Novedades

El Honda Civic Type R cumple 25 años: ¿cómo le ha cambiado la vida?

A finales de este mismo año se iniciará la comercialización del FL5, es decir, de la versión más extrema de la última generación del Honda Civic. Un modelo que presume de datos, de cifras... pero esto no siempre fue así.

imagen de un Honda Civic Typer R blanco

En el comunicado relacionado con lo que será el compacto de altas prestaciones de Honda, se hace referencia a que tiene el récord de pista en el circuito de Suzuka, en Japón entre los compactos deportivos de tracción delantera, con su crono de dos minutos y algo más de 23 segundos.

Otro dato del que se está hablando mucho es el relacionado con la potencia; aún no es oficial, pero en los foros de amantes de este tipo de coches se especula con una cifra final de 330 CV para un peso de 1.430 kg. Todo esto sucede en 2022, año en el que esta estirpe de Honda deportivos llega a su sexta generación. Sin embargo, las cosas eran bien distintas cuando comenzó todo, allá por el año 1997.

imagen de un Honda Civic Typer R blanco

Coincidiendo con su cuarto de siglo, el Civic lanzaba al marcado la que era su primera variante con el apellido Type-R. El EK9 era un compacto de tres puertas basado en la sexta generación de este modelo japonés, que si bien es cierto que asombraba por el rendimiento de su propulsor 1.6 atmosférico y multiválvulas -capaz de ofrecer una potencia final de 185 CV para un peso final de algo más de mil kilos-, no pretendia apabullar por su enorme motor… pero sí por sensaciones.

Y es que hablamos de un vehículo que desarrolla su potencia máxima a un régimen de 8.200 rpm -y con el corte a 8.400 rpm-, con un afinadísimo chasis, un cambio manual de cinco velocidades con el sonido de recarga de un rifle y con un aspecto exterior lo suficientemente decorado como para saber que se trataba de un Civic muy especial.

Estos auténticos unicornios -que solo estuvieron a la venta en Japón- recurrían a una suspensión con componentes específicos, un diferencial autoblocante para garantizar la máxima tracción cuando el volante no apuntaba recto -que era en la mayor parte de las ocasiones cuando uno se subía a este coche-… y se convirtió en el Type-R más asequible de la marca, que por aquel entonces ya había apostado por deportivos del nivel del Integra o el NSX.

imagen de un Honda Civic Typer R blanco

En Europa, incluida España, no pudimos adquirir un Civic Type-R hasta la llegada de la segunda generación -el EP3-… y estuvo a la venta entre 2001 y 2005, siendo el Reino Unido su lugar de fabricación. Disponible únicamente con la carrocería de tres puertas, sorprendía que mientras que el resto de los Civic tenían un carácter más bien dócil -algo que correspondía con la imagen del coche, debido a su generosa altura y ciertos trazos de monovolumen-, esta variante rezumaba deportividad por todas partes.

De nuevo, se confiaba en una mecánica atmosférica que, en este caso, era un 2.0 de 200 CV de la serie K, acoplado a una caja manual de seis marchas. Y aunque el rabioso motor era un aspecto importante del coche y seguía la tradición de los VTEC de revolucionarse cuanto más mejor, el chasis también recibió lo suyo, con cambios en los frenos, la carrocería -que, por cierto, era nada menos que un 80% más rígida que la de su predecesor-, la suspensión delantera y trasera o la dirección con asistencia eléctrica y desmultiplicación variable para que resultase más directa. Puedes encontrar alguna unidad de segunda mano, pero si quieres que esté en buen estado y sin muchas modificaciones, tendrás que preparar entre 18 y 24.000 euros.

imagen de un Honda Civic Typer R rojo

Quizá la menor evolución se produjo con el salto hacia el modelo de 2007, el FN2. Al menos en el aspecto mecánico, pues seguía siendo -al menos, en la versión europea- un vehículo 2.0 gasolina, atmosférico y de nuevo con una potencia de uno 200 CV. Eso sí, el aspecto exterior e interior eran especialmente futuristas y las mejoras en la plataforma del vehículo permitían aprovechar mejor toda su potencia.

imagen de un Honda Civic Typer R blanco

El que sí fue un salto considerable fue el que supuso la aparición del FK2; frente al aspecto más o menos discreto de las anteriores versiones, el nuevo Civic Type-R vendido entre 2012 y 2017 tenía una estética brutal… a pesar de que apostaba por una, en teoría, más discreta carrocería de cinco puertas -eso sí, como en el resto de los Civic de esa generación, las traseras tenían las manetas escondidas en la zona de la ventanilla-. De hecho, no le faltaba un enorme alerón trasero, pasos de rueda ensanchados, paragolpes específicos, llantas de gran tamaño, faldones laterales o un gran difusor en la parte posterior.

En cuanto al motor, el gran cambio fue la llegada de la sobrealimentación, con un propulsor 2.0 K20C1 que registraba nada menos que 310 CV. Fue necesario hacer el resto del coche mucho más robusto, con la llegada además de una suspensión reforzada de doble eje, frenos delanteros Brembo con discos de 351 mm de diámetro y un diferencial de deslizamiento limitado que evitase las numerosas pérdidas de tracción por enviar semejante cantidad de par tan solo a las ruedas delanteras. Combinado con un cambio manual de seis marchas, este modelo podía acelerar de 0 a 100 km/h en 5,7 segundos.

imagen de un Honda Civic Typer R blanco

Otro de los cambios ‘tranquilos’ fue con la llegada de la siguiente generación, la del FK8, que se ha comercializado entre 2017 y este mismo 2022. Decimos que era ‘tranquilo’ en el sentido de que se mantenía todo lo que hizo tan brutal a su antecesor, como la llamativa estética o el motor sobrealimentado y, en esta ocasión, con la potencia incrementada hasta los 320 CV. Una vez más, se optó por mejorar la eficacia con el empleo de una aerodinámica más trabajada.

Y el siguiente hito en esta cadena de compactos deportivos será el marcado por el FL5, posiblemente el más elegante de toda la historia… y que se olvida de la hibridación que ha comenzado a incluir en su versiones ‘clásicas’. Caracterizado por sus llantas de 19″, sus neumáticos Michelin Pilot Sport 4S, sus pasos de rueda ensanchados o por un alerón que, aunque más discreto que en ediciones anteriores, sigue llamando la atención, esta variante es la más sofisticada.

Dispone de un selector de modos de conducción con las posiciones Comfort, Sport y +R, y también cuenta con una aplicación de registro de datos conocida como LogR, que ya se ofrecía, pero que se ha actualizado en el nuevo Type-R, asegurando la marca que «ahora combina datos de rendimiento recopilados mediante sensores a bordo, con una aplicación para smartphones que ayuda al conductor a supervisar y registrar diversas mediciones en tiempo real».

interior nuevo Honda Civic Type-R

De esta forma, puede disponer de un cronómetro para medir tiempos por vuelta -lógicamente, en conducción dentro de circuito-, un gráfico en 3D pensado para mostrar la máxima fricción que pueden alcanzar los neumáticos y hasta un coach que valora al conductor y le ayuda a mejorar su técnica de conducción en pista. 

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.