El blog de Demonito Expertos HC

Geolocalización: así saben dónde estás en cada momento

GPS, wifi, bluetooth, antenas... y hasta con la batería de tu móvil. Mi nombre es DeMonito y te explicaré qué puedes hacer para evitar estar siempre triangulado.

Foto de unos prismáticos sobre una mesa
Foto: VisualHunt

¡Se llevan a la chica! 

Menuda rubia despampanante, con zapatos de tacón y embutida en un traje muy caro. La han metido en el coche y se han dado a la fuga. El policía súper intrépido, en el ultimo segundo, da un salto acrobático para esquivar el coche y le lanza, medio cayéndose, un dispositivo que, gracias a su súper-imán, se queda pegado al coche. Se trata de un rastreador GPS. Ahora, el policía solo debe seguir su rastro hasta una nave abandonada en un puerto, acabar con todos, rescatar a la chica y… ya sabemos cómo acaba porque, ¿quién no ha visto nunca una película de súper-espías?

Hoy día, no hace falta que te peguen un rastreador GPS al coche para saber donde estás en cada momento. Tú mismo lo llevas en el bolsillo y compartes tu posición todo el tiempo y, además, gratis. ¿Estás pensando que eres de los que desconecta el GPS del móvil? ¡No me hagas reír!

Siempre triangulado

Vamos a pensar, por un momento, en lo que pasa cuando te subes al coche. Tu proveedor de telefonía te tiene localizado constantemente. Tu teléfono está siempre triangulado, gracias a tres antenas de telefonía, que permiten conocer tu posición exacta. Personalmente, creo que esto es positivo, siempre que se utilice con un buen fin. Por ejemplo, hace poco hemos visto en las noticias que la policía pudo trazar el camino que siguió una chica raptada gracias al posicionamiento de su teléfono. 

Ahora bien, en tu coche, y sin que te des cuenta, comienza un mundo de conversaciones entre tu móvil y todo lo que tiene alrededor. Sin contar, claro, con que has encendido el Bluetooth para conectar el manos libres. En ese momento, el teléfono empieza decir “¡Hola!” a todo dispositivo Bluetooth que se encuentre cerca. Pero lo peor no es eso: al salir de casa, es probable que olvidaras cortar la conexión wifi. Así que, hasta que llegues a tu destino, el teléfono irá, continuamente, gritando “¡Hola, soy el móvil de ‘nombre y apellidos’! ¿Hay alguien ahí?”.

Mapa de redes wifi

Pensarás que esto no tiene repercusión alguna; nada más lejos de la realidad. ¿Recuerdas el famoso coche de Google que iba haciendo fotos por todas las calles de España? ¡Qué favor le hizo a la humanidad con Google Maps (y qué poca gracia tuvo que hacerle a los de la guía Michelin)!

Pero… ¿qué ocurre si también hicieron un mapa de las redes wifi de España? ¿Para qué, si no, quieren las apps que instalas en tu móvil tener acceso al wifi? Simple y llanamente, para tener una visión clara de tus pasos gracias a las redes a tu alrededor.

Un ejemplo: sales de tu casa y, como no has desactivado la conexión wifi, tu móvil se comunica con la red gratuita del bar de abajo; sigues caminando y, al alejarte, deja de comunicarse; pero, automáticamente, se comunica con la de la cafetería; a la vuelta de la esquina, a la de la biblioteca; etc. De esta forma, las grandes empresas tecnológicas -como Google o Facebook– tienen muy fácil mapear tus pasos según dialogas con las redes wifi.

Conocer tus gustos… y tus secretos

Si esto lo multiplicas por las decenas de millones de móviles que hay en España, ahí tienes tu mapa de redes wifi para tenerte localizado, saber con quién estás en un momento preciso, con quién te juntas, con quién duermes, qué comes, qué bebes, la marca de tu coche, si tienes dinero o si te las ves y te las deseas para llegar a fin de mes, si haces deporte o dónde vas de vacaciones.

Con esta información, las empresas pueden conocer tus gustos -y, también, tus secretillos-, para ofrecerte publicidad de los productos que mejor se adapten a tu perfil. O, como se dice que ocurrió en las últimas elecciones presidenciales de EE.UU., para adaptar la publicidad de la campaña a la manera de pensar y el posicionamiento social de cada elector. 

Dibujo animado en el que aparece un mono montado en un descapotable rojo

Para terminar de liarte en cuanto a lo que geolocalización se refiere, los gigantes de la tecnología, el marketing y la publicidad se guardan más de un as en la manga. Por ejemplo, conocer tu posición a través de tu consumo de batería. ¿Recuerdas las tres antenas de antes?

Cuanto más lejos de una antena está un teléfono, más batería gasta para emitir una señal continua de comunicación. De esta forma, si sé a qué antenas te estás conectando y cuánto estás gastando de batería, es posible triangularte en un sitio concreto con varios metros de precisión.

Cómo protegerte

Así que, si eres de los que piensan que cortando el GPS del móvil eres invisible, estás muy equivocado. La primera regla para proteger tu vida privada es estar desconectado. Es decir: acuérdate de apagar el wifi y el bluetooth de tu móvil cuando no lo necesites. Otra opción es utilizar un servicio VPN. Se trata de redes legales que, al conectarte a internet con un dispositivo móvil, muestran como dirección IP el nombre de una empresa ubicada en cualquier parte del mundo.

Así, ni los navegadores de las webs podrán localizar tu posición exacta, porque estarás utilizando una especie de ‘nombre falso’. Irás con tu coche de casa al trabajo y tu teléfono dirá que estás en Alemania, Pekín o Papúa Nueva Guinea. Un consejo: asegúrate que tu aplicación VPN tiene la opción de kill-switch, que desconecta internet de tu móvil si, por alguna incidencia, se corta el servicio VPN. 

Un abrazo y recuerda que… ¡en wifi apagado, no entran moscas!

Tal y como se definen en su propia web, el corazón de 'deMonito' son tres valientes que van a cambiar las reglas del juego de la ciberseguridad enseñando a grandes y pequeños cómo proteger sus vidas privadas en Internet. Ellos han decidido "crear nuestro propio rebaño en Internet bien protegido fuera del alcance de los lobos que dirigen esta sociedad! ¿Su misión? Llegar, acompañar y quedarse en el día a día de aquellas personas que deseen empezar a proteger o mejorar la protección de su vida privada y la de los suyos. Ingeniero a base de tortas -sin título-, trabajo como jefe de proyectos y analista de infraestructuras senior experto para una firma de maquinaria norte-americana. Al frente de deMonito... estoy yo: Daniel Aranda. Me llamo a mí mismo informático bombero-generalista, experimentado en urgencias y emergencias en infraestructuras en entornos de fabricación. Mi trabajo muchas veces empieza cuando nadie sabe que más hacer. Practico la doctrina de la planificación, la organización y la gestión de equipos de respuesta frente a incidentes informáticos. Vivo pegado a un ordenador y la palabra multitasking se me queda chica. Personalmente, podría encuadrarme dentro de alguna de las acepciones de la palabra hacker, pero prefiero definirme como conocedor en infraestructuras informáticas y obseso en prevención cibernética personal o lo que es lo mismo, ciber-guardaespaldas.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.