Tecnología HC

Éste es el Volkswagen que adora teletrabajar

No depender de una oficina tiene sus ventajas: con la cantidad adecuada de espacio y conectividad, el mundo puede ser tu despacho. ¿Han encontrado los MPVs una nueva razón para su existencia?

Imagen frontal de una Volkswagen Sharan

A pesar de que -felizmente- estamos dejando el confinamiento atrás, ahora no queda sino decidir qué hemos aprendido de esta experiencia. Qué usos y costumbres, en definitiva, nos llevaremos con nosotros para el resto de nuestras vidas.

Según apuntan muchos expertos, el teletrabajo es uno de los que ha llegado para quedarse. Como toda nueva corriente, posee sus detractores -que afirman tener menos tiempo para ellos mismos- y sus defensores, aliviados de la sensación de permanecer encadenados a una silla.

Lo cierto es que quienes han podido recurrir a este método han demostrado que es factible en el mundo de hoy. No en vano, las actuales tecnologías de conectividad -como, por ejemplo, la creación en la nube– permiten realizar todo tipo de tareas desde cualquier lugar, independientemente de su distancia al puesto físico de trabajo. Tan sólo es necesario estar ‘enganchado’ a Internet.

Conforme se levantan las restricciones a la movilidad, la imaginación echa a volar por su cuenta. ¿Y si fuera posible utilizar el coche conectado como oficina? Todo serían ventajas: si, en algún momento, hiciera falta visitar a un cliente, podrías ponerte en marcha enseguida. Y -sobre todo-, cuando el entorno te agobie, cambiarlo es tan fácil como aparcar en otro sitio.

Tú pones las vistas

Pero, para todo eso, no basta con tener la mejor red. También es necesaria una habitabilidad que te permita trabajar cómodamente. Y aquí, la solución podría estar en los ‘denostados’ -por el éxito de los SUV- monovolúmenes. Como, por ejemplo, el Volkswagen Sharan.

Una mujer feliz en una Volkswagen Sharan

Tu smartphone es la primera herramienta: mediante la app We Connect Go -la cual necesita la instalación previa de un ‘Data Plug’-, puedes tener todos los parámetros del coche bajo control. También, gracias a su función de geolocalización, puedes elegir el mejor sitio para estacionar con tranquilidad.

Y, aunque parezca mentira, enchufar todos tus dispositivos a la corriente tampoco es problema. Los conectores USB de la segunda fila actúan como ‘cargadores’, extrayendo la energía de la batería al igual que el enchufe opcional de 230 V. Con lo cual, podrás desempeñar tu jornada sin interrupciones.

Conectarse a Internet para atender los primeros mensajes del día es tan sencillo como utilizar la aplicación para vincularlos al ‘hotspot’ WiFi del Sharan. Ésta cuenta con el ancho de banda suficiente como para -incluso- mantener videoconferencias.

Imagen posterior de la Volkswagen Sharan

No obstante, por mucha conectividad que tenga, la comodidad en el trabajo no es posible si no está bien organizado. Y es aquí donde los MPV tradicionales sacan a relucir su vieja virtud: hay una gran cantidad de espacios para guardar tus cosas. No importa si se trata de una herramienta o de una carpeta con documentos; siempre hay un hueco donde dejarlo todo.

Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.