Tecnología HC

¿Existe el coche de cartón de la Guardia Civil que puede perjudicar al vehículo autónomo?

El uso de coches patrulla de cartón, utilizados como elemento disuasorio por cuerpos policiales en países como Turquía o Reino Unido, hacen dudar a conductores... y a asistentes a la conducción. ¿Qué podría pasar?

Coche cerca del mar
Foto: Hyundai Motor Group en Unsplash

Las redes han viralizado el uso de un coche patrulla por parte de la Guardia Civil… que tenía una peculiaridad: estaba hecho de cartón. ¿El supuesto objetivo? Se entiende que el de disuadir a los conductores en una zona en obras, sin necesidad de que estuviese allí de forma presente algún agente del cuerpo de seguridad y su coche ‘real’-

En Turquía y Reino Unido, ya es una práctica habitual para que los conductores respeten las normas de circulación, y de hecho su efectividad es incuestionable. Sin embargo, fuentes propias de la benemérita han asegurado que ellos no utilizan este tipo de recursos y, de hecho, se está analizando la procedencia del vídeo colgado en redes.

En todo caso, el tema ha servido para plantear la duda de qué pasaría si uno de estos coches ‘fake’ se pusiera frente a los sistemas avanzados de asistencia a la conducción -ADAS-, ya que estos hacen uso de cámaras para detectar objetos y tenerlos en cuenta en su funcionamiento, y más aún cuando se trata de vehículos autónomos.

Los fabricantes avanzan poco a poco hacia el vehículo autónomo, encontrándose en estos momentos a las puertas del nivel 3, todavía sin comercializarse en muchos mercados -este nivel permite que el conductor pueda despreocuparse por completo del control del vehículo… pero sólo en situaciones muy concretas-.

Para ello, la Unión Europea ha incluido dentro de sus regulaciones la UNECE R157, dedicada al sistema ALKS -Automated Lane Keeping Systems-, el paso anterior al vehículo autónomo, donde se regula el uso del sistema en autovías y autopistas a menos de 60 km/h, indicando los procedimientos necesarios para llevarse a cabo.

En este caso, los fabricantes deberán normalizar y definir los procedimientos a seguir con escenarios cómo este, ya que el sistema puede responder de manera inusual al detectar que el ángulo del supuesto coche patrulla no varía con el movimiento. Esto podría acarrear que el vehículo solicite que el conductor se haga con el control en una situación innecesaria.

Por otra parte, la regulación UNECE R157 define los aspectos en base a la ciberseguridad que debe cumplir un vehículo con el sistema ALKS, recurriendo a las regulaciones UNECE R155 y UNECE R156, que contemplan las amenazas y vulnerabilidades a proteger y los procedimientos de actualización que se han de seguir, respectivamente.

Con ello, esta normativa garantiza que el sistema diseñado por los fabricantes no va a ser manipulada, evitando poner en riesgo el control del vehículo.

Después del esfuerzo de la industria de la automoción en desarrollar el vehículo autónomo, se deberá comprobar su funcionamiento en escenarios como éste, ya que el comportamiento humano crea condiciones que desafían la imaginación de las inteligencias artificiales, tan solo con cartón y pintura.

Mikel Bilbao Hernández / Área Técnica de EUROCYBCAR

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.