Empresas

¿Es la “Enmienda Ferrari” una amenaza para la electrificación?

El Parlamento Europeo ha aprobado prohibir la comercialización de vehículos de combustión en 2035… pero ha introducido un cambio que ya se conoce como “Enmienda Ferrari”. ¿Es una amenaza para los planes de electrificación en Europa? ¿Qué "truco" esconde para los supercoches de lujo?

Imagen del museo Ferrari Hackercar

La Unión Europea está decidida a prohibir la comercialización de vehículos con motor de combustión interna, a partir de 2035. Sin embargo, una medida tan drástica está acarreando diversas polémicas. Sin ir más lejos, algunos países miembros se muestran abiertamente en contra de ella (entre ellos, la República Checa). Italia y Alemania también han expresado reticencias, mientras que otros estados defienden el uso de combustibles sintéticos, sin tener que apostarlo todo por la electrificación.

Por su parte, la ACEA, patronal europea de fabricantes de automóviles, ha respirado aliviada tras comprobar que la Eurocámara no ha endurecido la propuesta inicial de la Comisión Europea. No obstante, ha seguido mostrando su preocupación por los plazos que les impone. Merece la pena recordar que ni siquiera los híbridos se salvarán de ser eliminados del mercado, en tanto que uno de sus motores es de combustión. Pero lo que ha pasado inadvertido para muchos es la excepción que ya se encuentra incorporada a la norma… y que permitirá seguir vendiendo vehículos de combustión en algunos casos.

¿Un salvavidas para las grandes motorizaciones?

¿Cuáles serán esas excepciones? La enmienda nº 121, fue propuesta por un grupo de eurodiputados italianos, ya ha sido bautizada como “Enmienda Ferrari”. Únicamente aquellos constructores que produzcan una cantidad de entre 1.000 y 10.000 unidades al año podrán beneficiarse de ella.  ¿Y qué pasa con los pequeños constructores que ni siquiera llegan a las 1.000 unidades? Si estás preocupado por el futuro de Koenigsegg o Pagani, no hay nada que temer: están excluidos de la nueva normativa. Al final del día, el impacto de tan pocas unidades producidas es mínimo en el medio ambiente.

Por el contrario, la Enmienda Ferrari no les dará mucho más margen a los fabricantes de 1.000 a 10.000 vehículos: tan sólo les concede una moratoria de un año, hasta el 31 de diciembre de 2035. Además, el nombre coloquial que se le ha dado es erróneo: en el 2021, Ferrari matriculó 11.151 unidades en toda Europa. Por lo tanto, sí que tendría que dejar de vender vehículos alimentados por gasolina desde el momento de la entrada en vigor de la restricción.

Si no es Ferari, ¿quién la puede aprovechar?

Entre las marcas que, si quisieran, podrían beneficiarse de esta moratoria se encuentran Lamborghini, Aston Martin, McLaren y Rolls Royce. Parece que los rugidos de sus V12 todavía tendrán derecho a un último “canto”… Ahora bien, estas marcas deberán solicitar formalmente la prórroga de un año a la Unión Europea, y cumplir la última normativa de emisiones que exista para entonces (actualmente es la Euro 7). Otras, como Alpine y Lotus, ya se han comprometido con la ruta de las cero emisiones, aunque puedan acogerse por volumen de matriculaciones.

Las normas de emisiones de CO2 para automóviles y vehículos comerciales nuevos se aprobaron en el Parlamento Europeo con 339 votos a favor, 249 en contra y 24 abstenciones. Esta normativa incluye un hito intermedio para 2030, cuando se tendrán que haber reducido las emisiones de los coches nuevos en un 55%. No obstante, de momento el texto sólo es la posición con la que el Parlamento insta a la Comisión a negociar con los estados miembros.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.