Hackerstyle

Es oficial: los SUV llegarán a la luna

La moda de los todo camino o SUV ha traspasado fronteras… y, en breve, también los confines de la tierra: Toyota ya planea un modelo tan avanzado que circulará por la luna.

Rover lunar de Toyota

Seis metros de largo, eléctrico, biplaza -aunque ampliable a cuatro pasajeros- y con una autonomía de 10.000 km. El modelo en el que está trabajando Toyota no va a tener rival en el mundo… ni en la luna.

En realidad, se trata de un proyecto desarrollado entre la firma nipona y la JAXA, algo así como el equivalente japonés de la NASA, cuyo objetivo es desarrollar un vehículo que se pueda desenvolver sin problemas por un terreno tan hostil y complicado como es la superficie de la luna… o de Marte.

A pesar de su apariencia medianamente normal, no sería un vehículo tal y como los conocemos en la Tierra. Sería un medio de transporte presurizado y eléctrico, alimentado por tecnología de pila de combustible.

El objetivo es que cuando el ser humano viaje a nuestro satélite o a otros planetas cuente con un medio de transporte con el que desplazarse… y que ese medio contribuya a que la tripulación lleve a cabo su misión de manera segura y eficaz, con el fin de que al concluir puedan regresar sanos y salvos a la Tierra.

La exploración espacial internacional, que persigue la prosperidad sostenible para toda la humanidad a base de expandir el dominio de la actividad humana y dar lugar a la creación de propiedad intelectual, tiene la vista puesta en la Luna y en Marte.

Según el vicepresidente del JAXA, Koichi Wakata, un vehículo de exploración lunar como el propuesto podría hacer su debut en la década de los 30, aunque pretenden contar ya antes, en 2029, con un vehículo de exploración espacial -que será básico para trasladar tanto al vehículo en sí… como a los astronautas que lo utilizarán en la luna-.

Para esto no valdría cualquier vehículo

¿Y a qué condicione se enfrentará este vehículo de seis metros de largo, 5,2 m de ancho y 3,8 m de alto? Por ejemplo, la gravedad en la luna es la sexta parte que en la Tierra, lo cual es una ventaja para desplazarse con menor consumo de energía.

Por el contrario, la superficie es accidentada, con multitud de cráteres, acantilados y montes. Asimismo, las condiciones de temperatura y de radiación son mucho más desfavorables que en la tierra… por no hablar de algo tan inquietante como el intensísimo entorno de vacio.  

En palabras de Wakata, ya conocen los problemas tecnológicos que deberán superar para llevar a cabo tan importante misión, y para ello contarán “con las tecnologías, los recursos humanos y los conocimientos de Toyota y de JAXA”.

Mientras tanto, Shigeki Terashi, Vicepresidente ejecutivo de Toyota, considera que la opción de un vehículo que emplea hidrógeno es la forma más inteligente de propulsión, “ya que emite únicamente agua y dada su elevada densidad energética, pueden proporcionar una gran cantidad de energía, lo que las hace especialmente adecuadas para el proyecto”.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.