Tecnología HC

El único Mini clásico que quedará en Londres

Electrificar los clásicos será la única forma de disfrutarlos en el entorno urbano. Y ya existen compañías preparadas para asaltar ese nicho de mercado, con propuestas como ésta.

Imagen frontal del LEC Mini

Sorpréndete, pero es así: hubo un tiempo en que los ‘papers’ ecologistas no exhortaban a reemplazar el coche viejo por uno nuevo menos contaminante. Más bien al contrario, preconizaban mantener aquél de la manera más exquisita posible, de modo que pudiera ahorrarse al planeta el impacto de fabricar su sustituto.

Sin embargo, los tiempos modernos dictan todo lo contrario, en una ruptura total con vehículos que aún podrían tener vida útil en sus ruedas. Y esta corriente ya ha conquistado una gran victoria; la de imponer la electricidad como único medio de impulso.

Un buen ejemplo lo tenemos en las grandes ciudades, que ya cuentan -en su gran mayoría- con zonas donde un coche de combustión con varios años tiene prohibido -o muy restringido- el acceso. Así sucede, sin ir más lejos, en Londres. La capital británica se ha situado recientemente en el centro de la polémica, por las protestas de los aficionados a los clásicos y ‘youngtimers’ que residen en el centro.

La nueva sociedad de la ‘preservación’

Pero parece que, para no pocos de ellos, podría abrirse una ‘calle de enmedio’ si triunfan propuestas como la de London Electric Cars. Esta pequeña compañía británica ofrece para los entusiastas irredentos la posibilidad de sustituir toda la mecánica original por un sistema de propulsión eléctrico. Trabajan por encargo, adaptándose al vehículo propiedad de su cliente, pero eso no les ha impedido mostrar su última creación: un cautivador Mini clásico.

El LEC Mini en un atasco
Interior del LEC Mini

Tomando como base un Rover Mini Classic 1.3i de 1993 -propiedad de la Universidad de Birmingham-, el preparador ha instalado en el vano motor un propulsor eléctrico procedente de un Nissan Leaf. En cuanto a la batería de 20 kW -dado lo exiguo del espacio disponible-, ésta se ha dividido en dos paquetes repartidos entre el maletero y el hueco bajo el asiento posterior.

Lo sorprendente de este Mini son sus cifras económicas. Según declara el constructor, por unas 25.000 libras esterlinas -29.000€ al cambio- puedes tener un coche urbanita capaz de recorrer -en ciclo urbano- entre 100 y 120 km con una carga completa. Y, una vez se agota, es posible recuperar la energía incluso enchufándolo a una clavija doméstica de 220v -aunque también puedes utilizar cargadores de Tipo 1 y 2-.

Imagen del prototipo de Mini Eléctrico de Ic2Ev

En España, existe un proyecto muy similar dirigido por el ingeniero leonés Pablo Escapa -CTO de EUROCYBCAR. Basándose en un Mini Cooper de 2002, ha instalado en él un sistema de propulsión eléctrica en una compleja transformación que le ha valido el reconocimiento del ‘Premio Especial de Investigación’ en la primera edición de los Premios Nacionales de Movilidad 2021.

Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.