Tecnología HC

Eléctricos vs combustión: ¿Quién tiene más energía?

Poco a poco, el coche eléctrico está logrando equipararse a sus contrapartidas de gasolina. Cada vez son más razonables, pero... ¿son más eficientes? Es hora de hacer algunos cálculos...

Detalle del frontal de un Peugeot e-208

Desde que los principales fabricantes volvieran a apostar por la electricidad, el viejo duelo entre el motor eléctrico y el de combustión ha regresado con toda su intensidad.

Ante un debate eterno -y, por qué no decirlo, cargado de emociones-, la mejor vía para resolverlo -o, al menos, pasar un buen rato- es recurrir a los datos más objetivos que tengamos a mano. Y, en este mundo, poco existe más objetivo que las matemáticas.

Primero, debemos establecer un ‘cuadrilátero’ común para esta lucha. En lugar de enfrentar kW contra CV -lo cual sería desigual-, hemos de tomar como punto de partida la energía que pueden guardar la batería y el depósito de combustible. Y, a ser posible, comparar entre ambas versiones aplicadas a un mismo coche. Como, por ejemplo, el Peugeot 2008.

La batalla de los números

Los combustibles fósiles poseen una excelente relación entre la energía que pueden proporcionar y la masa y volumen que ocupan. Esta ventaja en densidad energética permite almacenar una gran cantidad de energía en un espacio reducido. Por ejemplo, un litro de gasolina guarda hasta 9,6 kWh. Si lo traducimos a unidad de volumen, equivaldría a unos 12,2 kilowatios/hora por kilo.

En contraste, una batería ordinaria de iones de litio ofrece tan sólo una densidad energética de 0,14 kWh/kg. Esto se debe a que el proceso de acumulación de la electricidad es varios órdenes más complejo. Y a ‘depósitos llenos’, la diferencia es todavía más significativa: mientras que el eléctrico llega pronto a su límite de 50 kWh, un tanque de 44 litros de gasolina puede contener hasta 422,4 kWh. Estos guarismos no quieren decir que el coche eléctrico sea un desastre energético. Simplemente, hablan muy bien de la gran capacidad de la gasolina para almacenar energía.

Imagen de dos unidades del nuevo Peugeot 2008

Si trasladamos el duelo al apartado de los consumos, veremos que -por ejemplo- un Peugeot 2008 con el motor 1.2 Puretech 130 consume unos 5,8 litros cada 100 km. Ello equivaldría, si seguimos con ‘nuestras’ unidades, a unos 55,68 kWh en la misma distancia. Y es aquí donde el e-2008 -en este caso- arrasaría con su pariente, pues homologa un consumo de sólo 17,6 kWh/100 km.

¿Cuál es la conclusión? El progreso de la técnica ha permitido que los motores de combustión posean, hoy en día, una eficiencia respetable. Sin embargo, en este capítulo no tienen nada que hacer contra la propulsión eléctrica, la cual acumula mucha menos energía -mientras no se generalicen las ‘baterías sólidas’-, pero aprovecha al máximo cada electrón.

Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.