Hackerstyle

El arte -y la tecnología- de ‘reinventar’ el Renault 4

El carismático Renault 4 ha hecho 'de todo'. Pero, por si le quedaba algo pendiente, este artista francés lo ha convertido en... una habitación con vistas.

Imagen posterior del concept Renault Suite Nº 4

Cuando un automóvil surge en el momento adecuado -y entrega lo más demandado en ese momento-, el cariño popular se vuelca con él. Es el caso de utilitarios -en todo el sentido de la palabra- como el Renault 4.

Surgido para sofocar las exigentes necesidades de una Francia rural que aún se movía por caminos de tierra y piedras, se convirtió en la ‘montura de trabajo’ preferida en los entornos agrestes de Europa… y de buena parte del mundo. Aún hoy no es extraño encontrarlos en huertos, fincas y caminos forestales. Realizando, con mecánica repetición -y la ‘abnegación’ que le proporciona su legendaria robustez- un trabajo que no le ‘aliena’ -como sí le ocurre a Charlie Chaplin en ‘Tiempos Modernos’-. Y es que el ‘hacer fácil lo difícil’ es su razón de ser.

Pero hete aquí que, en la actualidad, el entrañable ‘Cuatro Latas’ parece haber captado la atención del mundillo de lo ‘chic’. Ése que, en tesituras anteriores, ha rescatado otros mitos del motor -como el Mini, o el Fiat 500– con gran éxito. Ya han pasado nada menos que 60 años desde su aparición e, incluso, la propia Renault juega con la idea de ‘rescatarlo’ para reventar el mercado de los eléctricos asequibles.

Las vistas… las pones tú

Mientras ese momento llega, la firma del rombo ha puesto un ejemplar de este icono en las manos -y en la imaginación- del diseñador Mathieu Lehanneur. Quizá, si tienes -o has tenido- un R4, habrás pensado alguna vez en aprovechar su espacio para dormir dentro de él…

Pero, a buen seguro, jamás pensaste que sería posible transformarlo en una habitación completa. Eso es, precisamente, lo que se ha atrevido a imaginar Lehanneur con su ‘Renault Suite Nº 4’, suprimiendo todo el cuarto trasero de la carrocería de cinco puertas y sustituyéndolo por un cerramiento transparente realizado en policarbonato.

Imagen frontal del concept Renault Suite Nº 4

Dentro, la parte posterior del habitáculo queda diáfana, ofreciendo un suelo en madera sobre el cual puede posarse una colchoneta o saco de dormir. Sin duda, una ‘ventana’ al descanso que puede colocarse en cualquier parte… y, además, sin miedo a perturbar la naturaleza, pues bajo el capó el arcano motor ‘Cleón-Fonte’ cede su sitio a un propulsor eléctrico. El cual, por cierto, puede recargar su energía sin enchufes gracias a los paneles solares que rematan la cúpula y se extienden por el resto del techo.

Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.