Movilidad

¿Es cierto lo que cuenta VW sobre sus eléctricos?

Si has visto la televisión estas últimas semanas, seguro que te habrá llamado la atención un anuncio de Volkswagen que habla de su nueva familia de modelos: los ID. En el spot se aseguran cosas muy importantes para el futuro del automóvil.

Gama de coches eléctricos de VW

Las hemos analizado y comprobamos cuáles de los eslóganes son realistas y cuáles son puro marketing.

«Esto es para todos. No sólo para unos pocos. Para miles de nosotros. Millones»

Quizá resulte un poco osado hacer tal afirmación. Y no porque Volkswagen no tenga la capacidad productiva para hacerlo. De hecho, todos los eléctricos de su nueva familia ID se basan en una plataforma conocida como MEB, que aspira a ser la alternativa ‘eléctrica’ a la plataforma MQB, que es la que ya utilizan los VW Golf, Passat, Tiguan…

Es verdad que en 2018 las ventas de coches eléctricos [vía carsalesbase] se incrementaron, en todo el mundo, un 74% y que llegaron a 1,26 millones de unidades -y que la progresión se está manteniendo en los primeros meses de 2019-, pero dentro de ese millón están todas las marcas… y que una una sola consiga vender millones es complicado, porque ahora mismo, la de mayor éxito que es Tesla y coloca unos 230.000 coches en 12 meses -una cifra muy buena gracias al éxito en el último año de su coche más ‘asequible’: el Tesla 3.

Sin embargo, si alguien puede conseguirlo en el medio plazo es Volkswagen… pero no la marca, sino el grupo. De hecho, la mencionada plataforma MEB en la que se basarán sus primeros cuatro eléctricos para Europa también la utilizaran Seat -con el el.Born-, Skoda o Audi.

«Ha llegado el momento del cambio. El momento de los coches eléctricos para todos»

A esta afirmación, de nuevo, habría que responder un… ‘depende’. Por ejemplo, desde el punto de vista económico, un eléctrico de Volkswagen no será un coche “para todos”. Por poner un ejemplo, el primero que van a poner a la venta, el ID, será también el más asequible de esta nueva familia.

Y se ha apuntado que, de momento, su versión más accesible -y con menor autonomía- puede bajar de los 30.000 euros, sin incluir posibles subvenciones. Por ese dinero, en la actualidad, el cliente de la marca está adquiriendo o las versiones intermedias de los Passat, Tiguan… o las más equipadas de los Golf / Touran.

Si  lo que apunta Volkswagen es que van a ofrecer modelos “para todos los gustos”, la afirmación sí que es más realista. De hecho, entre los cuatro primeros ID encontramos un compacto tipo Golf -el ID.3-, una berlina de gran tamaño -el ID. Vizzion-, un monovolumen -ID Buzz- y un SUV -ID Crozz-.

¿Qué se puede echar de menos? Un modelo más urbano, tipo Polo -que llegará en una segunda fase, tomando como punto de partida la nueva plataforma electrificada que está desarrollando la marca con Seat a la cabeza- y un SUV de tamaño más urbano.

Respecto a los modelos que iran llegando de aquí a dos años son los siguientes:

Volkswagen ID.3

El primero en llegar; de hecho, desde principios de mayo ya se puede reservar, vía web, y dejando una señal de mil euros. De él sabemos que la marca lo considera vital para el futuro de Volkswagen y que lo consideran casi tan importante como lo fueron el Golf y el Beetle. Respecto al ID.3, se sabe que es un vehículo de cinco puertas y alrededor de 4,2 m de largo que comenzará sus entregas a principios de 2020.

Imagen en tres cuartos delantero de un VW ID.3 con su carrocería aún camuflada

Desde el principio se podrá elegir entre tres versiones, que se distinguen principalmente por la capacidad de sus baterías y la autonomía que ofrecerán: 330, 420 y 550 km.

La electromovilidad de Volkswagen. Coches que nos conectan al mundo. Que aprenden con nosotros. Coches preparados para alcanzar nuevas metas.

Volkswagen ID. Buzz (2022)

Sería el sucesor espiritual del  mítico Bulli: un modelo amplio -mide 4,9 m de largo- y muy práctico ideal para actividades de ocio y para viajar hasta ocho pasajeros. Lo curioso es que, al menos en la información preliminar, Volkswagen no sólo hace hincapié en su condición de coche eléctrico, sino también en elementos de su tecnología a bordo.

Por ejemplo, se habla de que contará con su propia inteligencia artificial, de tal manera que pueda aprenderse las canciones favoritas de los pasajeros y reproducirlas en el momento oportuno.

Imagen del concept de Volkswagen: el ID.Buzz

También asegura en su información que “muy pronto” dispondrá de conducción autónoma de alto nivel y que en su equipamiento no faltan sofisticaciones como la pantalla de visualización frontal ‘HUD’ de realidad aumentada. Es decir, a través del parabrisas verás la carretera… pero con indicaciones superpuestas -por ejemplo, la velocidad que llevas, el carril que debes utilizar para llegar a tu destino…-.

El coche en sí dispondrá de versiones con 272 y 374 CV, cada uno con unas baterías diferente y un tipo de tracción distinto.

Volkswagen ID. Cross (finales 2020)

Este SUV de tamaño medio -4,63 m de largo- y estética de coupé no sólo será amplio y bastante versátil: en sus versiones tope superará los 500 km y, además, gracias al empleo de un motor eléctrico por eje -de 101 CV el delantero y algo más de 200 CV el trasero-, contará con tracción total. Su velocidad máxima estaría limitada a 180 km/h.

Imagen del concept de Volkswagen: el ID.Crozz

También es un coche que, en una segunda fase, estará listo para adoptar la conducción autónoma: lo hará con la tecnología ID. Pilot mediante la cual basta con pulsar un botón o indicarlo mediante una orden vocal para que el volante se guarde en el salpicadero y el vehículo comience a conducir ‘por sí solo’.

Volkswagen ID. Vizzion (2023)

En realidad, fue el concept con el que empezó todo. El que demuestra hasta dónde van a poder llegar los eléctricos de Volkswagen. Por concepto, es una gran berlina de 5,15 m que entraría a competir con los modelos de las firmas más exclusivas del mercado… y con los -hasta ahora- intocables Tesla. Con su enorme batería de iones de litio promete una autonomía completamente eléctrica de 665 km, mientras que la potencia supera los 300 CV.

Volkswagen: el ID.Vizzion

Dispone de acceso al interior mediante reconocimiento facial, el interior diseñado como un salón se puede redistribuir, los cristales son inteligentes para oscurecerse de manera automática cuando haya mucho sol o busques privacidad… y en el salpicadero no hay mandos como tal, sino controles virtuales que se proyectan en el interior gracias a un sistema de realidad aumentada -y que se ven con la ayuda de unas gafas especiales-.

¿Otra curiosidad? Los faros láser delanteros pueden proyectar en el sueño distintas indicaciones: por ejemplo, para avisar a un peaton de que puede cruzar por delante del coche sin peligro.

«Porque unos pocos pueden genera un cambio. Pero si somos muchos, podemos cambiar el mundo»

Está claro que si millones de usuarios comienzan a reemplazar sus actuales vehículos por otros eléctricos, terminará por producirse un cambio, por ejemplo, en niveles globales de emisiones contaminantes. Pero para que el cambio sea total, hará falta que por ejemplo, el proceso por el cual estos coches consiguen su electricidad sea también respetuoso con el medio ambiente.

A tenor de lo expresado por los responsables de la marca, la idea es que toda la energía que necesiten estos vehículos provenga de fuentes renovables.

Para que, además, dicho cambio resulte posible, la labor de recargar el vehículo también tendrá que mejorar en varios aspectos. En primer lugar, la rapidez, por lo que será necesario que se propaguen los puntos públicos de recarga súper-rápida de la red Ionity sobre todo si, como dice Volkswagen en una de sus web: para un viaje de mil kilómetros tendrás que parar sólo (sic) tres o cuatro veces-, que serían el complemento perfecto a los dispositivos Wall-box que tendrás que instalar en tu casa para cargar el coche -más lentamente- por la noche.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.