Expertos HC

En qué mejorará tu vida el coche conectado… si lo ciberproteges

Los vehículos modernos tienen tantas conexiones que son más bien ordenadores con ruedas. ¿Qué riesgos implica eso? ¿Cómo podrías evitarlos?

Un cruce de calles en una ciudad con varios vehículos que intercambian datos entre sí, como muestra de los coches conectados a la ciudad

Durante años la electrónica y la informática se han ido incorporando al automóvil. Tecnologías como los airbag, el ABS, el control de tracción, el control de estabilidad, la dirección asistida o la suspensión inteligente, por citar alguno de los más comunes, requieren de sistemas informáticos -ordenadores- para funcionar y, por definición, estos son vulnerables.

Pero, dependiendo de las prestaciones del vehículo, puede llegar a ser necesario incorporar varias decenas de ordenadores diferentes para controlar todas sus funciones. Pensemos, además de en los elementos mecánicos mencionados anteriormente, en los elevalunas eléctricos, el cierre centralizado, la climatización, los sensores de iluminación y de aparcamiento, el navegador GPS, el sistema de información y entretenimiento…

Lo complicados que se han vuelto los coches

La clave está en que hasta hace unos años los vehículos eran sistemas más sencillos y aislados. No se comunicaban con el entorno -como sí hacen actualmente los coches conectados- y, cuando se quería acceder a los datos del vehículo, fundamentalmente para diagnosticar una avería, era necesario conectarse a su «centralita» mediante una conexión física -un cable-.

Pero eso se ha vuelto más complejo en los coches actuales. Cada una de esas centralitas o unidades de control gestiona una parte específica del vehículo, y todas ellas se comunican con la Unidad Central de Control mediante el denominado CAN BUS, que no es más que una red de área local que interconecta todos los dispositivos de control del vehículo o mediante sistemas inalámbricos de control de la presión de los neumáticos.

Pero, además, el sistema está abierto al exterior. En ocasiones, solo para recibir información, como en el caso de los sistemas de radio digital (RDS), pero, en otras, la comunicación sirve tanto para dar datos como para recibirlos: Satélite GPS, WiFi, telefonía celular, tráfico de datos (Internet), Bluetooth, o simplemente la llave inalámbrica que abre y cierra el vehículo.

Conclusión: si todos los sistemas de control del vehículo están interconectados internamente y el coche dispone de algún sistema de comunicación con el exterior, el vehículo y todos sus componentes son vulnerables. Pero pensemos además en lo que nos depara el futuro: coches autónomos que intercambian datos entre sí y con las infraestructuras por las que circulan … Podemos imaginar la consecuencias que podría tener el control malintencionado de un vehículo autónomo … ¡Terreno abonado para la ciberdelincuencia!

Hay que hablar de ciberseguridad

En base a todo lo anterior, la seguridad informática en el mundo de la automoción cobra cada día mayor importancia. Ya no hablamos de informática aplicada a la automoción sino de complejos sistemas informáticos con ruedas a los que se puede acceder y controlar desde el exterior. Y para garantizar la seguridad de un vehículo hay que proteger tanto sus sistemas de control interno, como sus interfaces de comunicación con el exterior comolas posibles aplicaciones que interactúen con el vehículo -pensemos por un momento en las aplicaciones de gestión de flotas o en el caso de los vehículos de uso compartido-.

Al igual que en el mundo físico, la seguridad cien por cien tampoco existe en el mundo informático, pero si actuamos con inteligencia y aplicamos unas mínimas buenas prácticas podemos obtener un compromiso razonable entre el valor de lo que queremos proteger y lo que estamos dispuestos a invertir para conseguirlo.

¿Y cómo se puede ciberproteger?

La manera más eficaz se le ha ocurrido a una empresa española llamada EuroCybcar, que tiene como objetivo medir cuál es el nivel mínimo de ciberseguridad que ofrecen los vehículos. Y lo harán teniendo en cuenta cómo te ciberprotege un vehículo tanto desde el punto de vista de tu privacidad como tu propia vida.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.