Tecnología HC

El simulador de Mercedes-Benz que cumple una década

Los avances de la tecnología suelen dejar obsoletos los equipos de los fabricantes en muy poco tiempo. Pero este 'artefacto' de Mercedes ha logrado resistir al paso de los años. ¿Por qué?

Imagen del simulador de Mercedes-Benz

Para poder permanecer ‘a la última’, una marca de coches debe adoptar una cierta actitud de renovación constante. Pero no basta con cambiar ‘cuatro plásticos’ en sus modelos de cuando en cuando: los cambios deben darse en todas las facetas.

Esto implica no sólo a los modelos -y sus tecnologías-. También requiere innovaciones periódicas en las cadenas de producción, en los -obligatorios- controles de calidad… y, por supuesto, en la forma de desarrollar los futuros automóviles.

De ahí que, cuando una gran firma como Mercedes-Benz presume de la veteranía de una de sus herramientas clave, no podemos por menos que poner cara de asombro. Pero los de Stuttgart parecen tener buenas razones para mantener su simulador de conducción en funcionamiento durante los últimos diez años…

Con recursos de sobra

Analizándolo en profundidad, comenzamos a comprenderlas: en su momento, fue pionero en sistemas como -por ejemplo- su pantalla en 360º. Este visualizador integral permite al probador experimentar una sensación muy parecida a la de un vehículo real. La simulación no sucede ante los ojos del espectador; es el ‘piloto’ -por tanto- quien se halla inmerso en el entorno simulado.

Imagen interior del simulador de Mercedes-Benz

La cabina figura sobre un entramado hidráulico que, a su vez, se monta sobre un sistema de raíles longitudinales y transversales. Con ayuda de estos elementos, el simulador se desplaza en todas direcciones para reproducir las fuerzas a las cuales se ve sometido un Mercedes real al tomar una curva o cambiar de carril.

Para los de la estrella, esta última función continúa siendo clave en el desarrollo de sus ayudas a la conducción. De hecho, se enorgullecen de haber ‘puesto a punto’ el sistema ‘Drive Pilot’ del nuevo Clase S. Similar al conocido ‘Autopilot’ de Tesla, supone un notable acercamiento a la conducción semiautónoma y conectada.

En palabras del Dr. Michael Hafner -responsable de conducción automatizada en Mercedes-Benz-, la virtud de un buen desarrollo reside en el equilibrio: «Los mejores resultados posibles se obtienen de una inteligente combinación de métodos modernos de simulación y pruebas prácticas intensivas. Millones de kilómetros de test siguen siendo una parte indispensable del trabajo de desarrollo. La simulación no puede reemplazar por completo a las pruebas reales; aún son elementales para crear y aprobar sistemas relacionados con la seguridad».

Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.