Hackerstyle

Estos dos Porsche inician el viaje al volcán más alto del mundo

En su camino a la perfección, los coches son sometidos a duras pruebas destinadas a demostrar toda su capacidad, ya sea su velocidad, fuerza o resistencia. En ese objetivo, los vehículos son expuestos incluso a terrenos inhóspitos… como un volcán.

Imagen del Porsche que ha subido a un volcán en Chile

El Porsche 911 del fabricante de automóviles alemán vio la luz por primera vez en 1964. Desde entonces, este vehículo deportivo ha sido llevado al extremo tanto en la pista como en la carretera, demostrando ser uno de los mejores de su clase. Pero ahora este coche está escribiendo un nuevo capítulo en su historia, al realizar un viaje a uno de los lugares más duros del planeta.

En realidad, son dos automóviles del mismo modelo -experimentales- los que iniciaron un recorrido hacia las escarpadas laderas del Ojos del Salado, en Chile, el volcán más alto del mundo.

En esta zona no hay carreteras, el aire es escaso, la temperatura está muy por debajo del punto de congelación y ni siquiera la vida vegetal puede sobrevivir. Y es aquí donde estos vehículos deberán probar de qué están hechos.

Imagen interior del Porsche que ha subido a un volcán en Chile

La expedición está dirigida por el corredor francés de resistencia y aventurero Romain Dumas. Su equipo ya realizó una primera prueba que logró que uno de los Porsche se convirtiera en uno de los pocos vehículos de cualquier tipo que han alcanzado una altitud tan extrema.

Con él al volante, el coche llegó a explorar hasta 6.007 metros -19.708 pies-, enfrentándose a desniveles más pronunciados, así como a campos de hielo que pusieron a prueba las capacidades tanto del vehículo como del equipo a temperaturas que rondaban los 30 grados centígrados bajo cero y con la mitad de oxígeno disponible en el aire en comparación con el nivel del mar.

La expedición también tuvo que desafiar paredes infranqueables de nieve y hielo estacional en lo alto de la cima, que constituyeron los límites superiores de la prueba y que proporcionaron una visión tentadora de lo que los vehículos son capaces de hacer en las condiciones adecuadas. De momento, la prueba ha concluido y el equipo está encantado con la experiencia.

“Ha sido un momento verdaderamente memorable y especial en un lugar que es hermoso y brutal al mismo tiempo. Para el equipo y el coche se trataba de aprender, y nada más sacarlo de la caja, el coche era duro y ágil. Fuimos duros con nosotros mismos y lo pusimos a prueba por primera vez, pero se sintió como en casa”, dijo Romain Dumas.

Así son los coches: ¿Cómo los prepararon?

El núcleo de cada coche que participó en esta aventura es el 911 -992- Carrera 4S equipado con un motor de seis cilindros bóxer turboalimentado que desarrolla 443 CV en condiciones estándar y la transmisión manual original de siete velocidades.

El propio 911 demostró ser una base excelente, gracias a la combinación de una construcción de chasis robusta y a la vez ligera, una corta distancia entre ejes, una amplia potencia y la capacidad de enfrentarse bien a altitudes extremadamente elevadas.

A partir de este punto de partida, los ingenieros de la base de investigación y desarrollo de Porsche en Weissach, cerca de Stuttgart, en estrecha colaboración con Romain Dumas Motorsport, dieron rienda suelta a su creatividad combinada para prepararlo para las exigencias específicas de la montaña.

Es así que los dos coches se equiparon primero con jaulas antivuelco, asientos de fibra de carbono y arneses para cumplir los requisitos de seguridad que exige un proyecto de este tipo. A continuación, se añadieron unos ejes especiales para aumentar la distancia al suelo -ahora 350 mm-.

Las nuevas relaciones de transmisión, más cerradas, permiten acelerar con precisión y suavidad a baja velocidad y funcionan bien con los grandes neumáticos todo terreno recién montados.

Además, los dos vehículos están equipados con una protección especial de los bajos de la carrocería de fibra de aramida, ligera pero extremadamente resistente, para permitir el deslizamiento sobre las rocas.

“Ha sido mágico construir un 911 como el mundo nunca ha visto antes, hecho posible por un pequeño equipo de entusiastas de la ingeniería. El 911 ya ha sido probado en la pista y, por supuesto, en la carretera. Con este proyecto, estamos cambiando el enfoque hacia donde no hay carreteras”, dijo Michael Rösler, quien fue el responsable del diseño vehículo completo de la línea 911 Model.

Imagen del Porsche que ha subido a un volcán en Chile

También se les añadió un dispositivo llamado Porsche Warp-Connecter. Diseñado originalmente para aplicaciones de automovilismo, forma un enlace mecánico entre las cuatro ruedas para permitir una carga constante de las mismas incluso cuando el chasis está soportando una articulación extrema, lo que contribuye a una tracción máxima. Se utilizaron bloqueos de diferencial manuales e intercambiables junto con un avanzado sistema de dirección por cable.

Por último, se agregó un cabrestante en la parte delantera del coche junto con una carrocería revisada para permitir el espacio libre para las ruedas y neumáticos todo terreno de 310 mm de ancho.

El sistema de refrigeración también tuvo que desplazarse hacia arriba para que el coche pudiera afrontar tramos off-road más extremos sin temor a sufrir daños.

Como toque final, la carrocería se terminó con dos decoraciones distintivas: una con el mismo esquema de colores de Porsche Motorsport que adorna el 963 LMDh y una segunda librea con temática del 911 diseñada por el equipo de estilo en Weissach.

Soy un alma libre en busca de mi crecimiento personal y profesional. Sé que somos aves de paso y mi plan es vivir para dejar huella. Estudié ciencias de la comunicación en la Universidad Nacional de Piura, en Perú. Mis ganas por saber que hay más allá de mi zona de confort siempre me empujan en busca de nuevos retos y conocimientos, es así que trabajé en distintos sectores de la comunicación formando un perfil multidisciplinario. Actualmente pertenezco a la Asociación Mundial de Mujeres Periodistas y Escritoras, me encuentro en Italia finalizando mi segunda maestría, esta vez en Marketing e investigación de mercados y redacto para HackerCar, lo más resaltante sobre motores, tecnología y ciberseguridad, como parte del periodismo especializado. Me encanta el cine, la buena música, la moda, los autos de lujo y la manera en cómo los medios de comunicación influyen en las decisiones de compra de las personas.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.