Expertos HC

Este fue el pequeño detalle que evitó que pusiera en peligro un coche

Subir una foto a las redes sociales es una acción inocente... que puede acabar en un susto. Hay conductas que nos ponen en riesgo sin que nos demos cuenta. Por fortuna, son bastante fáciles de prevenir.

Cerca de mi casa, hay un aparcamiento al aire libre. Los coches estacionados son bien visibles desde la calle paralela. Y qué suerte, porque ahí suele estar aparcado un Tesla Model S azul precioso. Por eso, siempre que circulo por esa zona, busco con la mirada ese coche eléctrico de motor y de color.

Por desgracia, el otro día no estaba mi amado Tesla, pero otro vehículo estacionado llamó mi atención, aunque no por su estética:

“¿Ese coche tiene la ventanilla del conductor bajada?”.

Un segundo vistazo confirmó mi primera impresión:

“Sí, tiene la ventanilla bajada”.

Y un tercero me sorprendió aún más:

“¡Pero si es el coche de XXXX!”.

Efectivamente, una llamada posterior a mi amiga XXXX lo confirmó: era su coche el que estaba aparcado ahí con la ventanilla de par en par. ¿Lo peor de todo? Ni ella ni nadie de su casa llegarían a la ciudad hasta la noche para poder acercarse a subir la ventanilla.

Viendo que era imposible solucionarlo y que solo cabía confiar en que nadie con malas intenciones descubriese el pastel, se activó dentro de mí el modo ‘hacer leña del árbol caído’:

“¿Y si hago una foto del coche y la subo a las redes sociales para reírme de ella?”.

¡ERROR!

Por suerte, no lo hice. Pero, de no haber sido así, habría cometido un fallo que habría aumentado las posibilidades de que algún ladrón descubriera el coche de mi amiga en ese estado tan vulnerable. ¿Por qué?

Un detalle que puede acabar en robo

Normalmente, tendemos a pensar que podemos hacer más bien poco para proteger nuestra privacidad en internet y aumentar nuestra ciberseguridad. Imaginamos que son temas complejos de hackers y crackers, de los que no entendemos y lo confiamos todo a las protecciones que incluyen nuestros equipos.

Sin embargo, hay pequeños detalles que sí podemos aplicar en nuestro día a día para protegernos. Y haber subido a mis redes sociales -abiertas para todo aquel que quiera curiosear- una foto de un coche fácil de robar habría aumentado las posibilidades de hurto.

En internet, todo está al alcance de todos y un ladrón de mi ciudad que hubiese visto mi foto habría tenido fácil identificar el aparcamiento en cuestión por el fondo de la imagen y plantarse allí para vaciar el coche antes de que mi amiga regresase de su viaje.

Ciberseguridad para todos los públicos

En la misma línea, con la llegada del verano, la Policía suele repetir que no subamos fotos de las vacaciones a las redes sociales mientras seguimos estando de viaje. Es una declaración pública de que nuestra casa está vacía durante esos días, un caramelo muy goloso para los ladrones. Otras medidas sencillas de aplicar, que puedes encontrar en este otro artículo, son:

  • Realizar copias de seguridad de tus dispositivos móviles. Que alguien te robe el ordenador, la tablet o el smartphone es un fastidio. No solo por su valor material -precio-, sino también por el inmaterial -la información que contenían-. Si no quieres perder todos los datos almacenados en ellos, es mejor que realices una copia de seguridad de forma periódica. Así podrás volcar la información en el nuevo dispositivo que reemplace al robado.
  • No te conectes a wifis públicas. Una red wifi gratis es muy tentadora. Sobre todo en vacaciones, cuando te encuentras en el extranjero y no es fácil acceder a Internet. Pero no es aconsejable que te conectes al primer sitio abierto que encuentres. La Oficina de Seguridad del Internauta -OSI- afirma que “las redes públicas pueden ponernos en peligro. Tanto el administrador como alguno de los usuarios conectados pueden utilizar técnicas para robarnos información”. Es decir, cualquier ciberdelincuente puede crear, de forma relativamente fácil, una red pública de Internet para que alguien desesperado por encontrar wifi gratis se conecte. Una vez que la víctima ha mordido el anzuelo, el cracker puede acceder a cualquier información almacenada en el teléfono. Por eso, OSI aconseja que, si se puede evitar, es mejor no conectarse nunca a una red pública.

Son solo pequeños gestos. Pero pueden evitar problemas mayores de ciberseguridad. Recuerda que, como dicen los expertos en la materia, se puede diseñar un dispositivo con múltiples garantías de seguridad. Pero si el usuario no es precavido, no servirán para nada: el ciberataque será posible.

Por cierto, mi amiga tuvo suerte. Su coche se salvó.

J.M. de la Torre
He estudiado Periodismo para aprender cada día algo nuevo y Humanidades para pensar por mí mismo. Después de ponerme tras los micrófonos de COPE, estoy dispuesto a pasar página en el periodismo del motor. Desde bien pequeñito, los coches han estado en el centro de mis intereses y (según cuentan mis padres) ya con 3 años dejaba alucinada a la gente porque sabía reconocer la marca y el modelo de los coches que veía. La curiosidad es algo fundamental para un periodista, y ¡cómo no iba a sentir curiosidad por los coches del futuro y las tecnologías que los harán posibles!

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.