Ataques

¿Se equivocó Massachusetts en su último referéndum?

Los ciudadanos del estado de Massachusetts han votado en referéndum a favor de acceder libremente a los datos telemáticos de sus vehículos para repararlos. Sin embargo, para muchos la ciudadanía se equivocó al consentir sus datos en una plataforma de código abierto...

Derecho a reparar right to repair cartel banner

El estado de Massachusetts ya ha celebrado su referéndum sobre la ampliación del conocido como “derecho a reparar”. El 75% votó a favor de la “Pregunta 1”, lo que significa que, por abrumadora mayoría, los ciudadanos de este estado han respaldado el acceso de los mecánicos independientes a los datos inalámbricos de los coches conectados. Ello es posible a través de los actuales puertos físicos de diagnóstico.

En consecuencia, en los modelos que lancen partir del 2022, los fabricantes tendrán que ofrecer acceso a los datos telemáticos del vehículo a través de una plataforma de código abierto. De esta manera, por un lado, se protegería la libre competencia entre estos talleres y los servicios oficiales. Pero, por otro, el derecho a reparar da vía libre incluso al propio dueño del vehículo, para tratar de arreglar su coche por él mismo. Tanto los propietarios como los mecánicos independientes podrán enviar comandos al vehículo para su reparación, diagnóstico o mantenimiento. La pregunta especifica además que se proporcione la posibilidad de obtener datos mecánicos y realizar diagnósticos a estos sistemas mediante una aplicación móvil. Al fin y al cabo, los datos que genera o almacena un vehículo serían propiedad de su dueño, no de la marca.

Pero las cosas no son tan sencillas… Subir los datos de todos los vehículos a una plataforma de esas características supondrá un riesgo de ciberseguridad. Los cibercriminales podrían usarla fácilmente para atacar funciones críticas del coche. Además, abre toda una discusión jurídica acerca de la responsabilidad achacable a los fabricantes si surgen más problemas. Por otra parte, algunos detractores de esta ampliación del derecho a reparar sostienen que muchos mecánicos no tendrán la formación ni las destrezas para intervenir sobre software… algo que habría que dejar a los informáticos.

En el año 2012, los votantes de Massachusetts ya aprobaron que los puertos de diagnóstico funcionaran con un estándar que no fuera propiedad de ninguna marca. Ahora, la nueva ley amplía esta medida a los datos transmitidos telemáticamente, que la del 2012 excluía.

Posiciones enfrentadas

Las reacciones no se han hecho esperar, tanto de asociaciones de consumidores como de los fabricantes de coches. El fundador de la asociacióniFixit”, Kyle Wiens, declaraba a la web TechCrunch que lo considera “un gran paso adelante”. Wiens afirma categóricamente que, “si no puedes repararlo, no lo posees realmente”.

En cambio, desde la Alianza por la Innovación en la Automoción, un “lobby” de los fabricantes, recuerdan que hay una autoridad tan preocupada como ellos. Se trata de la NHTSA (siglas en inglés de “Administración Nacional de Seguridad en el Tráfico por Carretera”). La NHTSA ya ha expresado su inquietud por los términos en los que se expresa la Pregunta 1, y los riesgos a los que expone a los usuarios. “Los constructores han puesto a disposición toda la información de diagnóstico y reparación que se necesita para dar servicio a un vehículo de forma segura”, dice el presidente de la alianza, John Bozzella.

Ahora la gran pregunta es si la iniciativa de Massachusetts se extenderá por el resto de Estados Unidos. Eso es exactamente lo que pasó cuando en dicho estado se aprobó el derecho a reparar. Al año siguiente, los fabricantes firmaron un memorando para aplicarlo en todo el país. De esta manera, no tienen que adaptarse a toda un abanico de normativas distintas.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.