Novedades

Hace 20 años VW hizo algo extraordinario y ahora lo celebra

Cuando a principios de siglo, la lucha entre los compactos deportivos estaba en su máximo auge, en VW dieron un golpe sobre la mesa con un modelo que nadie podía igualar. Por eso dejó tanta huella.

Imagen del VW Golf R32 y el Golf R 20 aniversario

No estaba nada mal el panorama en cuanto a compactos deportivos -los conocidos en el mundo anglosajón como ‘hot-hatches’- hace unos 20 años. Era la época de modelos como el Seat León Cupra R, el Audi S3, el Ford Focus ST, el Renault Mégane RS… y, por supuesto, el VW Golf , que esos momentos se veía superado por su competencia, que tenía versiones claramente por encima de los 200 CV, mientras que el mítico compacto alemán, aunque bien situado, se quedaba en los 204 CV de su versión más prestacional.

Así que, en 2002, la firma alemana puso las cosas en su sitio lanzando el conocido como Golf R32. Se podría pensar que estaba llamado a ser la referencia del segmento de los compactos -como así fue-, pero es que por sus características técnicas y tecnológicas parecía un coche de un segmento superior del mercado, que ofrecía una serie de cualidades inéditas en su categoría.

Por poner un ejemplo, el ’32’ de su nombre hacía referencia a la cilindrada de su motor, 3.2 litros V6 para una potencia final de 241 CV; no es la primera vez que un compacto ofrecía seis cilindros -de hecho, el propio Golf tenía la variante 2.8 V6 en su gama; un motor que también llevó el primer León Cupra… y BMW también ofrecía su Compact con versiones tan ‘refinadas’-.

Imagen Golf R 20 aniversario por dentro

Pero sí que era la primera vez que ese motor se podía combinar -en opción- con una sorprendente cambio automático de doble embrague y seis velocidades; su tecnología, con un embrague para las marchas pares y otra para las impares, prometía un rendimiento y funcionamiento sorprendentes, con unas transiciones rapidísimas. Una idea tan extraordinaria que, poco a poco, fue copiada por casi todas las demás marcas.

Y no solo eso: este iba a ser el Golf más eficaz -que no el más radical- de la historia, pues lucía un aspecto claramente diferenciado de cualquier otra versión -con un kit aerodinámico muy vistoso, las bonitas llantas multi-radio o la doble salida de escape en posición central, pero con las bocas separadas-.

Además, no le faltaba un sistema de tracción total de tipo Haldex -que, en circunstancias normales, como una carretera seca y en buen estado y a velocidad constante, envía la fuerza del motor al eje delantero… y cuando éste pierde tracción, manda fuerza al eje trasero- Así que, con esos mimbres, terminó convirtiéndose en un modelo muy deseable y que, incluso, a día de hoy sigue teniendo muy buena cotización.

Ahora, 20 años después, en la gama Golf sigue existiendo una variante ‘R’, aunque ha perdido la denominación numérica -de hecho, la perdió a raíz de la llegada de la sexta generación del Golf- porque aunque siga encumbrado en lo más alto de la gama Golf, el concepto ha cambiado, no de manera drástica, pero sí apreciablemente.

Se mantiene el tipo de tracción, el cambio automático, un aspecto exterior personalizado… pero, por ejemplo, la mecánica atmosférica dejó su paso a un tetracilíndrico 2.0 turbo -uno de los motivos para no volver a poner un número en el nombre del coche, por aquello de que ‘R20’ hubiese sonado como uno o varios pasos atrás respecto a ‘R32’-.

Y aunque diferenciado de las variantes menos potentes, su imagen exterior también resulta ahora menos discreta. Entre eso y que en su actual generación -la octava- el modelo dispone de 320 CV, parece que VW tiene bien cubierto el flanco de los compactos deportivos.

Sin embargo, aprovechando la ocasión de este 20 aniversario, y después de haberse vendido más de 260.000 unidades del Golf con esa letra, la firma germana ha decidido presentar una serie muy especial de su ‘R’. Una variante potenciada y afinada, uno de esos coches que, con el paso del tiempo, hará las delicias de muchos coleccionistas. Su nombre es, precisamente, Golf R ’20 aniversario’, cuya hoja de servicio comienza con un dato contundente: motor 2.0 turbo de 313 CV; es decir, el Golf más potente de la historia.

De por sí, ese dato ya le otorgaría la suficiente exclusividad al modelo, pero hay otro dato igual de significativo: el vehículo solo estará disponible durante aproximadamente un año, es decir, hasta mediados de 2023. También pretende ser el Golf con más ‘carácter’ y, en ese sentido, se han acometido varias medidas. Por ejemplo, el sonido es pieza clave, gracias a que desde el momento del arranque el coche ya deja notar, con el motor revolucionado hasta las 2.500 vueltas y dejándose escuchar a través del cuádruple escape de Akrapovich.

Llamativo -aunque intente ser discreto-

La apariencia también es algo primordial en este tipo de coches; por eso, este Golf lleva llantas de 19″ con detalles en azul -aunque se pueden pedir en negro-, un gran spoiler sobre la luneta trasera con detalles en azul… y, eso sí, la única posibilidad de elegirse en carrocería de cinco puertas. En el interior, aparece algo inédito en un VW: inserciones en carbono auténtico. Además, el logo con la ‘R’ en azul aparece en el volante y en el mando de la llave.

Imagen Golf R 20 aniversario tres cuartos trasero

De serie se incluyen unos buenos asientos tapizados en piel de napa-carbón, disponen de regulación eléctrica y climatización. El volante deportivo añade unas levas de mayor tamaño para el manejo del cambio secuencial.

Lógicamente, la puesta a punto es algo básico en modelos de este tipo. Entre los detalles interesantes, el selector de modos de conducción cuenta con dos posiciones adicionales. Una se llama ‘Special’ y aseguran que se puso a punto para utilizarse en el circuito del Nürburgring-Nordschleife.

Eso quiere decir, que está pensado para que el coche ruede en los trazados más exigentes y que, para ello, se han ajustado elementos como la propia tracción total. Y luego está el modo ‘drift’ que, como su nombre indica, está pensado para favorecer el derrapaje y que, por lógica, solo se debería utilizar en trazados cerrados al tráfico.

De momento no se sabe el precio oficial en España, pero como referencia se sabe que en Alemania cuesta casi 3.900 euros más que el Golf R ‘normal’. De mantenerse ese diferencial, querría decir que el ’20 aniversario’ sería el primer Golf en ponerse por encima de los 60.000 euros.

Llevo años dedicándome al mundo del motor; porque me gusta, porque es el único que he practicado y porque es un sector que no deja de evolucionar. Me gusta buscar la noticia -a veces es ella que me encuentra-, soy cotilla por naturaleza y creo que la exclusiva la puedes hallar muchas veces en el sitio más inesperado.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.