Informes

¿Acabará la falta de cobre con los coches eléctricos?

Si la demanda de cobre se incrementa tanto como espera la firma S&P Global en su informe "The Future of Copper", los coches eléctricos se enfrentan a un problema... igual que todo aquel que quiera alcanzar el objetivo de cero emisiones para el 2050.

Cobre trabajador

Título: The Future of Copper: Will the looming supply gap short-circuit the energy transition?
Organismo: S&P Global
Año: 2022
Páginas: 122
Idioma: Inglés


Si se quieren alcanzar las cero emisiones contaminantes en un futuro próximo, es indispensable comprender qué materiales hacen falta para ello. En este sentido, un estudio de la consultora S&P Global revela que el próximo problema en la cadena de suministro de la industria de la automoción podría ser el cobre. Es más, esta firma advierte de que, debido a ello, el objetivo de cero emisiones para el año 2050 puede quedar “fuera del alcance”.

En su estudio, estiman que la demanda global del cobre se doblará a lo largo de los diez próximos años, a causa de las tecnologías para la electrificación de vehículos. Si en estos momentos se requieren 25 millones de toneladas métricas, para 2035 se demandarían 50 millones. El punto álgido llegaría en el mismo año 2050, con 53 millones de toneladas métricas. Esto equivale a todo el cobre consumido en el mundo entre 1900 y 2021.

Los coches eléctricos, su infraestructura de carga, los paneles solares, las baterías… exigirán grandes cantidades de cobre durante los próximos años. La demanda para su uso en tecnologías favorables a la transición energética crecerá a una media del 8,2% al año, frente al 2,9% por parte del resto de usos.

¿Hay posibles soluciones?

En el informe, los expertos de S&P Global critican que no exista ningún plan, “ni público ni privado”, que aborde cómo se van a alcanzar los objetivos climáticos con semejantes necesidades de cobre. En el estudio, se considera improbable que la apertura de nuevas minas esté a la altura de una demanda que se multiplica. Además, la Agencia Internacional de la Energía calcula que preparar una nueva mina lleva una media de 16 años. Debido a ello, el informe recomienda que se explore una mayor capacidad de aprovechamiento de la misma cantidad de este metal, y la opción del reciclado. De lo contrario, si todo sigue al mismo ritmo, en el 2035 se quedarán sin atender 10 millones de toneladas métricas demandadas (es decir, el 20% de la demanda proyectada para 2050). Incluso en el mejor escenario, faltarán 1,6 millones.

El consumidor final notará esta carestía en el coste de los productos que recurran al cobre. No obstante, S&P Global se abstiene de recomendar ninguna política específica contra el problema, limitándose a fomentar el debate. Ahora bien, los autores del estudio sí reconocen la intervención de una serie de desafíos geopolíticos. El primero de ellos, la pugna entre EE.UU. y China por la hegemonía global, con China como el principal suministrador de cobre en el mundo. Pero tampoco se puede perder de vista el impacto de la invasión rusa de Ucrania. Asimismo, también tiene consecuencias la tendencia a la nacionalización de recursos en muchos lugares del planeta. Además, la propia diferencia entre oferta y demanda disparará todavía más los precios al alza.

Descarga aquí el informe «The Future of Copper».

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.