Expertos HC

Cómo puede alcanzar España la movilidad eléctrica y sostenible

En el mundo comienza a formarse un consenso sobre un futuro próximo sostenible, y sector público y privado trabajan para alcanzar unos mínimos imprescindibles, también en la movilidad.

Punto de carga eléctrica

La Comisión Europea se ha marcado como objetivo prioritario lograr una economía neutra y respetuosa con el medio ambiente para 2050 -siguiendo los Acuerdos de París, que comenzaron a aplicarse en 2020 tras el fin de la vigencia de su antecesor, el Protocolo de Kioto-. Para lograrlo, la Dirección General de Medio Ambiente ha publicado en el sitio web de la CE cómo es posible colaborar entre instituciones, empresas y sociedades comunitarias. El primer paso ya se ha dado, al conseguirse que este objetivo sea jurídicamente exigible el pasado octubre de 2020. Esta ley histórica impactará enormemente en todas las industrias, que deberán adaptarse y reducir notablemente sus emisiones de gases durante la producción.

Actualmente los sectores público y privado ya revisan su forma de consumir recursos, siendo el transporte el sector al que se exige un mayor impulso. Cumplir los objetivos de emisiones pasan, entre otros factores, porque ya existan 30 millones de vehículos eléctricos en la UE para 2030, 5 millones para el mismo año en España -de acuerdo con el entonces secretario de Estado de Energía, José Domínguez Abascal-. Como objetivo extra, el presidente Pedro Sánchez ha declarado este mes que se instalarán 50.000 puntos de recarga eléctrica de primer nivel antes del año 2030.

Una vez planteados los objetivos de sostenibilidad a nivel europeo y nacional, cabe mencionar el optimismo que está presente en el Viejo Continente. Según el estudio de McKinsey & Company -empresa consultora estadounidense de gestión mundial- las cantidades de vehículos eléctricos vendidos crecen enormemente, contra el estancamiento en China y el declive en Estados Unidos.

Claves para alcanzar la movilidad eléctrica

Los cambios que se necesitan para el sector industrial no dejan a nadie indiferente. Y es que la IA -Inteligencia Artificial-, Cloud, el Big Data o el IoT -Internet of Things- deben impulsar el desarrollo de vehículos conectados y autónomos. Para incentivar esto se debe apostar por cambios legislativos y nuevas políticas tributarias, siendo un ejemplo válido el Plan Moves 2021, que dispone de 400 millones de euros como fondo para preparar puntos de recarga eléctrica, así como para ayudas a la compra de automóviles de cero emisiones. No cabe duda de que la cadena de suministro en el mundo industrial debe transformarse para cumplir con las necesidades de producción, con la digitalización como una reinvención que influencia a todos los sectores, y que implica el uso de las cuatro nuevas tecnologías ya mencionadas.

Con todos estos cambios se pretende lograr una cadena de producción “inteligente”, esto es, que reúna características cruciales actualmente como lo son la flexibilidad, la eficiencia y la resiliencia para que toda organización sea capaz de superar las disrupciones que puedan surgir, destacando entre ellas la causada por el Covid-19. En resumen, implementar tecnología puntera y echar mano de la “inteligencia de los datos” para adaptar la cadena de producción a un futuro eléctrico y sostenible.

¿Cómo se perfila el futuro de la movilidad eléctrica?

En el mundo del motor, desde hace años empresas y fabricantes ya buscan ampliar sus instalaciones de producción y sus cadenas de suministro, apareciendo junto a ello complejos ecosistemas digitales y cada vez un mayor número de proveedores, que aúna a los tradicionales y a los nuevos. La colaboración y la innovación hacen que las cadenas de suministro acerquen a proveedores, clientes, compañías de logística de terceros y otros socios.

Las cadenas de suministro digitalizadas -cada vez lo están más- han servido a organizaciones para alcanzar una adecuada flexibilidad, agilidad y capacidad de respuesta ante la clientela. Como contraparte está el hecho de que las nuevas dimensiones y complicaciones que ello acarrea han creado debilidad estructural, y el coronavirus lo ha dejado claro, así que un enfoque basado en la resiliencia es lo que debe compensar este problema derivado de los repentinos cambios.

La eficacia y la rapidez requeridas en la respuesta deben verse reflejadas en una información que fluya libremente y de forma segura en múltiples direcciones dentro de la organización digitalizada, entre empleados, entre departamentos empresariales y entre el conjunto de la red empresarial. Los requisitos para lograr esta “fluidez” no son pocos: acelerar el proceso de transformación digital e integrar análisis de datos, ciberseguridad y contenido transaccional, pero también garantizar buenas capacidades para informar sobre las actividades, creación y recepción de contenidos, y por último los “dashboards” -cuadro de mandos como herramienta para el “business inteligence”, representando las métricas que condicionan a la hora de lograr los objetivos de una estrategia de Márketing digital-.

La IA y la analítica son cada vez de mayor interés para aquellas compañías de automoción que busquen equilibrar más eficientemente operaciones y producción con las que satisfacer la demanda de su clientela. Asimismo, estas innovaciones ayudan a reaccionar a tiempo ante eventos imprevistos, pudiendo, si fuese necesario, transformar con rapidez el modelo de negocio para adaptarse a las necesidades. En la cadena de suministro también deben utilizarse Cloud y el “Internet of Things” para lograr una buena conexión con áreas funcionales y puntos de producción; en todo lugar necesario tal como las plantas de fabricación, las oficinas o la logística. El resultado sería una red de colaboraciones con los “stakeholders” -miembros cuyo apoyo es esencial para la existencia de la organización- en todo el ecosistema empresarial, así como formas seguras de intercambio de diseños y producción entre los socios y las distintas plantas.

Combinar IoT, IA y Analytics puede permitir a las organizaciones de automoción en España un acceso “ent-to-end” -de principio a fin- a los datos de la cadena de suministros digital e inteligente. Ello implicaría una nueva capacidad de análisis y de medición de todo aspecto interno y externo que sirva para predecir y satisfacer adecuadamente la oferta y demanda creciente -en España y en Europa- de vehículos eléctricos y de sus baterías.

Jorge Martínez
Director regional de OpenText para España y Portugal, empresa líder mundial en gestión de la información que resuelve los retos empresariales digitales más complejos para los clientes más exigentes del mundo. Martínez cuenta con más de 15 años de experiencia en la gestión de ventas regionales de soluciones de software para diferentes sectores del mercado. Es especialista en gestión de equipos, estrategia de mercado y de negocio, implantación y control de software empresarial, aplicación de software corporativo, venta estratégica, planificación y ejecución.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.