Personas

En 10 años, la mitad de Seat se dedicará a otra cosa

Hace unos días, el máximo responsable de Seat acudió a un importante foro donde dio a conocer algunos de los elementos de la estrategia de la marca para cambiar la relación entre personas y automóviles.

El presidente de Seat en una conferencia

¿A qué retos se enfrenta, hoy en día, el mundo del automóvil? Si eres de los que están un poco atentos a la actualidad de este sector, pensarás que estamos a punto de vivir una nueva revolución industrial… y no vas desencaminado. Electrificación, vehículos compartidos, conducción autónoma, restricciones al uso, micromovilidad, suscripción en lugar de compra…

Los cambios se antojan tan profundos que aquellas marcas que no sepan adaptarse a tiempo pueden pasarlo muy mal.

Es cierto que, en el pasado, a Seat le costaba adaptarse a los cambios; sin embargo, parece que esta vez, la firma española quiere ser un referente en todo lo que se avecina relacionado con el automóvil. Y así lo expresa su CEO, Luca de Meo, cada vez que acude a algún acto público.

El último, que tuvo lugar hace unos pocos días en el ciclo de conferencias Ágora organizado por el periódico elEconomista sirvió para conocer la nítida visión que tiene De Meo sobre el futuro del automóvil. En dicho evento, compartió su punto de vista -y los de la marca a la que representa- sobre la transformación a la que se enfrenta la industria de la automoción.

Por ejemplo, tiene claro que a Seat ya no le basta con ser un fabricante de vehículos, sino que debe convertirse en proveedor de soluciones de movilidad. “Nos encontramos en un punto de inflexión todavía más importante que el de hace 100 años, cuando la industria del automóvil puso sobre ruedas a la sociedad. Estoy convencido de que tenemos la actitud, la capacidad y el compromiso necesarios para salir reforzados”.

En cuanto al reto del coche eléctrico, De Meo recordó la ofensiva de productos de este tipo que la marca ha presentado en pocos meses. No sólo hemos visto soluciones de micromovilidad como el patinete eXs y otras de enfoque urbano como el Minimó; también habrá en su gama un compacto eléctrico derivado del concept El Born, así como coches que utilizarán la electricidad para mejorar rendimiento y ecología -un buen ejemplo es el próximo Cupra Formentor-.

Pero, sin duda, la estrella de esa electrificación será un coche urbano creado a partir de una nueva plataforma que la compañía desarrollará junto a Seat y que “será la base para crear vehículos eléctricos al alcance de un público más amplio. Vamos a contribuir a declarar a democratizar la movilidad sostenible”, declaró.

Diez veces más seguro sin nadie al volante

Respecto al coche autónomo, Luca de Meo cree que “cuanto la tecnología y la legislación estén listas, el coche autónomo reducirá el coste del transporte por carretera en un 90%”. Asimismo, que no haya conductores al volante tendrá un impacto positivo en la siniestralidad en las carreteras, porque “el coche conectado y autónomo hará que la conducción sea diez veces más segura”.

Por supuesto, conseguir que se introduzcan estos cambios dependerá mucho del personal que trabaje para la marca; por eso opina que “en diez años, el 50% de nuestros empleados trabajarán en puestos de trabajo distintos a los que están ahora, y algunos ni siquiera existen a día de hoy”. Hay que recordar que Seat invirtió, sólo durante 2018, cerca de 23 millones de euros en formación, es decir, unos 1.500 euros por empleado. Eso significa 17 veces más que la media en España.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.