Tecnología HC

El curioso método que empleó Porsche durante 30 años para medir algo fundamental de sus vehículos

Si eres alemán e ingeniero, es muy probable que quieras hacer siempre un trabajo metódico con todo lo que te encarguen. Fruto de esta premisa se entienden mejor que existan cosas como este curioso Porsche. ¿Cuál fue su misión durante más de 30 años?

Imagen de un Porsche 928 dotado de aparatos de medición de ruido de rodadura en el exterior
Götz von Sternenfels

Desde hace ya muchas décadas vivimos una constante y progresiva miniaturización en el mundo de la tecnología. Términos como micro o nano ya son habituales para hablar de transmisores, de circuitos, de chips, de tarjetas, lo cual demuestra que un mismo espacio, según transcurren los años, los científicos consiguen meter ‘más cosas’, consiguiendo que muchos dispositivos se hayan vuelto muy pequeños.

Un ejemplo de ese down-sizing tiene que ver con todo lo relacionado con aparatos y utensilios de medición de cualquier tipo y, por supuesto, de los aplicados en el mundo del automóvil. Ahora, básicamente basta con dispositivos minúsculos para poder registrar una innumerable cantidad de datos e información. Pero claro, esto siempre no fue así.

Para hacerlos una idea, Porsche ha dado a conocer fotos e información de toda la ‘parafernalia’ que necesitaba montar en torno a un 928 con el sencillo de medir el nivel de ruido de rodadura generado por los neumáticos al girar sobre la carretera. Observando las imágenes, más que un coche normal, parece una interpretación del mítico DMC DeLorean que se hizo mundialmente famoso por sus apariciones en las películas de la saga Regreso al Futuro.

Sin embargo, este deportivo alemán es algo más prosaico y lo que se ve aquí es un coche dotado de todos los instrumentos necesarios para medir… la cantidad de ruido que generan los cuatro neumáticos del 928 cuando se desplaza por las carreteras a distintas velocidades. Este prototipo, que actualmente se encuentra ‘jubilado’ y expuesto en el Museo Porsche, en realidad ha tenido una larga trayectoria laboral.

De hecho, durante más de 30 años cumplió su misión, que no era otra que la de medir la rumorosidad exacta del ruido de rodadura, pero sin que interfirieran en la medición otro tipo de ruidos, como los generados por el motor o la transmisión. Para ello hubo que reducir de manera drástica algunas fuentes de sonido, mientras que otras que no se podían silenciar en origen, se aislaron en la medida de lo posible.

Los responsables de la marca aseguran que su trayectoria dentro de la marca no tiene parangón por su longevidad. De hecho, Harald Mann, que es un mecánico que lleva cerca de 40 años trabajando para Porsche y alrededor de 30 en los bancos de pruebas de Weissach, considera que, incluso, ese 928 podría seguir cumpliendo su función, al encontrarse plenamente operativo.

Imagen de un Porsche 928 dotado de aparatos de medición de ruido de rodadura en el interior
Foto: Götz von Sternenfels

El hecho de que fuera este modelo el elegido para transformarse en un banco de pruebas rodante no fue fruto de la casualidad. Y aunque pudiera pensarse que influyeron aspectos como la ubicación del motor o el hecho de contar con más espacio interior para colocar los aparatos de medición, en realidad el 928 se consideraba el más adecuado… por su elevada potencia a bajo régimen de giro de motor -de ocho cilindros en este coupé-. Eso permitía que el coche, a la hora de hacer las pruebas, emitiese la menor cantidad de ruido posible, ya que no era necesario revolucionarlo mucho.

Mann, con su dilatada experiencia, considera el campo de la acústica en los vehículos como algo ‘apasionante’. Por ejemplo, dice que todas las fuentes sonoras de un vehículo, en un conjunto -motor, caja de cambios, neumáticos, sonido de escape…- no deben superar un determinado valor. Una cifra que, por ejemplo, a finales de los años 80 era de 75 decibelios y que dentro de muy poco quedará en apenas 68 dB.

En este caso, alcanzar esos valores es más difícil para los modelos deportivos… pero no por sus potentes motores, sino por el hecho de que este tipo de coches van normalmente calzados con neumáticos de mayor anchura que, como destaca Mann “nunca han sido silenciosas”.

La cuestión es que para llevar a cabo todo tipo de mediciones de sonoridad relacionadas con los neumáticos, a Porsche no lo quedó otra que crear el 928 más silencioso del mundo, para lo cual se efectuaron modificaciones muy importantes en el coche que tenían su traducción en una variación del aspecto del vehículo. Por ejemplo, este coche lleva el radiador… por fuera de la carrocería, en concreto delante del paragolpes y, además, sin utilizar el clásico ventilador que fuerza la entrada de aire al propulsor. Por otro lado, la entrada de aire hubo que reubicarla en un gran cilindro. El motor iba completamente encapsulado y el sistema de escape recurría básicamente a un enorme silenciador trasero que iba situado sobre la luneta posterior.

También se cubrió el eje de la transmisión y se aislaron los bajos situados alrededor de la caja de cambios. Con todo esto ya preparado, tocaba hacer la medición en sí, para la cual la persona que iba en el 928 debía acelerar desde 50 km/h hasta, al menos, los 61 km/h… y pasar justo por delante de dos micrófonos situados a unos 20 metros. Todo esto en una zona específica de pruebas donde se pudieran realizar los mismos ensayos de forma estandarizada y repetitiva.

¿Curiosidades? Una vez llegaron a hacer una prueba con unos neumáticos completamente lisos que permitieron dejar la medida en apenas 63 dB. Por otro lado, este laboratorio rodante era tan útil e interesante que los ingenieros de Pirelli a veces lo pedían prestado para efectuar sus propias pruebas. Y, por último, destacar que este 928 se jubiló pero no hace mucho tiempo, ya que en el museo calza los últimos neumáticos que le tocó ensayar, que no fueron otros que los que llevó el 911 991, que estuvo a la venta desde 2011 hasta 2019.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.