Concepts y prototipos

El primer Audi RS eléctrico ya está casi a punto

De hecho, este modelo, una berlina coupé que llegará a 2021, ha contado con un probador de excepción para saber si el conocido como RS e-tron GT será lo bastante rápido como para impresionar al público. Y todo apunta que hará más que eso.

Imagen del Audi RS e-tron Gt con Luca di Grassi

En apenas un par de años, Audi está desarrollando una interesante gama de eléctricos. El primer integrante, el SUV e-tron rápidamente se desdobló en un coche con dos tipos de carrocería -normal y Sportback-, así como en varias versiones con distinta potencia, incluida una deportiva con el apellido ‘S’.

Ahora, la gama e-Tron va a seguir creciendo y lo va a hacer con un modelo más bajito, algo más ligero, más potente… y más deseable, si cabe, que el SUV: el GT. Lo primero que hay que destacar es el hecho de que sea el primer eléctrico de la marca que ‘se atreve’ a lucir las siglas RS, que suelen identificar a los modelos más radicales -y con motor turbo de gasolina- del fabricante alemán.

Y aunque seguramente las prestaciones, como en todo eléctrico de mucha potencia, van a ser muy buenas, era necesario contar con una opinión cualificada para saber si realmente este nuevo RS ‘a pilas’ puede ser realmente eficaz y memorable, o sólo un eléctrico más.

Imagen interior del Audi RS e-tron GT prototype

Y la persona que se ha encargado de juzgar a este eléctrico, y nada menos que en un circuito, ha sido Luca di Grassi, que compite en la Fórmula E y que fue campeón de esta disciplina en la temporada 2016/17. Como curiosidad, di Grassi también es embajador de la ONU para un aire limpio.

Después de una jornada de pruebas que tuvo lugar a finales de verano en Neburg, la idea era que el piloto compartiese con los responsables de desarrollo del modelo, aspectos como el funcionamiento del chasis -que cuenta con suspensión neumática, amortiguación adaptativa y dirección a las cuatro ruedas- y, por supuesto, el rendimiento de la parte mecánica.

Lo primero que comentó del coche -que, por cierto, es aún un prototipo y por eso luce un llamativo camuflaje de carrocería y cuenta con un salpicadero completamente tapado- es que le parecía ‘divertido’. «Obviamente es un Gran Turismo, así que no tiene nada que ver con un coche de carreras, aunque existan ciertos paralelismos, especialmente en cuanto a la potente aceleración. De 0 a 100 km/h emplea menos de cuatro segundos, y mantiene esa capacidad incluso después de varias vueltas al circuito». Será un coche muy rápido porque va a compartir tecnología y motores con uno de los mejores eléctricos del momento: el Porsche Taycan.

Lo básico: vigilar la temperatura

En palabras de los ingenieros de Audi, el hecho de que se mantenga un buen rendimiento tras un uso intensivo tiene que ver con la adecuada gestión de la parte térmica -es decir, la temperatura- del coche. Este e-tron GT dispone de dos circuitos de refrigeración para los componentes técnicos que operan a diferentes niveles de temperatura. El más frío controla la temperatura de la batería de alto voltaje, mientras que el más caliente se emplea para los motores eléctricos y la electrónica de potencia. Además, dispone de un circuito de frío y otro de calefacción para el interior, que probablemente no tenga tu coche de carreras.

Di Grassi también habló bien del comportamiento del coche: «Me gusta su dinamismo. Piensas que como Gran Turismo tiene que ofrecer un buen confort de conducción y eso para mí, como piloto, es una característica muy importante. Por eso debo decir que su agarre y precisión en las curvas resultan impresionantes». Hay que decir que el peso del modelo estará en torno a los 2.200 kg.

imagen trasera del Audi RS e-tron GT prototype

En este caso, el buen rendimiento de este GT tiene que ver, por ejemplo, con el uso de la suspensión neumática de altura regulable en varios niveles. Junto con la amortiguación de dureza variable, lo bueno es que el conductor puede elegir entre un vehículo más cómodo o deportivo con sólo manejar el dispositivo Audi Drive Select.

El piloto brasileño también habló bien de los frenos, que por tacto del pedal suelen ser uno de los elementos más delicados de poner a punto en un modelo que presume de deportividad y agrado de conducción. «Ofrece un rendimiento en la frenada realmente bueno: potente, controlable y preciso. Probablemente lograr algo así en un coche eléctrico tan grande no ha sido fácil», apuntaba di Grassi.

La explicación de esa eficacia, en buena medida, tiene que ver con que el modelo que probó contaba con la opción de los discos de freno cerámicos.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.