Tecnología HC

Esto es lo más potente que puedes comprar con dinero

En Estados Unidos, adquirir un motor 'suelto' -es decir, sin coche- es una práctica común. Especialmente, si son como este Chevrolet.

Imagen del Chevrolet Performance ZZ632 Crate Engine

No hay mejor muestra de lo ‘ancho’ que puede llegar a ser el mundo que un pequeño vistazo a las noticias de uno y otro extremo de su mapa. En lo tocante a la automoción, por ejemplo, aquí en Europa nos estamos ‘desviviendo’ por eliminar el humo contaminante de la combustión, apostando por coches eléctricos y otras formas de movilidad.

Mientras, al otro lado del Atlántico, en Norteamérica continúan quemando gasolina con orgullo -dicho sea, sin ánimo de ofensa o envidia-. También terminarán siguiendo el mismo camino de la electricidad pero, mientras eso ocurre, a sus ‘muscle car’ aún les quedan varias ‘quemadas de rueda’…

Y es que, no en vano, lo que rodea a este tipo de vehículos es todo un mundillo propio. Resulta impresionante cómo modelos que dejaron de producirse hace más de cuarenta años, gozan hoy de una industria auxiliar que garantiza recambios de toda clase con objeto de facilitar sus restauraciones y preparaciones. Es posible, incluso, comprar por Internet a la propia Chevrolet -por ejemplo- un motor como el que ilustra esta noticia… Y que te lo sirvan en una caja, en la puerta de tu casa.

Una caja llena de fuerza

Así son los llamados ‘crate engines’: motores que una marca -o un especialista- produce como unidades sueltas, y que almacena como componentes, sin asociarlos a un coche de su producción. Esta costumbre permite no sólo seguir ofreciendo, como nuevos, motores exitosos de su pasado. También posibilita, como en este caso, comercializarlos ya ‘preparados’ y sin miedo a las normativas anticontaminación.

Y, sinceramente, los chicos de la corbata dorada se han ‘liado la manta a la cabeza’ con su última creación. Con el ‘toque’ de su división Performance, han lanzado el ZZ632/1000. Hablamos, como es tradición en América, de un V8. Pero no es otro cualquiera. El número ‘632’ marca su cilindrada, nada menos que 632 pulgadas cúbicas… que equivalen, en nuestra perspectiva, a unos 10,4 litros.

Gracias a este gargantuesco cubicaje -pues no incorpora sobrealimentación ninguna-, es capaz de entregar una potencia de 1.004 CV a unas 6.600 RPM. No obstante, aún queda un pequeño margen en su banda útil de potencia, pues la marca afirma que el límite real de revoluciones está en las 7.000 RPM.

Sobre el bloque descansa un sistema de inyección mecánica, que introduce la mezcla de aire y combustible con absoluta simetría en las ocho cámaras de admisión. Como reconocen sus creadores, esta perfección ha sido posible gracias a un minucioso mecanizado CNC de las dos culatas gemelas.

¿Dónde puedes colocar un motor así? Muy posiblemente, algún Corvette clásico -desde el Stingray de los setenta hasta el ZR-1 de los ochenta- cuente con el espacio necesario. Igualmente, estamos convencidos de que más de un piloto de ‘dragster’ se interesará por él. De todos modos, tendremos que esperar a su presentación oficial en el próximo SEMA Show de Las Vegas para ver lo que los maestros del ‘custom’ pueden -y quieren- hacer con él.

Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.