Novedades

Renault Mégane Electric: ya tiene gama y precio para España

El Mégane seguirá siendo algo fundamental para el futuro de Renault... pero, ahora, su enfoque será muy distinto. De hecho, ahora hablamos de un coche 100% eléctrico. ¿Qué gama ofrece en España y a qué precios?

Imagen tres cuartos delantero de un Renault-MEGANE E-TECH Electric-1

La ofensiva eléctrica ya es un hecho en Renault; esa tecnología ya tiene cabida en varios de sus modelos, pero la idea a corto plazo es que la electrificación se termine extendiendo a toda la gama.

Cuando decimos toda, también incluye a todo un baluarte como es el Mégane. Bien es cierto que en su actual generación ya se puede disfrutar de las bondades de la electrificación en una variante híbrida enchufable apellidada E-Tech. Pero lo que no ha habido en el cuarto de siglo de historia que ya acumula este compacto es una version totalmente eléctrica.

Pues bien, a eso le pone remedio el nuevo Mégane; o, bueno, un modelo que va a llevar la denominación ‘Mégane’, pero que ya veremos con el tiempo si es una version más del compacto francés por excelencia o si, por el contrario, es algo así como lo que ha sucedido con Ford y su Mustang Mach-E, que toma parte del nombre de un mito de la marca pero propone una versión alternativa, como si se tratase de la visión de una realidad distópica.

Del coche en sí, que llegará al mercado español en marzo de 2022 -aunque ya se pueden hacer pedidos-, la marca francesa ya ha dado a conocer hasta el último de sus detalles, siendo los precios y la estructuración de la gama lo último que hemos conocido. En un momento en el que muchos grupos ya están apostando por plataformas eléctricas completamente nuevas, Renault recurre a la denominada CMF-EV, que también comparte con el Nissan Ariya que también está a punto de llegar.

Con todo, lo primero que llama la atención de este bautizado como Mégane E-Tech Electric se encuentra en su parte trasera: nos refererimos al rediseñado logo de Renault, con un estilo que recuerda al que empleaba la marca hace ya unos cuantos años. Ese guiño al pasado, como vimos a principios de año, va a ser otra de las características del Plan Renaulution de la firma francesa, que culminará con el regreso de las versiones remasterizadas de los R5 y R4.

Imagen interior de un Renault-MEGANE E-TECH Electric-1

El logo empleado hasta ahora dara de nada menos que de 1992 y aunque se actualizó en 2015, la propia marca aseguraba que ‘empezaba a notar el paso del tiempo’. El nuevo logo ya no es cerrado ni lleva firma, ha sido creado conjuntamente con la agencia Landor&Fitch y se espera que de aquí a 2024 ya lo estén utilizando todos los modelos de la gama.

No será lo único destacable del exterior: unos faros muy finos, una parte trasera elevada, una luneta posterior bastante pequeña y unas manecillas para las puertas traseras que se camuflan en la carrocería hasta el momento que el usuario se acerca y emergen. Y si te fijas bien, puedes ver en las ventanillas un código QR: está pensado para facilitar a los bomberos y servicios de emergencia una valiosa información de cara a una posible intervención. Es decir, que es la versión digital de las clásicas ‘hojas de rescate0.

Por lo demás, las dimensiones del coche son muy compactas, con una longitud de 4,21 m y una altura de metro y medio; tiene cierto aire de SUV, pero no lo es, a pesar de que detalles como las grandes llantas -de hasta 20″- le otorguen ese aspecto. En cualquier caso, no falta el tradicional acceso y arranque manos libres -el coche detecta cuando el usuario se aproxima con la llave y al situarse a menos de un metro, desbloquea las puertas e inicia una iluminación ‘de bienvenida’-.

El interior es atractivo y con un toque tecnológico interesante… y lo mismo se puede aplicar al habitáculo. Por otra parte, instrumentación y sistema multimedia están más fusionados que nunca -en forma de ‘L’ invertida- y se convierten en el elemento principal del coche. Comenzando por la pantalla que hace de cuadro de mandos, tiene unas dimensiones de 12,3″, es configurable -con cuatro modos: uno más minimalista, otro más clásico, otro para el mapa del navegador y uno más para la información del estado de carga- y recuerda a la de los últimos modelos de Renault.

Pero luego está el nuevo sistema multimedia, la joya de la corona, denominado OpenR Link; lo habrá en versiones de 9″ -en las versiones de acceso- o de 12″, pero nos vamos a centrar en este último. Para empezar, con su cubierta de cristal o su resolución de 1250 x 1562 píxeles, el aspecto que tiene es muy bueno. También promete rapidez y fluidez en su manejo, porque integra la tercera generación de la plataforma Snapdragon Automotive Cockpit de Qualcomm.

Y luego está el software, donde Renault lo da todo: este multimedia utiliza Google basado en Android Automotive OS, de tal manera que puedes contar con todas esas funciones habituales en los móviles Android como Google Maps, servicios de búsquedas, todo tipo de aplicaciones, control de funciones por voz… y también disponer de las apps específicas de la tienda ‘MyRenault’.

Futurista, pero sin olvidar las ‘teclas’

Una buena noticia es que a pesar de la profunda digitalización del interior, se ha decidido conservar una fila de botones para el control de la climatización… y que la radio se puede manejar desde el ‘clásico’ mando satélite tras la parte derecha del volante. Un volante, por cierto, achatado por arriba y abajo, con mandos táctiles y un diseño también nuevo para Renault. Otro mando que incluye es uno circular para escoger entre los diferentes modos de conducción del sistema conocido como ‘Multi-sense’.

Otros detalles que van a destacar son el generoso espacio interior, favorecido por la condición de eléctrico de este Mégane. De hecho, entre que el motor ocupa poco espacio, la gran distancia entre ejes, el suelo plano, el salpicadero poco intrusivo o que no hay una consola central entre los asientos delanteros, al final este coche es más grande que su predecesor a pesar de ser más pequeño por fuera. Y no solo eso, también cuenta con un maletero con unos buenos 440 litros, perfectamente aprovechables por su forma cúbica.

Por lo demás, en el habitáculo se agradece la presencia de numerosos lugares para depositar objetos -que suman un total de 30 litros-; en la consola central no falta una pequeña bandeja bajo el sistema multimedia para cargar teléfonos de manera inalámbrica.

Imagen tres cuartos trasero de un Renault-MEGANE E-TECH Electric-1

¿Alguna otra conclusión que se pueda sacar de la imagen? Las generosas salidas de aireación, la iluminación ambiental muy cuidada y que recibe el nombre de Living Lights’- y a base de leds, el más que probable sistema de acceso y arranque a través del móvil, el selector de modos de conducción y la posibilidad de establecer distintos perfiles para que el vehículo se adapte a distintas personas que lo conduzcan.

Sabemos que este Mégane estará disponible con dos versiones que se distinguen tanto por capacidad de batería como por potencia final. Como versión de acceso, hay un motor de 131 CV, combinado con una batería de 40 kWh y que anuncia una autonomía de alrededor de 300 km; como tope de gama, se emplaza la versión de la que la marca ya nos habló en su día, con batería de 60 kWh, unos 450 km de autonomía, motor de 217 CV y una aceleración de 0 a 100 km/h en unos interesantes 7,4 segundos.

En ambos casos, las baterías llaman la atención por su diseño ultrafino -apenas tienen 11 cm de altura-, porque están garantizadas durante ocho años o porque el consumo medio que anuncian ronda los 12,8 kWh, que sería un valor muy bajo. Por otro lado, con la batería más grande, el Mégane puede aceptar potentes ciclos de carga de hasta 130 kW, lo que permitiría recuperar unos 300 km de autonomía media hora.

En cuanto a la gama, se estructura en tres niveles de equipamiento; el más sencillo lleva el nombre de ‘Equilibre’, y viene equipado con elementos como la frenada de emergencia automática, control de presión de neumáticos, llamada de emergencia, sistema multimedia con pantalla de 9″, sistema de sonido Arkamys, cuadro de mandos digital, asistente de mantenimiento de carril, cámara de visión trasera -que trabaja junto con sensores en esa parte del vehículo-, iluminación ambiental…

Para este modelo, la versión de 130 CV con la batería más pequeña -40 kWh- sale por 35.200 euros -o 37.100 euros en la versión Boost Charge, que permite ciclos de carga más rápidos: hasta 22 kW en corriente alterna y 85 kW en corriente continua-, mientras que la versión de 220 CV parte de los 40.200 euros, o bien 41.700 euros con un sistema de carga más rápido.

Por encima se emplaza el llamado Mégane Techno, que tiene un sistema de iluminación con faros de leds más completo, climatizador bizona, cuatro tomas USB -dos de ellas de tipo C-, cambio automático entre luces cortas y largas… y, sobre todo, ya presume del sistema multimedia con la gran pantalla de 12″, servicios de Google y el equipo de sonido de gama intermedia con seis altavoces. En cuanto a los precios, la versión de 130 CV con carga normal cuesta 38.200 euros o bien 40.100 euros con la carga rápida; por encima, este acabado con el motor de 220 CV, esos precios serían de 43.200 y 44.700 euros, respectivamente.

Más adelante se sumará una variante llamada Evolution, cuyo equipamiento no se ha definido, pero sí sus precios; su versión de 130 CV cuesta 41.200 euros con carga rápida, o bien 42.700 euros con la carga ultra-rápida -hasta 22 kW en corriente alterna y 130 kW en corriente continua-.

Finalmente está la variante Iconic, mucho más vistosa por elementos como las llantas de 20″, la carrocería bitono con detalles específicos, asientos con todas las funciones -incluido masaje-, equipo de sonido Harman Kardon, control de aparcamiento también en la parte delantera… Este acabado sólo está disponible con el motor de 220 CV, con precios que van entre los 46.200 y los 47.700 euros.

¿Cosas interesantes de la oferta comercial? Que todas las versiones cuentan con una garantía de 3 años -con asistencia 24 horas, 7 días a la semana- y una garantía de 8 años -o 160.000 km- para la batería del motor eléctrico. Por otro lado, se ofrecerá una compra multiopción para la versión más básica que permite acceder al modelo por cuotas mensuales de 344 euros al mes; una operación que lleva incluidos cinco años de mantenimiento.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.