Tecnología HC

Este pequeño robot es una librería con patas

Los servicios de entrega se expanden cada vez más. Una de las últimas tendencias es la incorporación de robots en el proceso. ¿Qué tiene este de especial? ¿Por qué podrás elevar tu cultura gracias a él?

chica en librería
Photo by Skitterphoto from Pexels

Entre los recientes intereses de Google está adentrarse en los servicios de entrega. También son conocidos sus proyectos en tecnología de conducción autónoma. Uno de los planes que tenía para integrar ambos era el Bookbot, un pequeño robot autónomo dedicado al transporte de libros. Sin embargo, la curiosa librería portátil tan solo gozó de unos cuatro meses de vida hasta que la compañía cesó su servicio. Ahora unos ingenieros del equipo original la han querido rescatar

El proyecto surge en principio como respuesta al robot repartidor autónomo que Amazon desarrolló junto a Dispatch. Ambos son muy similares, pero, mientras el Scout de Amazon está dirigido a transportar objetos más generales, el Bookbot se enfoca únicamente en los libros

Este último se puso a prueba a principios  de 2019 en el Área 120 de Google, una zona destinada a desarrollos y pruebas. El robot recogía los libros en la librería local – en Mountain View- y los llevaba hasta los domicilios que lo solicitasen, realizando también el camino inverso. Es decir, llevaba a cabo el servicio usual de una biblioteca pública, solo que entregando a domicilio. 

El Bookbot tiene capacidad para desplazarse de manera completamente autónoma alrededor del vecindario. Pese a ello, también incorpora un sistema de control remoto en caso de fallo. Admite una carga de hasta 23 kilos y se mueve a una velocidad máxima de 7 km/h. 

¿Fracaso antes de tiempo?

El plan inicial era que la primera toma de contacto durase al menos nueve meses, pero duró menos de la mitad. Los ingenieros que han retomado el proyecto lo han hecho fundando la startup Cartken, y llevan trabajando unos meses en el relanzamiento. El nuevo modelo parece ser una versión oscurecida del inicial. Este se describe como un dispositivo de entrega de trayectos cortos y bajo coste. 

En cuanto al cese de operaciones del robot original, nadie habla de fracaso, sino de falta de interés por parte de Google. Desde la biblioteca con la que se llevaron a cabo las pruebas hablan de lo satisfechos que estaban los vecinos con el servicio ofrecido. 

Según declaraciones de un responsable de la compañía californiana “sólo pretendemos poner a prueba estas tecnologías y descubrir sus focos de mejora”. Esto parece formar parte de la política reciente de la empresa.

Google está siguiendo una estrategia que le lleva a invertir en muchos campos, pero delegar el desarrollo tecnológico en otras compañías filiales. O, en el caso de este robot librería, desentendiéndose completamente del proyecto inicial. 

David Sánchez
Periodista a punto de licenciarse -en Periodismo, obviamente-. Soy nativo digital e hijo de transportistas, así que la tecnología y el motor me vienen dados. Aunque la carrera sea inútil, creo en el periodismo como profesión y forma de afrontar la vida. Curiosidad, honestidad y pasión por la comunicación. Aun sin carnet el himno de mi vida es Born to Run, y eso que Bruce Springsteen me pilla lejos. Cultura, deportes y videojuegos completan el elenco de mis pasiones.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.