Empresas

Esto es lo que te encuentras en el laboratorio más increíble de Maserati

Por primera vez en su historia, la firma del tridente abre al público las puertas de su rincón más secreto: donde tradición e innovación se dan la mano.

Fachada principal del Maserati Innovation Lab

Las marcas de coches guardan muchos tesoros. Uno de los más importantes siempre es su historia, tanto la de sus modelos más icónicos como la de sus hazañas en competición. Pero aún queda un nivel superior y -habitualmente- desconocido: el de su creatividad e innovación más puras.

Hablamos, por supuesto, de los ultrasecretos laboratorios que todo fabricante posee, y de los cuales surgen los adelantos que -con el paso del tiempo- terminarán por formar parte de los vehículos del mañana.

Si se trata, además, de una marca ‘premium’, el ocultismo sobre las operaciones de estos departamentos se diferencia poco de una práctica religiosa, con sus propios ritos y costumbres. Por ello, cuando una firma como Maserati decide organizar una jornada de ‘puertas abiertas’, tal invitación es tan extraña… como tentadora.

Una ocasión irrepetible

Inaugurado en 2015, su centro de ingeniería -denominado Innovation Lab– se ubica no muy lejos de su factoría, en la misma Módena. Y por primera vez en estos cuatro años de existencia, el público ha tenido la oportunidad de pasear por su interior y conocer, más de cerca, las fases del desarrollo de un nuevo coche o sistema.

En sus 33.744 metros cuadrados, lo digital ocupa un papel predominante. Comienza con dos tipos de simuladores, siendo el primero de ellos una cabina con tres proyectores y un conjunto de ordenadores de alta potencia. Está destinada a los ingenieros, y se emplea para poner a punto subsistemas como el ABS, la dirección asistida variable o el ESP.

Simulador dinámico del Maserati Innovation Lab

El segundo de estos entornos de simulación, sin embargo, hará las delicias de los amantes de los videojuegos. En el centro de la sala que lo aloja se sitúa el chasis de un Maserati auténtico, con el habitáculo completo y funcional. Mediante una pantalla panorámica y curva, transmite la sensación de estar conduciendo en una carretera o circuito real. La guinda del pastel la aporta el hecho de que este ‘cockpit’ está suspendido sobre un bastidor electrohidráulico que la agita para simular el vaivén de la suspensión.

Sala de investigación en el Maserati Innovation Lab

Por último, este laboratorio cuenta con varias secciones destinadas a la experiencia de usuario. En ellas se experimenta con todo aquello que tiene que ver con las interfaces hombre-máquina -como, por ejemplo, los sistemas multimedia- y las funciones de conectividad e infoentretenimiento, prestando atención incluso a los más ínfimos detalles. Como, por ejemplo, la colocación de cada botón en el salpicadero o la tonalidad sonora de las alertas acústicas.  

Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.