Movilidad

Por qué en el este de Rusia todo el mundo ya tiene eléctricos

Las regiones del este de Rusia están repletas de coches eléctricos de segunda mano, la mayoría procedentes de Japón. ¿Cuáles son los secretos de su éxito en estas zonas?

Nissan Leaf primera generación tres cuartos trasera

En un lugar de la parte asiática de Rusia, casi todo el mundo tiene ya un coche eléctrico. Hablamos de la localidad de Khabarovsk, donde la gente saca tomas de corriente por sus balcones, para recargarlos con toda naturalidad. Con sólo el 4% de la población del país, más de la quinta parte de los vehículos eléctricos importados a Rusia entre enero y mayo de 2021 se vendieron en la región de Khabarovsk y áreas colindantes. Son datos de la agencia de analistas Autostat, con sede en Moscú.

¿A qué se debe esta fiebre?

¿Son ricos en Khabarovsk y no les importa pagar ahora por esta tecnología hasta que se popularice en todo el planeta? En absoluto; es más, la zona ni siquiera se encuentra entre las cinco primeras de Rusia por ventas de vehículos eléctricos nuevos. Casi todos los que se ven por sus calles son de segunda mano. Entonces, ¿tal vez están especialmente concienciados con el medio ambiente? En realidad, la respuesta es mucho más práctica, tal y como refleja el reportaje realizado por Bloomberg sobre el fenómeno de los eléctricos en el extremo oriental de Rusia. Por las características de la región, la gasolina es mucho más cara que la electricidad.

Como Japón está a tiro de piedra de Khabarovsk –y la ciudad es limítrofe con China-, les llegan muchos eléctricos usados directamente del mercado nipón. La investigación de Bloomberg les llevó hasta una web rusa de venta de coches, en la que comprobaron que un modelo eléctrico de entre los años 2011 y 2013, cuesta de 400.000 a 600.000 rublos –de 4.600 a 7.000 euros-. Añádase a la ecuación que hay muy poca capacidad local de refino de combustibles, y que la electricidad está altamente subvencionada en las regiones orientales de Khabarovsk, Primorsk, etc… con la intención de fomentar su desarrollo económico.

Cuentas ‘electrizantes’

Uno de los usuarios entrevistados por Bloomberg es Olga Ivanova, de la región de Irkutsk. Ivanova afirma que paga unos 500 rublos -5,80€- al mes por la electricidad para su coche eléctrico. Su familia tiene un segundo coche de gasolina, la cual les sale por 10.000 rublos mensuales –unos 115 euros-. “No es que necesite dinero. Pero, cuando entiendes que puedes disfrutar igual, tener la misma comodidad y ahorrar 200.000 rublos al año, resulta muy agradable”, explica. Según la consultora Vygon Consulting, el ahorro medio con un Nissan Leaf usado estaría entre los 40.000 y 50.000 rublos al año –entre 460 y 580 euros-, si lo comparamos con el coste del combustible de un Lada Granta; es decir, el equivalente al sueldo medio en estas regiones.

Mientras tanto, ¿qué sucede en el resto de Rusia? Que los vehículos eléctricos representan menos del 0,2% del total de coches de pasajeros en todo el país. Pero eso también puede cambiar pronto en el país; en concreto, a finales de esta década, cuando las principales consultoras estiman que el coste de los eléctricos será igual o inferior al de los vehículos de combustión tradicionales.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.