Prueba a fondo

Faros LED del Renault Kadjar

Los sistemas de iluminación de los coches cada vez hacen mejor su trabajo... y tal vez por eso pasan desapercibidos. En el caso concreto del Renault Kadjar, sus faros funcionan con tecnología LED. ¿Qué nota se merecen?

Imagen tres cuartos delantero de un Renault Kadjar de color azul

Nunca me había gustado conducir de noche. Ni siquiera por autopistas o autovías en perfecto estado y con un trazado poco sinuoso. Sin embargo, la evolución de la tecnología aplicada a los faros de los automóviles ha hecho que la tarea de llevar un coche por vías poco iluminadas cuando ya se ha puesto el sol, me resulte mucho más llevadera.

Sin duda, uno de los principales ‘culpables’ de este cambio de percepción tiene nombre propio y se denomina ‘led’. Estos emisores de luz no sólo son muy potentes: también ocupan poco espacio -de manera que en un mismo faro puedes tener varios de ellos; algo que como verás tiene sus ventajas aparte de favorecer el propio diseño de la parte delantera del modelo-, consumen poca electricidad -y, por lo tanto, el coche tiene que ‘producirla’ en menor cantidad, lo que se traduce en un ahorro de combustible- y permiten añadir, a la clásica iluminación de ‘cortas’ o ‘largas’ otro tipo de funcionalidades -como la de poder encender sólo determinados leds del faro-.

Imagen de uno de los faros delanteros del Renault Kadjar

El Renault Kadjar que nos ocupa es un SUV de tamaño medio que se lanzó a los mercados en el año 2015, pero que a finales de 2018 recibió su primera actualización. Uno de los elementos que permaneció -afortunadamente- fue el relacionado con los faros full led -lo único que cambió fue la disposición de los intermitentes, que pasaron a integrarse con las luces diurnas-. ¿Qué nos han parecido durante la prueba de conducción nocturna los llamados ‘LED Pure Vision’ de este todo camino?

Por estética e integración: Renault ha logrado dar una identidad propia y muy atractiva a su actual gama de modelos. Lo han conseguido, sobre todo, por la personalidad de la parrilla delantera y por los faros en sí, que sin resultar especialmente llamativos, sí que quedan bien integrados y cuentan con una ‘firma luminosa’ atractiva y reconocible en la distancia.

Por eficacia: Estos faros dan un resultado excelente; su luz es clara, con un haz ancho y bien definido. Pocas veces, incluso cuando circulas por autopista, necesitas conectar la luz larga: el alcance de las cortas es más que suficiente para circular con total seguridad, incluso bajo condiciones climatológicas adversas.

Por funciones: De serie en este acabado, el Kadjar cuenta con la función de cambio automático entre luces cortas y largas -la marca lo denomina ‘Luces de carretera automáticas-. El principio de funcionamiento es que, con la ayuda de una cámara situada en la zona del retrovisor interior, el Renault puede detectar la presencia de tráfico cuando circula por la noche.

Imagen del interior del Renault Kadjar

Puede tratarse tanto de coches que van por delante de ti como los que se aproximan de frente; cuando eso sucede, este SUV puede cambiar de luz larga a luz corta para no deslumbrar. El sistema funciona siempre que el vehículo supere los 40 km/h, la luminosidad exterior sea baja -por ejemplo, en una vía de circunvalación bien iluminada no se activará- y, por supuesto, cuando no detecte la presencia de otros vehículos.

Su funcionamiento es correcto, si bien nunca llega a ser tan rápido como un conductor que, circulando por una vía de doble sentido, cambia de corta a larga en cuanto se acaba de cruzar con otro vehículo. Siempre existe un pequeño lapso, de apenas uno o dos segundos; en todo caso, si lo deseas, puedes desactivar esta función. Para hacerlo -y si el coche cuenta con sistema de navegación-, debes entrar desde la pantalla táctil del sistema multimedia en el menú ‘Vehículo’, a continuación ir a ‘Asistencia a la conducción’, posteriormente a ‘Luces de carretera automáticas’ y, a continuación, seleccionar ‘Off’… o de nuevo ‘On’ para que estén activas.

Por lo demás, el Kadjar cuenta con nivelación automática del haz de luz de los faros según la carga del coche. Asimismo, cuenta con lavafaros, que se activan tras tres pulsaciones prolongadas en el mando del limpiaparabrisas. De momento, de lo que no dispone es de faros matriciales, con los cuales podría circular de manera permanente con las luces largas, encargándose el propio vehículo de crear zonas de sombra sobre otros vehículos para no deslumbrarles.

Imagen tres cuartos trasero del Renault Kadjar

También se incluyen en este acabado los faros antiniebla de led, algo que permite que el consumo de energía, según declara Renault, sea seis veces menor que con unos faros halógenos ‘tradicionales’.

¿Cómo es ‘el resto’ del Kadjar que lleva estos faros?

Dispone de un motor 1.3 turbo gasolina de cuatro cilindros, con 140 CV, tracción delantera y asociado a una caja de cambio automática de doble embrague con siete velocidades. Este Kadjar es capaz de alcanzar los 203 km/h, acelera de 0 a 100 km/h en 10,4 segundos y con un consumo medio de 5,9 l/100 km. Con sus actuales promociones, este modelo con el acabado Zen tiene un precio de 23.500 euros.

Este Renault forma parte de uno de los segmentos más exitosos en el mercado europeo actual: el de los SUV de tamaño compacto. Eso significa que, entre otros rivales, el modelo francés tiene que enfrentarse a coches como el Nissan Qashqai, el VW Tiguan, el nuevo Ford Kuga, el Opel Grandland X, el Citroën C5 Aircross, el Peugeot 3008

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.