Expertos HC

Hacktivismo: ¿una ayuda o una amenaza?

Si alguien lanza un ciberataque en defensa de unos ideales, ¿lo condenamos o lo condecoramos? Es la polémica que se esconde tras el hacktivismo. Nuestros Expertos HC resuelven el conflicto.

Hoy en día se puede hacer de todo a través de Internet. Desde pedir comida hasta buscar trabajo. Y también hacer activismo. De hecho, las personas que tienen un mensaje político o social que divulgar tienen varias opciones para hacer su reivindicación a través de una pantalla. ¿La más simple? Mediante las redes sociales. Pero también hay gente que no se conforma solo con dar su opinión y decide pasar a la acción. Y es entonces cuando se mezclan los hackers con el activismo y surge un concepto polémico: el hacktivismo.

Los hacktivistas son personas que, en solitario o de forma organizada, aprovechan vulnerabilidades de los sistemas informáticos para atacarlos y reivindicar su causa. Normalmente, atacan los fallos de seguridad de las entidades o sistemas gubernamentales contrarios a sus ideales. ¿Un ejemplo de esto? Quizá el más famoso sea Wikileaks. Esta organización lleva más de una década accediendo sin permiso a diferentes informaciones de varios gobiernos para difundir datos sensibles al público general.

Entonces estos hacktivistas ¿favorecen o perjudican a la sociedad? Siguiendo con el anterior ejemplo, parece claro que las personas beneficiadas por las filtraciones de Wikileaks se alegrarán y coincidirán en que juegan un papel clave para garantizar el derecho a la información. Sin embargo, los gobiernos afectados por la fuga de datos no lo verán con tan buenos ojos… De hecho, hay informes que califican estas prácticas de amenaza para gobiernos y empresas.

Entonces, ¿cuál es la respuesta? ¿Supone el hacktivismo un beneficio o una amenaza para la sociedad? Veamos cuál es la opinión de nuestros Expertos HC.

«Lo justo y lo injusto es muy difícil de definir»

Carlos Sahuquillo, consultor de ciberseguridad del automóvil en GMV:

«Se nos ha ido un poco de las manos, tal y como pasa en la serie Mr. Robot. Anonymous era una muy buena idea: un grupo de personas que se ponían de acuerdo para publicar determinado artículo o realizar alguna acción de protesta contra lo que ellos creían que era una injusticia. El problema es que lo justo y lo injusto es muy difícil de definir, y lo que es justo en un país puede no serlo en otro… o en otra ciudad, o simplemente en otra comunidad de vecinos, por lo que es muy fácil traspasar la línea y convertirte precisamente en lo que intentabas evitar.

«No se podía evitar que alguien en cualquier parte del mundo, publicara un artículo y lo firmara como Anonymous, dándole en muchas ocasiones mala prensa al sentimiento».

«En el momento en el que Anonymous se convirtió en un sentimiento y no en un grupo de gente más o menos definido, se perdió el control. No se podía evitar que alguien en cualquier parte del mundo, publicara un artículo y lo firmara como Anonymous, dándole en muchas ocasiones mala prensa al sentimiento.

«Recuerdo hace unos años, cuando trabajaba en el grupo de Seguridad de la Generalitat Valenciana, alguien en nombre de Anonymous decidió organizar un ataque de denegación de servicio contra la web de la Generalitat Valenciana porque el Consell había decidido que la que por aquel entonces se llamaba Radio Televisión Valenciana dejara de repetir la señal de la TV3 de Cataluña. Yo creo que tiene sentido, de la misma forma que en Valencia no se ve TeleMadrid o la televisión que se vea en Cáceres, pero alguien decidió organizar aquel ataque. Finalmente, el ataque fue secundado por poca gente y no quedó más que en un hecho anecdótico, pero nos hizo estar todo el fin de semana pendientes de los balanceadores y los cortafuegos por si acaso. No sé si era justo o no, pero lo que fue es inútil«.

«Clave en la defensa de los derechos humanos »

David Marugán, especialista en seguridad electrónica y radiocomunicaciones:

«Yo creo que trae beneficios para la sociedad. El hacktivismo es una forma de protesta social, más reciente, porque se apoya en tecnologías como internet y redes sociales, pero realmente puede ser cierto mecanismo de control a los gobiernos y me parece que es fundamental para intentar garantizar la libertad de expresión, los derechos de los ciudadanos y tener una mayor pluralidad en la información que recibimos.

«También puede ser una forma de concienciar a los usuarios sobre los programas de vigilancia masiva y su repercusión en la privacidad, así como descubrir los intereses espúreos y abusos de ciertos gobiernos y grandes corporaciones. Yo creo que -siempre que se respeten los aspectos legales- es imprescindible hoy en día esta forma de protesta o resistencia. Y creo que lo va a ser aún más, viendo el panorama actual. 

«Siempre que se respeten los aspectos legales- es imprescindible hoy en día esta forma de protesta o resistencia. Y creo que lo va a ser aún más».

«Por desgracia, vemos todavía muchos países en los que ser periodista, revindicar los derechos de la mujeres o mostrar cualquier tipo oposición o forma de disidencia al sistema establecido, puede suponer la cárcel, sufrir la represión o perder la vida, y creo que el hacktivismo tiene un papel clave en la defensa de los derechos humanos en las sociedades actuales«.  

«Depende de si simpatizas o no»

Josep Albors, responsable de Investigación y Concienciación de ESET España:

«La posición frente al hacktivismo depende mucho de si se simpatiza o no con sus acciones e ideología. No cabe duda de que se realizan acciones ilícitas, pero muchas veces incluso sirven para descubrir agujeros de seguridad que podrían usarse en acciones con peores consecuencias.

«El hacktivismo ayuda a visibilizar ciertas cuestiones que pueden resultar interesantes a la sociedad, aunque muchas veces, las formas no son las adecuadas y se termina cometiendo delitos. Como todo, las críticas serán mayores o menores dependiendo del impacto que tenga la acción hacktivista y la criticidad o tiempo de disrupción de los servicios atacados. No es lo mismo hacer un defacement a una web que bloquear una plataforma de juego online usada por millones de personas en todo el mundo.

«Ayuda a visibilizar ciertas cuestiones que pueden resultar interesantes a la sociedad, aunque muchas veces, las formas no son las adecuadas y se termina cometiendo delitos».

«El problema para la sociedad podría llegar de la mano de grupos hacktivistas que consiguiesen afectar a sistemas relacionados con infraestructuras y servicios críticos. Por muy noble que sea su causa, no mucha gente entendería sus acciones si esto les causase molestias o problemas más o menos graves en su vida diaria».

«Debe compartir y aportar a toda la comunidad»

Pablo F. Iglesias, consultor de Presencia Digital y Reputación Online:

«Es una pregunta que resulta difícil de responder.

«Si me preguntas por ese hacktivismo que realmente no tiene un fin más allá que el que marca la ética hacker, te diría, mal que le pese a mis potenciales clientes, que es un mal necesario. Un elemento de presión que resulta incómodo, más aún para los que estamos al otro lado, pero que sirve de contrapeso a la tendencia natural de una organización con ánimo de lucro de anteponer su negocio al resto de factores, humanos y éticos incluidos.

«Ahora bien, otra cosa es ese supuesto hacktivismo cuyo único objetivo es hacer daño a X persona u organización porque interesa a un colectivo específico.

«Un elemento de presión que resulta incómodo, pero que sirve de contrapeso a la tendencia natural de una organización con ánimo de lucro de anteponer su negocio al resto de factores».

«El objetivo del hacktivismo debe seguir estando alineado con la filosofía hacker de compartir y aportar a toda la comunidad. De servir de canal de expresión de los retos, riesgos y desigualdades que se produzcan.

«Alguien que se dedica a publicar millones de datos personales de ciudadanos robados de una base de datos de una corporación, por muy malvada que sea supuestamente ésta, no es hacktivista. Es un cibercriminal«.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.