Tecnología HC

En los próximos Skoda irás sentado… sobre botellas

Reciclaje, economía circular, reutilización, medio ambiente... son términos de moda en todos los sectores de la sociedad y, por supuesto, en el mundo del automóvil. Y eso da lugar a medidas tan sorprendentes como ésta.

imagen de una fábrica de Skoda

Nos hemos acostumbrado a ver cómo casi cualquier elemento que utilizas en tu día a día puede tener una segunda vida: desde una lata de refrescos hasta una revista, una prenda de ropa que ya no utilizas… y, por supuesto, todo aquello que está elaborado con plástico.

Un plástico que se ha convertido en los últimos tiempos en el ‘nuevo enemigo’ y que se apuesta por su desaparición progresiva; sin embargo, mientras llega ese momento, su reciclaje pasa como algo necesario para disminuir su actual impacto.

Y dentro del mundo del automóvil, ese plástico ha demostrado que puede tener diversos usos; y el último lo ha dado a conocer Skoda, que está apostando por fabricar por fundas de asientos que estarán elaboradas a partir de botellas de PET recicladas -son las siglas de plástico tereftalato de polietileno, un polímero plástico-.

Algo que forma parte de una estrategia de la marca, que ya trabaja con sus proveedores para desarrollar materiales innovadores y sostenibles «que resistan el uso diario, que sean fáciles de manipular y creen atractivos toques de diseño».

Un ejemplo es el trabajo que llevan a cabo con el proveedor checo Sage Automotive Interiors de Strakonice, que se desarrolla a elaborar, precisamente, materiales innovadores para los tejidos que luego pasan a utilizarse en los modelos que llegan a la calle.

Uno de los últimos que han creado son los tejidos desarrollados a partir de botellas de plástico recicladas y que se utilizan en el Enyaq iV, su SUV eléctrico. La empresa también está diseñando tejidos con fibras especiales que funcionan como calefactores en los asientos.

Otro de los proveedores es AUNDE, que se dedica a elaborar textiles técnicos a partir de botellas PET recicladas y lana, de nuevo para el Enyaq. ¿Y cómo se hace? Dichas botellas se trituran y funden para transformarse en un granulado que, más tarde, se destina a creer un hilo duradero. Con 6.000 de ellos se puede producir un tejido resistente que también se lava y seca ‘para dotarlo de la estabilidad necesaria’.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.