Tecnología HC

Geely emplea metanol como combustible para propulsar sus vehículos

Parece que la electrificación total no será un proceso rápido; por eso, durante esa larga transición hay que buscar fórmulas que reduzcan el CO₂ en los motores de combustión. Esta es la que propone Geely: el metanol.

Imagen de modelo de Geely

En la actualidad, el sector de la automoción está pasando por un cambio tecnológico sin precedentes. La electrificación -ya sea completa o combinadada con la combustión, es decir, la hibridación- está dando sus frutos y a medida que el tiempo avanza, los usuarios están más comprometidos a la hora de adquirir vehículos que respeten al medio ambiente, que sean más económicos a la hora de mantenerlos y que el ‘combustible’ que empleen no genere efecto invernadero.

Los vehículos eléctricos e híbridos, en todas sus vertientes, están aumentando de manera exponencial, además de que las infraestructuras de recarga siguen en aumento. Por ejemplo, según el Gobierno Foral de la provincia de Navarra, uno de cada diez automóviles nuevos que se han vendido en aquella región durante los dos primeros meses de 2022 han sido eléctricos puros.

Pero, por otro lado, nos encontramos a una gran mayoría de usuarios que no quieren dejar los motores ‘clásicos’ de lado, y, para ello, existen nuevas investigaciones y desarrollos que se centran en mejorar, en la medida de lo posible, la eficiencia de los Motores de Combustión Interna -MCI- y reducir las emisiones mediante el empleo de biocombustibles, como el equipo Prodrive BRX, el cual utiliza durante todo la Copa del Mundo FIA de Rallies Cross Country un biocombustible que permite reducir las emisiones al 80%.

Por todo ello, Geely, fabricante chino que posee dentro de su grupo automovilístico marcas icónicas como Volvo o Lotus, ha desarrollado el metanol como combustible alternativo para los motores de combustión, sin utilizar en ningún momento compuestos petrolíferos.

Con el objetivo de homologar este combustible para Europa, han empezado las pruebas en Dinamarca en el mes de marzo con el apoyo del Gobierno Danés, con tres vehículos de la marca, dos sedanes y un camión, estableciendo un periodo de prueba durante 15 meses.

Este nuevo método para propulsar los vehículos ya ha sido testeado también en China, cumpliendo en todo momento con los estándares de emisiones del país. Es más, el fabricante ya ha lanzado más de 20 vehículos propulsados a metanol en aquel país oriental.

Lo interesante es que este combustible permite reducir drásticamente las emisiones, entre un 70%, comparando con modelos de gasolina. En las pruebas anteriores realizadas en suelo europeo, en concreto en Islandia, consiguieron un promedio de emisiones de 46 gramos de CO₂ por kilómetro; un valor excepcional si tenemos en cuenta que modelos particularmente eficientes, como un Toyota Yaris Hybrid, está casi en el doble con 87.

También otro aspecto relevante, es que este combustible se puede conseguir a través de fuentes sostenibles como el hidrogeno. Según un informe reciente de la Agencia Internacional de la Energía Renovable, se comentaba que “es un combustible versátil que se puede utilizar en motores de combustión interna y en vehículos y barcos híbridos y de pila de combustible. Además, es un líquido a temperatura y presiones ambientales, por lo que es fácil de almacenar, transportar y distribuir. Es compatible con la infraestructura de distribución existente y se puede mezclar con combustibles convencionales”.

Según explica Eric Lim, director de Geely Holding Group: «El metanol obtenido de fuentes renovables y ecológicas es el camino más realista y efectivo hacia la reducción de emisiones y lograr la neutralidad en carbono. Las ventajas del metanol no solo son teóricas y se han demostrado durante décadas a lo largo del mundo. El metanol como opción de combustible ofrece al mundo un camino hacia un futuro más sostenible y ecológico».

En el maratón que se está realizando de manera constante entre los grandes grupos automovilísticos para poder alcanzar la neutralidad de carbono, el metanol pisa fuerte para ser otra alternativa que además permita no perder a los motores de combustión.

Las únicas dudas que surgen, es la disponibilidad de la infraestructura y la logística que se necesitará si este nuevo combustible se certifica apto a nivel europeo. Veremos como avanza y si realmente consigue plantar cara a las nuevas tendencias como la electrificación.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.