Empresas

Green NCAP: ¿de qué sirve un coche limpio si no es seguro o ciberseguro?

Green NCAP es un organismo que tiene como objetivo valorar a los vehículos por sus emisiones contaminantes, de tal manera que sirva para incentivar a las marcas para fabricar modelos más eficientes. Pero, ¿con qué criterio selecciona estos vehículos?

Imagen a vista de drone de un coche circulando por una carretera

Después de EuroNCAP llega… Green NCAP; un consorcio de organismos, gobiernos europeos, clubes del automóvil y asociaciones que tienen como objetivo valorar a los vehículos por sus emisiones contaminantes, de tal manera que sirva para incentivar a las marcas para fabricar modelos más eficientes.

¿Qué es Green NCAP?

Se definen con una “iniciativa independiente que promueve el desarrollo de automóviles limpios, energéticamente eficientes y no dañinos para el medio ambiente. Su objetivo es mejorar la calidad del aire que respiramos, maximizar el uso de los recursos utilizados para el transporte de pasajeros y reducir el calentamiento global”.

¿Cuál es su misión?

Efectuar una serie de pruebas propias que, según el organismo, son complementarias a las que, por ley deben cumplir los vehículos que se venden en los países europeos. Es decir, que para conseguir una buena nota no basta con que el coche se ajuste a la ley en materia medioambiental -algo que hacen todos para conseguir la homologación que permita su venta-, sino que debe ir un paso más allá.

Por supuesto, para lograr una buena calificación es vital que los coches dispongan de la última tecnología tanto mecánica como de dispositivos que ayudan a reducir el consumo; algo especialmente visible en los híbridos, híbridos enchufables y modelos completamente eléctricos.

¿Qué valoración hacen?

A partir de ahí, se van concediendo las ‘estrellas Green NCAP, hasta un total de cinco. Por ejemplo, la máxima calificación implica que el coche analizado ofrece un “excelente rendimiento general” porque es capaz de consumir muy poco -combustible o energía si es un eléctrico-, al tiempo que emite poca cantidad de sustancias contaminantes y gases de efecto invernadero. Asimismo, cuenta con todo tipo de tecnologías para conseguir lo anteriormente descrito.

¿Qué coches se prueban?

Se opta en un principio por probar los vehículos más populares y con sus diferentes motores. Han probado vehículos gasolina, diésel, híbridos y completamente eléctricos. Como curiosidad, entre los modelos con motor de combustión, prefieren unidades “rodadas unos miles de kilómetros” para que, por ejemplo, el catalizador ya funcione con su máxima eficacia. Para ello recurren, por ahora, a coches de empresas de alquiler.

¿Qué tipo de pruebas se llevan a cabo?

Por un lado, los coches son sometidos a pruebas de laboratorio -situados en los países con entidades y organismos que componen GreenNCAP: Alemania, Reino Unido, Italia, España, Italia…-. Según este organismo, un laboratorio permite realizar pruebas en un entorno muy controlado para medir emisiones de todo tipo de gases: HC, CO, Nox, CO2, consumo de combustible o kilowatios…

Imagen de un VW Golf realizando pruebas en un laboratorio

Por otro lado, se lleva a cabo una prueba en carretera abierta utilizando equipos portátiles de medición. También llevan a cabo una prueba que denominan ‘de resistencia a la conducción’, ya que entienden que es uno de los factores que más influyen en el consumo del vehículo. En dicha resistencia intervienen la aerodinámica, la masa del vehículo y la resistencia a la rodadura de los neumáticos.

¿Quiénes están detrás?

Clubes de automovilistas como el ADAC alemán o el ACI italiano, organismos como la Federación Internacional de Automovilismo -FIA-, gobiernos como la Generalitat de Cataluña… Y, por supuesto, dispone del respaldo de EuroNCAP.

¿Algo que mejorar?

La idea es muy buena, pero hay un aspecto que se debe mejorar. Y es que aunque se trate de llevar a cabo las mediciones de todos los coches con la máxima igualdad de condiciones, en realidad es imposible por varios motivos.

El primero, porque, de momento, los vehículos que utilizan proceden de empresas alquiladoras, y es casi imposible que los coches escogidos hayan tenido un trato similar por parte de los conductores que los hayan utilizado, el mismo número exacto de kilómetros… Será necesario una comprobación previa de la unidad probada para ver que su estado mecánico es el óptimo para llevar a cabo la prueba.

El segundo, que las pruebas llevadas a cabo en carretera abierta tampoco van a ser nunca exactamente iguales para todos los vehículos, porque cada uno se encontrará condiciones ambientales diferentes -temperatura, presión atmosférica…-, intensidad de tráfico variable, el conductor no será siempre el mismo ni conducirá igual…

Por otra parte, este organismo vela por la salud de las personas, pero se olvida de contemplar -como ya les sucede también a las pruebas realizadas por organismos como EuroNCAP, NHTSA o IIHS- si esos coches resultan vulnerables frente a ataques e intrusiones.

Es decir, no se puede saber si cumplen un nivel mínimo de ciberseguridad tanto desde el punto de vista de la vida privada de los pasajeros, como desde el punto de vista de su seguridad física. En Europa, en estos momentos, esa medida tan sólo es planteada por EUROCYBCAR.

El criterio de selección de los vehículos no debería basarse solamente en que son populares, sino también en que sean seguros -que, en caso de accidente, sus diferentes sistemas ofrezcan la máxima protección a los pasajeros- y ciberseguros –que estén protegidos para evitar que un cracker pueda acceder de forma sencilla a los datos personales de los usuarios del coche o alterar el funcionamiento de un sistema de seguridad y provocar un accidente-. Por tanto, que hayan superado con nota las pruebas de EuroNCAP y EUROCYBCAR.

Avatar
La redacción de HACKERCAR la componen periodistas que trabajan en colaboración con expertos en tecnología y ciberseguridad. Hablamos de vehículos, de movilidad, de consejos... y también nos gusta el formato audiovisual. ¿Tienes algún tema que te gustaría que tratásemos o investigásemos? Escríbenos a redaccion@hackercar.com

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.