Empresas

¿Ha recibido un golpe el “streaming” del deporte del motor?

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha emitido una resolución por la que obliga a Movistar y DAZN a modificar el contrato por el que comparten contenidos de deporte como la Fórmula 1. ¿Golpe u oportunidad para las plataformas de "streaming"?

Mercedes W12 tres cuartos frontal Lewis Hamilton

El auge del streaming ha llevado a que muchos derechos deportivos estén en poder de este tipo de plataformas… En España, es el caso de Dazn con competiciones como el campeonato de MotoGP.

Si eres cliente de los paquetes Fusión más completos de Movistar, puede que a principios de año te alegraras del acuerdo entre Telefónica y Dazn para ofrecer contenidos deportivos. A los diales de Movistar TV se incorporaban cuatro canales con los deportes de la plataforma de streaming; a cambio, Movistar cedía a Dazn los derechos de la Fórmula 1, renombrando su canal como “DAZN F1”.

¿Cuál es el problema?

Pues bien, siete meses después, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha emitido una resolución al respecto. Con ella, exigen la modificación de tres aspectos del acuerdo. Básicamente, la CNMC dictamina que Movistar no puede proporcionar la Fórmula 1 hasta 2023 a DAZN en exclusiva, teniendo que ofrecérsela por igual a otras plataformas como mayorista; tampoco le puede impedir a DAZN llegar a acuerdos con ellas para distribuir sus propios contenidos.

Asimismo, el organismo advierte de que los costes de los derechos de emisión de contenidos deportivos deben repartirse proporcionalmente entre su titular y los operadores que los contraten como minoristas; es más, su resolución indica que los usuarios que contraten paquetes de Movistar con contenidos de DAZN, también computarán como clientes de esta última. Está claro que a la CNMC no le agrada la alianza entre las dos plataformas para concentrar prácticamente toda la oferta de deportes.

Contra las prácticas monopolísticas

El origen de este tipo de discusiones con la CNMC está en los compromisos adquiridos por Telefónica después de comprar Digital + en abril de 2015. Para evitar abusos de posición dominante, a Telefónica se le impuso la comercialización de los canales Premium –los que ofrecen deportes en exclusiva, estrenos, etc.- como mayorista; en este sentido, recordemos que el canal Movistar F1 estuvo presente en la parrilla de Vodafone hasta el 2017. La CNMC también fijó el acceso no discriminatorio de sus clientes a los contenidos de operadores ‘over the top’ -OTT-. Estas compañías son las que, como DAZN, emiten contenidos por streaming en Internet; y, por lo tanto, no responden al modelo de televisión o telefonía de los operadores convencionales.

Asimismo, la CNMC también ha intervenido en las condiciones impuestas por Telefónica en su última campaña de venta y alquiler de smartphones, lanzada el pasado 11 de abril. Desde ese día, por sólo tres euros más al mes, los clientes de Movistar Fusión pueden arrendar un teléfono móvil… pero con unas condiciones de permanencia que abarcan 36 meses. En consecuencia, se impide a estos consumidores la suscripción a otros servicios de televisión de pago, lo que tampoco ha gustado a la CNMC. Ésta ha exigido la introducción de “ajustes en las condiciones comerciales de estos productos para adecuarlas a los compromisos”, y que Movistar comunique dichas modificaciones a sus clientes. Telefónica ha anunciado que recurrirá todas estas decisiones del organismo regulador.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.