Ataques

El transporte es uno de los sectores más atacados por el coronavirus

Los ciberataques que utilizan al coronavirus como excusa para propagarse se han disparado durante marzo y abril. Y el sector del transporte es uno de los más afectados. ¿Qué sucede y cómo puedes protegerte?

Ciberataque coronavirus: Imagen desde el interior de un coche, en el que se ve la autopista que tiene por delante
Foto: Piqsels

El coronavirus ha hecho que los ciberdelincuentes estén más activos que nunca. Un informe de Bitdefender ha revelado que, durante el mes de marzo, las amenazas de ciberseguridad relacionadas con la pandemia se multiplicaron por cinco y que el crecimiento fue aún mayor en abril.

La investigación afirma que los ciberdelincuentes tratan de aprovechar el nivel de preocupación e interés de las personas por el coronavirus y su evolución para dirigir sus ataques y maximizar sus resultados. Es decir, como todo el mundo está deseoso de informarse acerca de las últimas novedades de esta pandemia, los internautas son más propensos a caer en las trampas que les ponen los crackers.

Por eso, la mayor cantidad de ataques se registra, sobre todo, en los países que se han visto más afectados por la enfermedad, según el estudio. Y España se sitúa entre los seis países que más vulnerabilidades han sufrido durante los meses de marzo y abril.

En concreto, fue el cuarto más atacado durante el mes de marzo, tras Estados Unidos, Italia y Reino Unido. El mes siguiente fue el sexto, ya que le adelantaron Sudáfrica y Canadá.

En cuanto a los sectores más afectados por estos ataques relacionados con el COVID-19, destaca el sector del transporte, que es el segundo más atacado al concentrar en torno al 12% de los ataques totales. El primero fue el comercio minorista -retail-, que concentró el 20% de los casos y el tercero fue la industria, con el 8%.

¿Cómo son estos ataques?

El estudio explica que los ciberdelincuentes suplantan la imagen de organizaciones de prestigio para hacer más creíbles sus mensajes. Así, la Organización Mundial de la Salud, la OTAN o UNICEF son algunas de las instituciones por las que se hacen pasar.

La forma que tienen los crackers de suplantar esas identidades son variadas. Pueden enviar correos electrónicos de spearphishing -dirigidos a una persona concreta para engañarla y que facilite datos personales o que descargue un archivo que contenga malware-, URL fraudulentas o las aplicaciones maliciosas. Gracias a todo ello, los ciberdelincuentes pueden aprovecharse del miedo y de la desinformación para engañar a las víctimas y conseguir sus datos privados o financieros.

Según Bitdefender, todo apunta a que las ciberamenzas relacionadas con el COVID-19 van a mantenerse en el tiempo.

En este sentido, al igual que en la vida cotidiana se llevan a cabo prácticas de distanciamiento social y de higiene con el fin de proteger la salud y detener el virus, el informe recomienda también seguir unas pautas de distanciamiento cibernético, entre las que se encuentran desconfiar de cualquier mensaje que llegue a nuestros dispositivos con información aparentemente importante relacionada con el coronavirus; comprobar la autenticidad de la fuente; instalar soluciones de seguridad en nuestros dispositivos y no abrir nunca archivos adjuntos o pinchar en links que conducen a sitios desconocidos.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.