Novedades

GLA 2020: el último ‘inteligente’ de Mercedes

La gama de los Mercedes 'GL' se completa con la parte inferior con el GLA, el modelo de acceso a los SUV de la firma alemana. Este modelo, como sucede en los Clase A y B, se vuelve más tecnológico y sofisticado.

Imagen de un Mercedes GLA gris tres cuartos delantero

Cuando Mercedes lanzó la primera generación del Clase GLA, era algo así como la versión ‘crossover’ del anterior Clase A. Es cierto que tenía una estética diferenciada, pero lo cierto es que por altura o cualidades off road no era un producto mucho más aconsejable para circular por campo, así que centraba la mayor parte de su atractivo en la estética, para que los clientes lo eligieran a él en vez de al clásico compacto, como el mencionado Clase A.

Sin embargo, el nuevo GLA -que la propia Mercedes sitúa por debajo del GLB y como su alternativa ‘deportiva y orientada al estilo de vida’- se presenta mucho más madura, con más aspecto de SUV -entre otras cosas porque, respecto a su antecesor, ahora mide 1,61 m, es decir, ha crecido cerca de 11 cm… aunque la longitud prácticamente se mantiene sin cambios: 4,41 m por 4,42 del modelo saliente- y, como era de esperar, con muchos avances en materia de conectividad, infoentretenimiento y asistentes a la conducción.

Exteriormente, lo más significativo es su aerodinámica carrocería -con un Cx de 0,28- y el empleo de unos llamativos faros de leds con iluminación inteligente -permiten circular con la luz larga de manera continua, creando zonas de sombra sobre el resto de vehículos para no deslumbrarles-.

Imagen interior del nuevo Mercedes GLA 2020

Como suele suceder en los Mercedes de nueva generación, el interior respresenta un cambio enorme frente al modelo anterior. Mientras que el anterior, aunque con toques originales, contaba con un salpicadero ‘analógico’, con sus teclas y relojes de agujas, en la nueva generación todo pasa a ser completamente digital. El mejor ejemplo es la doble pantalla -herencia de los Clase A y Clase B- que, en sus variantes más completas, es el resultado de unir dos pantallas de 10,25″ -el equivalente a 26 cm en diagonal cada una-.

La situada tras el volante hace las veces de instrumentación y resulta totalmente configurable, tanto por diseño general -con un modo más clásico, otro deportivo, otro ‘ecológico’- como por la información que puede contener. En la consola central hay espacio para el sistema de infoentretenimiento MBUX, incluido de serie; alimentado por una potente computadora, permite acceder a multitud de las funciones del coche: navegador -con realidad aumentada-, equipo de sonido, telefonía, protocolos Android Auto y Apple Car Play…

Tampoco falta el asistente virtual: una especie de ‘Siri’ con el que puedes interactuar para preguntar cualquier tipo de duda, enviarle órdenes y que el coche te obedezca y lleve a cabo determinadas acciones -por ejemplo, puedes decirle que tienes frío y subirá la temperatura o pedirle que te lleve a un determinado destino para que introduzca la dirección en el sistema de navegación-.

Tampoco faltan los asistente a la conducción de nueva generación; Mercedes asegura que son un ‘apoyo cooperativo’ para el conductor, lo cual es una buena forma de alejar al vehículo de que es un coche ‘semi-autónomo’. Entre los elementos que puede incluir este GLA destacan el sistema de frenado automático de emergencia, el avisador de presencia de vehículos en el ángulo muerto de los retrovisores, el sistema de mantenimiento dentro del carril, el control de velocidad inteligente con función para circular en atascos -y que utiliza la información de la cartografía del navegador para ajustar su velocidad automáticamente en caso de aproximarte a un peaje o llegar a una rotonda-…

Imagen de un Mercedes GLA gris tres cuartos trasero

Este coche, incluso, es capaz de advertir que estás sufriendo una emergencia al volante para detener el coche a un lado de la carretera y llamar al 112; asimismo, puede ayudarte, ante una situación de riesgo en la que puedes chocar contra un obstáculo, a realizar una maniobra evasiva.

Motores: de momento, lo convencional

En un primer momento, el modelo se va a ofrecer con dos mecánicas de gasolina. Como punto de partida estará el GLA 200, una variante equipada con el mismo propulsor 1.3 turbo de 163 CV -compartido con el Mercedes Clase A, pero también con otros modelos de Nissan y Renault- con la que este coche alcanza los 210 km/h y acelera de 0 a 100 km/h en 8,7 segundos. Este modelo se ofrecerá con un cambio automático de siete velocidades y tracción delantera -en opción, tracción total-.

Por encima, desde el principio, habrá una variante deportiva firmada por AMG: se denomina 35 4MATIC AMG y dispone de un propulsor 2.0 turbo de 306 CV, cambio automático de ocho velocidades y tracción a las cuatro ruedas. Esta combinación le permiten alcanzar los 250 km/h de velocidad máxima y acelerar de 0 a 100 km/h en tan sólo 5,1 segundos. Más adelante llegarán nuevas versiones intermedias, así como una versión híbrida enchufable basada en la que van a disponer, en breve, los Clase A y Clase B.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.