Empresas

¿Salvarán los eléctricos a SsangYong de la quiebra?

La firma coreana SsangYong se encuentra al borde de la quiebra desde que se declarara en concurso de acreedores, a finales de diciembre. El objetivo de su matriz, Mahindra, era que la marca ofreciera una gama compuesta al 100% por eléctricos en el 2024. ¿Llegarán los nuevos modelos a tiempo para salvarla?

SsangYong Rexton concesionario frontal

Lo leíste en su día HackerCar; el nuevo SsangYong Korando e-Motion llegará durante el primer semestre de 2021, y será el primer modelo totalmente eléctrico de la marca. Más tarde aparecerá la versión eléctrica del Tivoli.

Sin embargo, las Navidades han dejado una triste noticia para el mundo del motor. Los problemas financieros han ahogado a SsangYong, que ha tenido que declararse en concurso de acreedores. La firma coreana acumulaba unas deudas por valor de 60.000 millones de wones (unos 55 millones de euros). Entre sus principales acreedores se encuentran los bancos Bank of America, JPMorgan Chase y BNP Paribas. SsangYong ha confirmado que cuenta con todo el apoyo del gobierno surcoreano, y ha anunciado la llegada de un nuevo socio inversor. Mientras tanto, desde la entrada en concurso de acreedores a finales de diciembre, la marca tiene 90 días de plazo para renegociar sus deudas. SsangYong había tratado de ampliar el vencimiento de sus préstamos, pero el acuerdo con los acreedores no llegó.

El papel de Mahindra

Como accionista principal de SsangYong, la multinacional india Mahindra se ha hecho cargo de la gestión de la crisis. El varapalo para la casa matriz no es menos importante, dado que Mahindra confiaba en SsangYong para convertirse en un jugador global en el mercado de los SUV. La empresa la había adquirido de manos de la compañía china SAIC tras la crisis financiera de 2008, para convertirla en una marca premium especializada en dicho segmento. En aquel momento, la supervivencia de SsangYong también peligraba.

Pero, ya en febrero de 2020, Mahindra tuvo que presentar un plan de rescate por tres años, por 500.000 millones de wones (unos 370 millones de euros). En realidad, Mahindra llevaba tiempo tratando de encontrar un comprador para SsangYong. Acto seguido estalló la pandemia del coronavirus, y las cosas terminaron de torcerse. En el primer trimestre del año pasado, SsangYong representó el 80% de las pérdidas de Mahindra.

Imagen exterior del conccept SsangYong siv

El fiasco al implantar la estrategia

Uno de los factores para que la firma coreana haya llegado a esta situación es la gestión comercial realizada por la propia Mahindra. Pretendiendo posicionarse como marca premium, los modelos de SsangYong se han vendido bajo la marca Mahindra en los concesionarios indios, compartiendo escaparate con modelos de gama baja. Mientras tanto, en Europa se seguía percibiendo como una marca “low cost”… a la que, en realidad, los precios no acompañaban. En otras palabras, la estrategia no se materializó, y la firma no llegó a especializarse en ningún nicho más allá de la categoría de los SUV.

Ahora todas las esperanzas de SsangYong están puestas en ese Korando e-Motion, y en el objetivo de que su gama sea 100% eléctrica para el 2024. En el 2023 llegará una pick up sobre la base del Musso. Pero, para todo esto, la marca tiene que sobrevivir. Su progresiva incursión en el mercado de los vehículos eléctricos podría al mismo tiempo ser el revulsivo que necesita para salvar los muebles y continuar su actividad.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.