Novedades

Ford Puma y Ford Kuga 2024: ¿Por qué cambian los dos modelos más vendidos de la marca?

En muchos aspectos, las marcas resultan muy conservadoras... como, por ejemplo, a la hora de renovar un modelo de éxito. Por eso, dentro una gama, suele ser un proceso que se hace de forma escalonada. Sin embargo, los nuevos Ford Puma y Ford Kuga 2024 han cambiado 'de golpe' y al mismo tiempo.

Imagen de los nuevos Ford Puma y Kuga 2024

Ford Puma y Ford Kuga 2024: La marca estadounidense ha comenzado el año con fuerza. Y es normal. El mercado de hoy es ‘SUV’; contar con vehículos de este tipo te garantiza que consigas el éxito, sobre todo si ofreces varias alternativas en distintos tamaños, con diversos enfoques -más práctico, más coupé, más ‘aventurero’…-. Hay marcas, como Renault, que lo han llevado al extremo y, de hecho, con apenas una diferencia de longitud de apenas medio metro, ofrecen hasta siete posibilidades. Otras, por el contrario, ‘se lo fían’ todo a dos modelos… como es el caso de Ford. En concreto, a los mencionados Puma y Kuga.

Y lo cierto es que la jugada les ha salido bien, pues ambos modelos han conseguido emplazarse por encima de los Fiesta y Focus, que podríamos definir como sus hermanos ‘de tipo turismo’ y que aún siendo claramente más baratos, no han conseguido seguir el ritmo de los SUV.

Pues bien, la marca estadounidense se marcó en el calendario el año 2024 como un momento clave para actualizar ambos coches; y lo ha hecho tan rápido que en tres semanas hemos conocido los nuevos Ford Puma y Ford Kuga 2024. Lo cierto es que en HackerCar veníamos contando hace algún tiempo que en el aspecto multimedia, Puma y Kuga sí que dejaban notar el paso del tiempo, sobre todo si se les comparaba con otros modelos de la gama, como el Mustang Mach-E o, sobre todo, con el Focus, que siendo más veterano que los mencionados SUV, ya disponía de un apartado de info-entretenimiento más cuidado.

Imagen tres cuartos delantero del nuevo Ford Puma 2024

Afortunadamente, la marca ha reaccionado y ha puesto al día ambos modelos; es cierto que hay cambios estéticos y mejoras mecánicas, pero donde más se aprecian los cambios es de puertas adentro: en los habitáculos. De hecho, incluso cambian radicalmente, sobre todo en el Puma. Analizamos a continuación cómo son los nuevos Ford Puma y Ford Kuga 2024.

Ford Puma: No crees lo mucho que cambia… hasta que subes dentro

Al primer golpe de vista, parece que el Puma ha ‘sufrido’ el clásico y somero restyling, a base de cambiar algo su apariencia exterior con nuevos paragolpes, llantas o colores entre los que elegir. Y eso es cierto, porque ahora aparece un color llamado Gris Cactus y diferentes llantas de hasta 19″. Además, se actualizan los faros delanteros y sus luces diurnas, mientras que el logo de Ford también cambia de apariencia.

Sin embargo, es en el interior donde casi se podría hablar de un modelo completamente nuevo. Un cambio radical y, desde el punto de vista tecnológico, un salto a mejor. Las modificaciones son tan profundas en este sentido, que cuesta pensar que se trata del mismo coche, porque se ha cambiado todo. El salpicadero, la consola central, el volante, la instrumentación, la parte multimedia, los tapizados, inserciones, materiales, el diseño interior de las puertas, la ubicación de las salidas de aire…

A simple vista, podríamos decir que lo menos cambia es el freno de mano, que sigue siendo por palanca -curiosamente- o el generoso apoyabrazos central entre los dos asientos delanteros -que, eso sí, ahora es deslizante-. Hay cosas un poco ‘chocantes’, como el volante de dos radios y achatado tanto por arriba como abajo. Luego está el vistoso cuadro de mandos completamente digital y con un tamaño considerable, gracias a sus 12,8″. Se trata de una instrumentación bastante configurable, con gráficos muy nítidos y pensado para ofrecer mucha información al conductor.

Se han centrado en lo multimedia

Pero no hay duda que lo más interesante es la nueva parte multimedia. Los Ford Puma y Ford Kuga 2024 recibe el sistema SYNC4 y, según versiones, pasa a disponer de un dispositivo con pantalla táctil de hasta 12″. La gran pantalla ‘lo engloba todo’, incluyendo los controles de la climatización -en la zona inferior del display; engloba también los de la calefacción de los asientos-, dejando un salpicadero despejado, donde apenas quedan botones para el control del volumen, la desconexión del stop/start, la activación de las cámaras de ayuda al aparcamiento y el del limpiaparabrisas térmico.

El nuevo dispositivo aseguran que tiene el doble de potencia de procesamiento que la versión anterior, lo cual se traduce en más rapidez, transiciones entre menús y pantallas más fluidas o que, incluso, puede ir aprendiendo de los usos y hábitos del conductor para, con el tiempo, ofrecerle sugerencias relacionadas con la navegación o las fuentes de entretenimiento.

También añade un control de funciones por voz mediante lenguaje natural, ofrece Android Auto y Apple Car Play sin cables, dispone de una amplia repisa para recarga inalámbrica de teléfonos compatibles, cuenta con Alexa integrado -el asistente virtual de Amazon- y se mantiene la posibilidad de incluir el equipo de sonido B&O con diez altavoces.

Imagen interior del nuevo Ford Puma 2024

Los motores: Gasolina y todos con una etiqueta ‘ECO’

En este apartado, Ford -con buen criterio- no se ha complicado y mantiene los que son los principales motores del Puma ya conocidos hasta ahora. Bueno, en realidad el ‘mismo motor’, pues todo gira en torno al 1.0 turbo. Con tres cilindros y ahora siempre ligado a la tecnología micro-híbrida de 48V, todos los Puma son etiqueta ECO. La gama se escalona en tres niveles de potencia: 125, 155 y 170 CV. Solo el menos potente se puede con caja manual, el resto son automáticos de siete velocidades.

La versión más potente se asocia al acabado ST. Ese modelo de 170 CV llegó hace algo más de un año para convivir, en aquel momento, con el ST de 200 CV. Ahora, ‘se queda sola’ al frente de la gama. Por lo demás, en el Puma seguirá sin haber diésel, pero sí se anticipa para final de año la llegada de una variante totalmente eléctrica, denominada Puma Gen-E.

En cuanto a las ayudas a la conducción, destacaríamos que el control de velocidad adaptativo ahora puede tener en cuenta información de la vía por la que circula el vehículo y adaptar de forma predictiva el ritmo de la marcha si, por ejemplo, debe tomar una curva o tomar una salida.

Imagen tres cuartos trasero Ford Puma

Por otro lado, el asistente precolisión ‘con aviso de intersección’ es un dispositivo que mejora la seguridad cuando debes encarar un cruce, pues tiene en cuenta el tráfico que pueda venir por las vías laterales, incluso cuando se trata de ciclistas.

Asimismo, hay un conjunto de cámaras 360º para ver todo lo que sucede alrededor de los 4,2 m de largo que mide el coche. Y tampoco faltan los faros delanteros de led matriciales, para circular sin deslumbrar a otros conductores.

Por lo que se refiere a los precios, tomando como referencia el mercado alemán -que, hasta ahora, aplicaba unas tarifas prácticamente idénticas a las de España-, el precio del Puma se ha encarecido unos 1.500 euros al tiempo que las promociones se han rebajado. De esta forma, de los 27.400 euros originales -unos 24.200 euros con promociones- se ha pasado a 28.900 euros -26.400 con rebaja-. En nuestro país es de esperar algún descuento adicional, por lo que podríamos hablar de unos 25.000 euros como punto de partida para un Puma de 125 CV con cambio manual.

Ford Kuga: Siguiendo los pasos del Focus

Como a otros modelos de Ford, al Kuga se le notaba el paso del tiempo, sobre todo, el interior y, más concretamente, en la parte superior de la consola central. Así que justo es ahí donde se concentra el mayor cambio de la gama 2024: en lo relacionado con la parte multimedia. De hecho, se pasa de la anterior pantalla de 8″ a un dispositivo de 13,2″, uno de los más grandes del segmento.

No es solo apariencia: el denominado SYNC4 cuenta con conectividad 5G, resulta el doble de rápido que su antecesor. Por supuesto, permite al vehículo recibir actualizaciones inalámbricas que añaden mejoras al coche según va pasando el tiempo. El sistema también ha simplificado el diseño del salpicadero. Han desaparecido -en los Ford Puma y Ford Kuga 2024- tanto los controles de la climatización como los utilizados en el antiguo sistema de info-entretenimiento.

Imagen tres cuartos delantero del nuevo Ford Kuga 2024

Algunos aspectos interesantes tienen que ver con la navegación. Por supuesto, puede incluir información relacionada con el estado del tráfico. Pero es que también tiene en consideración si el Kuga está tirando de un remolque. ¿En qué sentido? Basta con que se introduzcan las dimensiones del vehículo y el remolque para que la navegación lo tenga en cuenta. De esta forma, evitará zonas con giros muy estrechos, puentes de baja altura…

Dos pantallas… y de las muy grandes

La parte multimedia se combina con el cuadro de mandos digital de 12,3″. No es una novedad, pero terminan por darle al coche un aspecto muy tecnológico y, además, su apariencia es configurable. En el interior, por lo demás, hay espacio para un cargador inalámbrico o equipo de sonido B&O. También un sistema de proyección de datos en el parabrisas, imagen de las cámaras 360º… Por suerte se mantienen características muy prácticas, como los asientos traseros deslizantes o un buen maletero de hasta 553 litros de capacidad.

El Focus también se ha renovado estéticamente, adoptando rasgos en la parte frontal, que se asemeja en partes a la del Focus y a la del Mustang Mach-E. El tamaño no cambia, siguen siendo 4,6 metros de largo, pero es cierto que la apariencia se moderniza. Se nota menos en la parte trasera, donde hay nuevos faros, pero el estilo general aquí no varía.

Imagen interior Ford Kuga
Cambios importantes en los Ford Puma y Ford Kuga 2024

Sí que es nueva la posibilidad de elegir un acabado denominado Active, ya presente en otros Ford. Con él, el modelo adquiere una apariencia más ‘aventurera’. Añade elementos como mayores protecciones de carrocería, una altura elevada respecto al suelo en 10 mm, detalles estéticos específicos… y un modo de conducción adicional denominado Trail Drive.

Uno de los elementos que más cambian en el exterior son los faros delanteros. En su versión más evolucionadas disponen de tecnología de led matricial. Unas luces que disponen de mucha tecnología, como lo demuestran las funciones incluidas.

Entre ellas destacan la de antideslumbramiento de otros conductores, la luz de mal tiempo o la que tiene en cuenta las señales de tráfico para ajustar el haz de luz. No falta un modo de luz predictiva en curvas que tiene en cuenta el trazado de la carretera. Usa datos de la navegación o de la cámara frontal para alumbrar mejor hacia donde discurra la ruta.

Motores: Adiós al diesel y mejora de potencias

Después de 17 años, el Kuga se despide de las versiones de gasóleo. Sin lugar a dudas de las que mejor rendimiento han ofrecido en la historia del modelo. La gama pasará a estar conformada por una versión de gasolina ‘clásica’ -sin electrificación- con el motor 1.5 turbo de 150 CV. Combinado con el cambio manual de seis marchas y la tracción delantera permitirá ofrecer un precio ‘de ataque’.

El resto de versiones son híbridas. Sin duda la más interesante sería la híbrida enchufable, porque ha incrementado su potencia de 225 a 243 CV. La consecuencia: una notable mejora en la aceleración, pues de 0 a 100 km/h emplea 7,3 segundos. Es decir, son dos segundos de mejora frente a su predecesor. Con una autonomía eléctrica de entre 60 y 69 km en ciclo combinado, esta variante solo se ofrece con tracción delantera y cambio automático.

En un punto intermedio queda el híbrido auto-recargable. Tiene una potencia de 180 CV o bien 183 CV en el caso de elegirla con tracción total. Los consumos oscilan entre los 5,3 y 5,7 litros, resultando curioso que la versión 4×4 sea casi un segundo más rápida en el 0 a 100, pues emplea 8,3 segundos, por 9,1 del modelo de tracción delantera.

Imagen Ford Kuga tres cuartos trasero

Le han mejorado la vista

Finalmente, las ayudas a la conducción siguen siendo bastante completas en los Ford Puma y Ford Kuga 2024. El control de velocidad adaptativo -capaz de llegar a detener el vehículo por completo en caso de encontrarse con un atasco- ahora tiene ‘mejor vista’. Ofrece la función de ‘velocidad predictiva. No solo tiene en cuenta la presencia de otros vehículos para controlar su velocidad, sino que también se fija en las curvas, rotondas, salidas o incorporaciones de las autopistas. En todos esos casos, si tiene que reducir la velocidad del coche, le notificará al conductor el motivo por el que lo está haciendo.

Finalmente, el precio del modelo se incrementará respecto al de la actual generación. En la actualidad, parte desde unos 38.000 euros, sin incluir promociones y con el completo acabado ST Line. Lo suyo es pensar que la nueva generación, rondase los 39.000 euros. De hecho, en Alemania arranca en los 39.950 euros, que son unos 1.000 euros más que antes a igualdad de motor y acabado.

Si a eso le añadimos que, de inicio, las promociones no serán tan cuantiosas, cabe esperar que el precio de arranque ronde los 34.000 euros.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.