Novedades

El aparato que logra algo increíble en los Audi S6 y S7

Hasta ahora, las versiones más deporticas de los A6 y A7 contaban con motores de gasolina; ahora, se pasan al diésel gracias a la incorporación de una novedosa tecnología.

Imagen tres cuartos delantero de un Audi S7 Sportback TDI en color gris

Resulta curioso que en plena fiebre ‘anti-diésel’ en buena parte de Europa, un constructor tan importante como Audi haya decidido que las nuevas variantes deportivas de sus dos berlinas de lujo A6 y A7 Sportback utilicen una mecánica de gasóleo.

Realmente, tiene toda su lógica. Comenzando por lo que todo el mundo ya sabe, que estos motores resultan más eficientes, consumen menos, destacan por su contundente empuje o grandes autonomías.

Por otra parte, en los últimos años también han ido incorporando cada vez mayor número de sistemas para minimizar al máximo sus emisiones, hasta el punto de que uno de los actuales motores diésel cumple normas anti-contaminantes tan exigentes o más que las de sus hermanos de gasolina, por lo que resultan igual de respetuosos con el medio ambiente.

Imagen del interior de un Audi S6 TDI berlina

Quizá un poco por todo esto y, de paso, también para cambiarles un poco el paso a sus rivales directos de BMW y Mercedes, en Audi han decidido que tanto los nuevos Audi S6 -berlina y familiar- como S7 Sportback -berlina coupé- inicien su comercialización luciendo bajo el capó -no en la carrocería- las siglas TDI. Ya habrá tiempo para versiones RS con mecánicas de mayor cubicaje, más potencia y más caballos.

Hay diésel y hay truco

No es la primera vez que un fabricante alemán premium apuesta por el gasóleo para una versión de altas prestaciones: en el pasado hemos visto a BMW combinar la ‘M’ de su departamento deportivo Motorsport con la ‘d’, o a Mercedes que no tenían problemas en unir las siglas ‘CDI’ y ‘AMG’. En el caso de los coches que nos ocupan, disponen de una mecánica 3.0 de seis cilindros en V con una potencia de 350 CV.

¿Dónde está el truco? En que se ve complementado por un compresor eléctrico que minimiza la respuesta de la sobrealimentación… y en la presencia de un sistema eléctrico de 48 voltios que suministra energía a dicho compresor y también añade otras ventajas en términos de eficiencia al vehículo -además de otorgarle la consideración de microhíbrido y beneficiarse, en un país como España, de la etiqueta medioambiental ‘ECO’-. El primero de ellos -que Audi ya ha utilizado en el SQ7– recibe las siglas EPC, tiene una potencia máxima de salida de 7 kW y puede girar a 70.000 rpm.

La tecnología aplicada a la parte mecánica lo que consigue en los S6 y S7 Sportback es muy llamativo. Hablamos de un modelo de 350 CV, tracción total y cambio automático de ocho velocidades que, con la ayuda del compresor, no tiene prácticamente retardo en la respuesta al acelerador. Eso le permite acelerar de 0 a 100 km/h en sólo cinco segundos, mientras que la velocidad máxima está autolimitada a 250 km/h.

Audi S6 TDI berlina en color azul oscuro

Aparte de permitirle ser muy rápido, las ventajas del compresor eléctrico y la batería de 48V también se centran en la eficiencia. De hecho, aunque estos coches se aproximen a las dos toneladas, son capaces de conseguir un consumo medio realista que baja ligeramente de los ocho litros de media.

¿La razón? Estos S6 y S7 pueden circular, cuando van a ritmo constante por carretera llana, durante periodos de 40 segundos sin la ayuda del propulsor diésel. Además, el sistema stop/start entra en funcionamiento en cuanto el coche baja de 22 km/h. Con estas medidas, el coche consigue ahorros de 0,4 l/100 km.

Tecnología para ser más ágil

Estos coches son los primeros en sus respectivas gamas en estrenar un dispositivo de dirección dinámica a las cuatro ruedas. Es una opción, pero con este sistema, los S6/S7 pueden girar sus ruedas traseras al mismo tiempo que las delanteras; no lo hacen en gran cantidad -hasta 5 grados en sentido contrario a las delanteras a velocidades inferiores a 60 km/h y hasta 2 grados en el mismo sentido que las delanteras cuando superamos dicha velocidad-, pero sí lo suficiente como para mejorar la maniobrabilidad -el grado de giro disminuye hasta 1,1 metros respecto a un modelo sin esta dirección- e incrementar la agilidad y el aplomo en carretera.

Tan multimedia como siempre

En el interior destaca la presencia de serie del cuadro de mandos virtual con su gran pantalla de 12,3” -que equivale a un tamaño de 31,2 cm-, un sistema de navegación más completo y el equipo multimedia con su doble pantalla táctil capacitiva ubicada en la consola central… -como te habrás dado cuenta, mucha de su tecnología la heredan del buque insignia de la marca: el A8-.

Imagen de un Audi S6 Avant TDI en color rojo

En opción no falta un equipo de sonido Bang & Olufsen con una variante de 19 altavoces. Estos tres coches también son compatibles con las funciones de Audi Connect, que permite disfrutar de un vehículo conectado con la ayuda de nuestro móvil y una app.

Está previsto que estos modelos inicien su comercialización en el mes de mayo; el precio debería rondar los 84.000 euros.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.