Movilidad

Este Renault Zoe ayuda a legislar en Australia

¿Cómo decide un gobierno las medidas a tomar para integrar a los vehículos autónomos? Probando qué sucede cuando los ponen a circular. El Gobierno de Queensland (Australia) ha elegido el Renault Zoe para estos experimentos.

Renault Zoe lateral

En Australia, el Gobierno del estado de Queensland ha anunciado un plan de 1,5 millones de dólares australianos (unos 920.000 euros) para disponer de su propio coche autónomo. Y ya sabe cuál es su modelo preferido para tal conversión: El Renault Zoe.

Al fin y al cabo, en Queensland ya tienen experiencia con el Zoe de la primera generación. Fue con una unidad de los primeros Zoe con la que, en febrero, realizaron las pruebas iniciales de detección de obstáculos. Cierto, montaba varias cámaras y un radar LiDAR, pero aquel vehículo todavía distaba mucho de poder ser considerado como un coche autónomo. No obstante, los 1200 km que recorrió proporcionaron una primera orientación, tras su análisis mediante algoritmos de código abierto. Los resultados de esta primera prueba se van a hacer públicos en breve.

Comienza la fase clave

A partir de ahora, un Renault Zoe 2 servirá para comenzar las pruebas en el entorno actual de la región. Sin embargo, su misión consiste en comenzar a interactuar con otros vehículos, con las infraestructuras… y averiguar como de segura es esta tecnología en su estado actual.

Con la información que se recoja, el Gobierno de Queensland aprenderá más sobre el comportamiento de los vehículos autónomos. Para ello, como no podía ser de otra manera, el Zoe 2 será equipado ‘hasta las cejas’ con una colección de sensores y tecnología para la conectividad. Para muestra, sirvan los seis radares LiDAR que monta, frente al único LiDAR en el Zoe del experimento de febrero. También cuenta con odómetro, medidor de inercias, receptor de GPS de doble frecuencia… Estos dispositivos son necesarios para que el Zoe 2 autónomo obtenga información sobre la posición de otros vehículos, el estado del tiempo, los niveles de tráfico, las señales

La primera demostración pública del Zoe autónomo se ha realizado en un tramo de seis kilómetros, partiendo desde el sur de Brisbane. En el recorrido no faltó de nada: Intersecciones, rotondas, carriles de aceleración… Durante el resto de pruebas, rodará tanto por tramos urbanos como por tramos de autovía.

Así es el nuevo Renault Zoe

Con una potencia de 110 CV, el Renault Zoe 2 puede realizar 600 km con una sola carga de sus baterías, de 41 kWh. La adaptación a coche autónomo es obra del consorcio francés Vedecom, para un órgano de Queensland llamado “Iniciativa del Vehículo Cooperativo y Automatizado” (CAVI). En el proyecto también participan una serie de organismos australianos, que se dedican a la investigación de accidentes y la seguridad en carretera. Todos ellos se encuentran muy interesados en averiguar cómo se comportan los usuarios cuando conviven con coches autónomos en una misma vía.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.