otro pero has puesto previamente el intermitente, el dispositivo no dará ningún aviso de alerta.

Luces raras, pero que lo hacen bien

Esta unidad del Kona viene equipada con luces de leds delanteras para todas las funciones. Los faros -salvo las de niebla- se sitúan en tres niveles: en la parte superior, las luces diurnas, algo más abajo las luces principales -cortas y largas- y abajo del todo, los antiniebla.

Detalle de las luces delanteras del Hyundai Kona

También cuenta con asistente de luz en carretera, una tecnología mediante la cual el Kona puede cambiar automáticamente entre luces cortas y largas -siempre que el coche circule por encima de los 45 km/h-. Funciona bastante bien, pues no sólo cambia la luz corta cuando detecta un automóvil que viene de frente o al que estamos alcanzando, sino que también detecta motos.

Cargador para móvil sin cables

Hay una susperficie por delante del cambio que permite depositar un teléfono móvil -que sea compatible con la tecnología Qi- y cargarlo por inducción, sin enchufar ningún cable. Para que el sistema comience a actuar es necesario que las puertas del coche estén cerradas y que el encendido del vehículo esté conectado. También hay que tener cuidado de no depositar en esa superficie otro tipo de objetos, como unas llaves, el mando a distancia de apertura del coche… o una simple moneda, ya que la carga puede interrumpirse.

Bandeja de carga inalámbrica del Hyundai Kona

Para saber que el teléfono se está cargando se encenderá una luz naranja, mientras que cuando el proceso de carga haya concluido, pasará a iluminarse en verde. La marca recomienda que el teléfono se deje justo en el centro de la superficie habilitada, porque de no hacerlo, la recarga puede ser más lenta o, incluso, la batería puede calentarse.

Una cámara y algunas rayas

Gracias a una pequeña cámara situada en la zona de la matricula trasera y que transmite sus imágenes a la pantalla ubicada en el centro del salpicadero puedes ver lo que pasa tras el vehículo. El dispositivo se activa al introducir la marcha atrás y se trata de un complemento a los sensores de aparcamiento trasero.

A diferencia de los sistemas equipados en otros modelos, el del Kona sólo cuenta con esa cámara trasera; no hay ni cámaras en la parte frontal -hay una, pero tiene otras tareas, como leer las señales de tráfico o leer las líneas que delimitan los carriles-, ni en los laterales, de tal forma que no puede disponer del sistema de visión 360º con vista de pájaro. Sí que incluye una serie de guías de colores que ayudan a calcular las distancias cuando se aparca marcha atrás.

Unos cuantos botones

El Kona que hemos probado dispone del volante multifunción más completo de toda la gama; en concreto, y además del claxon, entre los dos brazos superiores del volante hay nada menos que 14 botones.

Con ellos se puede manejar el ordenador de a bordo, el equipo de sonido, la entrada de llamadas cuando lleves conectado el móvil por bluetooth, activar el control de funciones por voz, el control de velocidad…

VALORACIONES
Conectividad
7
Asistentes a la conducción
8
Tecnologías de confort
8,5
Tecnologías de entretenimiento
7,5
App
3
P. Parada
Llevo años dedicándome al mundo del motor; porque me gusta, porque es el único que he practicado y porque es un sector que no deja de evolucionar. Me gusta buscar la noticia -a veces es ella que me encuentra-, soy cotilla por naturaleza y creo que la exclusiva la puedes hallar muchas veces en el sitio más inesperado.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.