Tecnología HC

¿En qué consisten y cómo funcionan las cajas negras -EDR- de los vehículos?

Es probable que el término 'caja negra' te suene más del mundo de la aviación. Sin embargo, esta tecnología ya se emplea en los automóviles... y es como si llevases un pequeño 'departamento de investigación' a bordo del vehículo.

Imagen interior de un coche
Foto: Samuele Errico Piccarini en Unsplash

¿Sabías que los vehículos actuales ya pueden estar equipados con su propia caja negra? Se denomina EDR y es un dispositivo destinado a almacenar datos e información en caso de que sufras un accidente, y que ayudará a esclarecer lo sucedido.

Y es que, en efecto, los datos y parámetros que almacena una de estas EDR son vitales para entender mejor tanto las circunstancias y causas que han provocado un accidente como el porqué de las lesiones de los usuarios del vehículo accidentado, facilitando en el futuro el desarrollo de vehículos más seguros.

Este dispositivo ya se ha utilizado para esclarecer los hechos de un accidente, y así determinar la sentencia en un caso judicial en nuestro país. El Juzgado Penal 27 de Barcelona condenó a seis meses de prisión a un conductor por un accidente que sucedió en el año 2014… y cuya reconstrucción pudo llevarse a cabo gracias a los parámetros descargados de la EDR de uno de los vehículos implicados, y que sirvió para dilucidar la responsabilidad de cada una de las partes implicadas.

En circunstancias de conducción normal, la EDR no almacena ningún dato trascendente; solo guardará los momentos previos y posteriores a que se produzca algún percance, siendo el más ‘reconocible’ la explosión de los airbags, sinónimo de golpe o accidente.

No es que la EDR sea adivina y por eso sepa cuándo ponerse a guardar la información porque sabe que va a producirse un accidente; el sistema, simplemente, graba y sobreescribe la información de forma constante mientras se utiliza el vehículo, pero en caso de que se produzca el mencionado golpe, sí que guardará numerosos datos del vehículo, que resultan de lo más útiles para reconstruir un accidente, y facilitar, de esta forma, las tareas que debe realizar posteriormente el perito encargado.

Muchas personas se preguntarán qué tipos de datos almacena este dispositivo, si tienen relevancia con datos personales o de la marca, o simplemente están enfocados en aspectos de la conducción o de los sistemas de retención -por ejemplo, los pretensores de los cinturones- que permitan descifrar las causas del accidente.

Pues bien, en efecto, estos elementos solo están diseñados para atender a la segunda necesidad. En ningún momento se registran datos de audio -por ejemplo, una conversación- y video del interior o del exterior del vehículo, y tampoco procesa datos personales que puedan comprometer la intimidad de los usuarios del vehículo.

Durante un intervalo de tiempo, normalmente son 10 segundos o menos, el EDR registra eventos dinámicos que permitan analizar el accidente, tales como:

  • Velocidad del vehículo en cada instante
  • Ángulo de giro de la dirección -es decir, cómo de girado está el volante-
  • Variaciones longitudinales y laterales en cuanto velocidad
  • Revoluciones del motor
  • Porcentaje de presión del pedal del acelerador
  • Activación de la frenada;
  • Porcentaje de presión del pedal de freno
  • Estatus sobre el funcionamiento de diversos sistemas del vehículo, como los de seguridad activa, pasiva, o sistemas de ayuda a la conducción;
  • Activación del ABS
  • Despliegue del airbag
  • Datos de si los cinturones estaban en uso en el momento del accidente
  • Activación de los pretensores de los cinturones
  • Localización vía GPS.

La EDR, que no es un elemento del coche que esté en un lugar ‘a la vista’, sino que va embebido en el vehículo -es decir, ‘en su interior’-, suele ir de la mano del módulo de control del airbag, denominado ACM -Airbag Control Module-. La centralita del airbag tiene como objetivo desplegar y activar los airbags necesarios cuando se produce un accidente lo suficientemente serio como para que se sobrepasen unos límites de pre-configuración.

Esto significa que dicha centralita se nutre de gran cantidad de datos referentes a la dinámica del vehículo en tiempo real para poder determinar cuándo activarse, y para ello, se emplean acelerómetros y giroscopios. Todos estos datos son registrados por la EDR y se almacenan durante un rango de tiempo establecido, ayudando a comprender las circunstancias del accidente. 

Una vez que se produce el accidente, se necesita tanto hardware como software especializado para acceder, recuperar y descargar los datos almacenados en la EDR. En este caso, cabe señalar la herramienta de Bosch, denominada “Crash Data Retrieval”. Para proceder a recuperar todos estos parámetros, se puede utilizar la conexión a la interfaz física OBD-II de la herramienta CDR, o conectándola directamente al propio módulo.

Figura 1: Bosch CDR Tool

Por otro lado, respecto al marco regulatorio de la EDR en el ámbito europeo, este dispositivo ya es obligatorio que vaya instalado en los vehículos de categoría M1[1] y N1[2] de nueva homologación a partir de este mismo año 2022, y para todos los nuevos vehículos -de las categorías mencionadas-registrados y producidos a partir del año 2024.

Para otras categorías de vehículos como la M2[3], M3[4], N2[5] y N3[6], será obligatorio para vehículos de nueva homologación a partir del año 2025 y para los vehículos de nueva producción a partir del año 2028. Además, cabe mencionar que la UNECE a través del grupo de trabajo WP.29, ha desarrollado el reglamento nº 160 donde se establecen prescripciones uniformes sobre la homologación de los vehículos de motor de categoría M1 y N1 en lo que respecta al EDR.


[1] Vehículos de motor concebidos y fabricados principalmente para el transporte de personas y su equipaje que tengan, como máximo, ocho plazas de asiento además de la del conductor. No dispondrán de ningún espacio para viajeros de pie. El número de plazas podrá limitarse a una (es decir la del conductor).

[2] Vehículos de motor concebidos y fabricados principalmente para el transporte de mercancías cuya masa máxima no sea superior a 3,5 toneladas.

[3] Vehículos de la categoría M que tengan más de ocho plazas de asiento además de la del conductor y cuya masa máxima no sea superior a 5 toneladas. Los vehículos pertenecientes a la categoría M2 podrán tener, además de las plazas de asiento, espacio para viajeros de pie.

[4] Vehículos de la categoría M que tengan más de ocho plazas de asiento además de la del conductor y cuya masa máxima sea superior a 5 toneladas. Los vehículos pertenecientes a la categoría M3 podrán tener espacio para viajeros de pie.

[5] Vehículos de la categoría N cuya masa máxima sea superior a 3,5 toneladas pero no a 12 toneladas.

[6] Vehículos de la categoría N cuya masa máxima sea superior a 12 toneladas.

Gonzalo Martínez Bermejo / Área Técnica EUROCYBCAR

  1. Interesante artículo.
    ¿Todos los vehículos de clase M1 y M2 montan la caja negra de Bosch o cada uno diseña y homologa su propia electrónica?
    Gracias.
    Saludos

    Daniel

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.